Archivos de la categoría ‘Peronismo’

* Posteamos nota aparecida hoy en La Verdad Obrera, quincenario del PTS

ELECCIONES 2015

El Frente de Izquierda le ganó al peronismo en Mendoza

07 MAY 2015 | En una elección histórica para la izquierda, el domingo 3 de mayo Nicolás del Caño, dirigente del PTS y candidato del FIT, quedó segundo detrás del radicalismo en la votación para la Intendencia de la capital provincial. Con el 16,87% de los votos, Del Caño superó al Frente Para la Victoria que obtuvo un 14,68%. El radicalismo se impuso con el 60% de los votos, y el conservador Partido Demócrata quedó relegado con un 5,95%. De los seis concejales que se elegían el FIT conquistó uno. Andres Elías (PO) acompañará en el Concejo a Macarena Escudero (PTS), quien ocupa una banca desde 2014. Éste es el mejor resultado de la izquierda para un cargo ejecutivo desde 1983. El FIT acumula tres buenas elecciones consecutivas en la provincia, contando además de ésta las PASO municipales de febrero y provinciales de abril. Esto apuntala fuertemente la candidatura presidencial de Nicolás del Caño. Los buenos resultados cosechados en lo que va de 2015 en Mendoza, Salta, Córdoba, Santa Fe, Neuquén y la Ciudad de Buenos Aires consolidan al FIT como una alternativa nacional. El próximo 21 de junio serán las ejecutivas mencodinas donde Noelia Barbeito del PTS competirá con la UCR-PRO y el PJ por la gobernación.

El Frente de Izquierda le ganó al peronismo en Mendoza

El dirigente del PTS y precandidato a presidente del Frente de Izquierda analiza los recientes resultados y las perspectivas a nivel nacional.

“Se fortalece la izquierda de los trabajadores, las mujeres y la juventud”

 

¿Qué significa para vos que la izquierda le haya ganado electoralmente por primera vez al peronismo?

Para el FIT estas elecciones fueron muy importantes. Todos los diarios nacionales tuvieron que decir que en Mendoza la izquierda trotskista le ganó al peronismo. Ahora buscan a los responsables de la derrota, pero no se dan cuenta de que Mendoza expresa algo profundo que está pasando en otros lugares del país, y es que sectores de la clase trabajadora y el pueblo pobre, que siempre habían votado al peronismo, ya no se sienten representados y empiezan a identificarse con la izquierda, que van rompiendo con el PJ y toman como propia una opción de independencia política.
Los últimos resultados obtenidos por el FIT en Mendoza, Neuquén, Salta, Santa Fe y la Ciudad de Buenos Aires muestran con desigualdades, avances o retrocesos parciales, que somos cada vez más reconocidos por lo que hacemos.

¿Y por qué opinás que muchos dan ese giro político?

En Mendoza, desde 2013, ya pasaron seis elecciones. En todas, una parte importante del pueblo trabajador nos votó. Al principio se decía que era una moda, “pura espuma” que iba a durar poco. Incluso desde el peronismo decían que nos votaban sectores acomodados porque les resultaba simpático. Pero cuando analizamos barrio por barrio vemos que las mejores votaciones del FIT fueron en los barrios con mayor concentración obrera, como San Martín o La Favorita, donde siempre pesaron mucho los aparatos del PJ y la UCR. Entonces vemos que muchos votantes que eran “cautivos” de esos aparatos ahora les dan la espalda. En estas elecciones en la capital provincial, por ejemplo, un sector de votantes del FpV no quiso acompañar a Aranda, que es un representante de la mano dura y el ajuste. O sea que muchos no se bancan candidatos sciolistas. Es decir que cada vez más compañeras y compañeros ven que hay una alternativa real por fuera de los partidos tradicionales y su casta de políticos al servicio de los intereses de los grandes capitalistas.

En lo personal para vos también esto es histórico, ya que si bien sos joven tenés una militancia de años.

Yo empecé a militar a los 16 años en Córdoba. Milito en el trotskismo hace 17 años. Arranqué en el secundario y seguí en la universidad, siempre enfrentando las políticas educativas neoliberales y la represión a la juventud.

En 2006 me fuí a colaborar con la regional Mendoza del PTS. Desde entonces dimos muchas batallas. Una de las principales fue la lucha junto a las obreras y obreros del ajo, una gran experiencia que compartimos con ellos, incluso algunos hoy están organizados en el PTS. Yo mismo pasé, como muchos jóvenes, por trabajos precarios en call centers, en la gastronomía y vendiendo ropa.

De esas experiencias nos nutrimos hasta hoy y eso nos permite llegar de otra manera a compañeros y compañeras que padecen lo que enfrentamos en aquellos años.

Cuando se dice que el PTS y el Frente de Izquierda expresan una corriente militante en la clase trabajadora, la juventud y el movimiento de mujeres, ¿qué significa?

El nuestro es un partido que carga con experiencias importantes como la de Zanon, Kraft, Lear y ahora MadyGraf, la ex Donnelley, para nombrar algunas de las más emblemáticas. Y aunque todavía hay mucho camino por recorrer, para recuperar las organizaciones obreras de las garras de la burocracia sindical y construir un fuerte partido de combate en los principales centros industriales, los grandes servicios y otros sectores, creemos que estamos encaminados.

El FIT es un frente electoral conformado por tres organizaciones, que hoy emerge en el escenario electoral como una alternativa para miles de trabajadoras y trabajadores. Se trata de la izquierda que está cotidianamente en las luchas.

Y debemos decir que nuestra apuesta va mucho más allá de un proyecto electoral. Porque no va a ser en los ámbitos parlamentarios donde los explotados y oprimidos vamos a conquistar nuestras demandas profundas. En mi caso, la banca que ocupo en el Congreso es una tribuna desde la cual levantamos los reclamos de nuestra clase, de la juventud y de las mujeres. Y donde denunciamos las políticas anti obreras que se cocinan ahí. Pero somos totalmente conscientes de que sin la fuerza organizada en los lugares de trabajo y estudio de miles de hombres y mujeres de todo el país, no vamos a lograr lo que nos proponemos. El destino del pueblo trabajador va a ser resuelto en las calles, no en el palacio, que es el lugar en el que los capitalistas defienden sus privilegios con sus políticos.

¿Vas a ser pre-candidato a presidente? ¿Cómo está la discusión hacia dentro del FIT?

Yo soy precandidato a presidente desde el año pasado. En Mendoza, por las maniobras del radicalismo y el macrismo, nos obligaron a tener que ir a una batalla electoral anticipada y me puse a la cabeza de ese desafío.

Hacia las nacionales creemos que hay que discutir qué es lo que más le conviene al FIT y, en ese sentido, el PTS puso a disposición a quienes considera sus mejores candidatos para el Frente. Creemos que la izquierda debe articular una propuesta en la que se combinen candidatos de tradición con los dirigentes que van surgiendo y que, como muestran los resultados electorales, tienen cada vez más apoyo entre los jóvenes y los trabajadores.

Los compañeros del Partido Obrero acaban de proponer que “preparemos a fondo las PASO del Frente de Izquierda”. Desde el PTS nunca rechazamos la posibilidad de utilizarlas como recurso si no llegáramos a un acuerdo. Por eso, aunque no compartimos los fundamentos que plantean, saludamos la decisión como forma de mantener la unidad del frente si es que no logramos acordar listas comunes, como venimos haciendo en la Ciudad de Buenos Aires, Mendoza, Neuquén y Santa Fe.
Venimos desarrollando una intensa campaña política contra los candidatos patronales en todas las elecciones anticipadas, en los actos como el del 1º de Mayo, y así seguiremos para encarar la campaña presidencial.

Leemos hoy en La Izquierda Diario:

NOTA DE TAPA

“El aparato de espionaje sigue intacto”, denuncia la izquierda

Dictamen en minoría del Frente de Izquierda en el Congreso: “Bajo el fastuoso título de “disuelven la ex SIDE”, se pretenden realizar cambios cosméticos para mantener una estructura estratégica del Estado por parte de los sucesivos gobiernos militares y constitucionales para espiar e infiltrar a las organizaciones de trabajadores, populares y de la izquierda, y a los opositores de turno de tal o cual gobierno mediante el sistema de “carpetazos”. Llaman a marchar el 24 de marzo y denuncian que un ex SIDE, Darío Richarte, hoy es máxima autoridad de la UBA.

La guerra de servicios se recalentó esta semana con la denuncia oficial del nuevo jefe político del espionaje nacional y popular, Oscar Parrilli, contra el espía “Jaime” Stiuso por contrabando. La pregunta es de manual: ¿ahora se dan cuenta? Como en el viejo chiste de Landriscina que ante una comisaría con las paredes llenas de “buscados”, alguien pregunta ingenuamente: ¿Por qué no los agarraron cuando le sacaron las fotos?

El costado novelesco de la trama continúa. El agente Stiuso, después de declarar citado por la fiscal Viviana Fein el mismo 18F, se fue del país porque, asegura su abogado, “teme por su seguridad”, al tiempo que se difunde que en su declaración aumenta la duda si Nisman se suicidó o fue asesinado. A esta altura, la muerte de Nisman es un botín en disputa entre los bandos capitalistas enfrentados y la víctima de ambos es la verdad.

Pero hay una “cuestión de Estado” sobre la que ambos campos se apresuran en poner un punto final: que no se cuestione más la existencia misma de los servicios de inteligencia.

El kirchnerismo convivió e hizo uso y abuso de los servicios de inteligencia heredados de la dictadura militar. El presupuesto gastado en espionaje por “la década ganada” es exorbitante: más de $8.000 millones para los ministerios de Defensa y Seguridad, comandados por Berni y Milani. La oposición tradicional, que en muchas provincias es gobierno, hizo exactamente lo mismo.

En una sesión maratónica del Congreso en la que finalmente, entrada la noche, se trató el proyecto oficial de reforma de la Ley de inteligencia, el diputado nacional Nicolás del Caño (PTS-Frente de Izquierda) denunció que “el proyecto del Gobierno es una estafa porque deja en pie todo el andamiaje del nefasto sistema de inteligencia que hay en la Argentina, y la Agencia Federal de Inteligencia se crea sobre la base de la casi totalidad del siniestro personal de la ex-SIDE y manteniendo secretos todos los archivos de la dictadura y del atentado a la AMIA. Está claro que la AFI va a suplantar a la actual Secretaría de Inteligencia en el manejo del entramado de los distintos aparatos de inteligencia, que se van a mantener incólumes luego de la sanción de este proyecto de ley. Nosotros les preguntamos: ¿cuántos Stiuso hay en la Secretaría de Inteligencia y van a pasar a la AFI? ¿Por qué la negativa a abrir los archivos que la ex-SIDE conserva desde la dictadura militar?”.

Además, Del Caño adelantó que planteará que “hay una gran hipocresía por parte del oficialismo en esta discusión, porque durante estos doce años el Gobierno mantuvo a salvo e hizo uso del mismo aparato de inteligencia para los mismos fines que lo usaron todos los Gobiernos anteriores. Los ’Proyecto X’ que denunciamos desde la izquierda siguen en pie, mientras que el genocida Milani tiene cada vez más poder”. Tampoco se olvidó Del Caño de la oposición mayoritaria al recordar que “también hay una enorme hipocresía por parte de la oposición: Mauricio Macri está procesado por haber montado una red de espionaje paralela, Sergio Massa tiene como jefe de campaña a un ex -agente de la SIDE durante la dictadura militar, y el radicalismo utilizó los fondos de la ex-SIDE durante el Gobierno de De la Rúa para sobornar en el Senado y votar la ley de flexibilización laboral”.

Con estos y otros fundamentos, el diputado de izquierda presentó un dictamen de rechazo, donde también se plantea “la necesidad de poner en pie una comisión investigadora independiente que tenga plenos poderes y presupuesto acorde a su monumental tarea, compuesta por familiares de las víctimas del atentado a la AMIA, por personalidades de moral intachable y sin la presencia de miembros de partidos políticos comprometidos con el encubrimiento y la impunidad. Los archivos sobre el atentado a la AMIA deben ser abiertos y desclasificados en forma irrestricta y puestos a disposición de dicha comisión. Por eso presentamos un dictamen de minoría rechazando el proyecto oficial”.

La nota completa acá.

Intervención del diputado nacional Nicolás del Caño (PTS-FIT) en rechazo a la Ley de Inteligencia enviada por el Poder Ejecutivo al Congreso (25/02/2015)

fiscale-marcha-18f

1.

La marcha de los fiscales –aunque la lluvia jugó en contra de una mayor participación; y a favor de darle alguna clase de “imagen” mística– no concitó ni cantidad (entre 70 mil y 90 mil personas en la Capital Federal) ni calidad (notoria y significativa ausencia de algún sector de la juventud) en su asistencia. Como planteamos en un post anterior (previo a la marcha), a diferencia del conflicto con la burguesía rural de 2008, el kirchnerismo en este caso no tocó ningún bienhabido “derecho económico” de los sectores capitalistas –“la multitud” de Infobae–, y sí cometió toda clase de torpezas que fueron aprovechadas por la corporación opositora mediática para agitar “la necesidad” de marchar. Pasado el chubasco –tras el griterío histérico del oficialismo y de Carta Abierta, promotores de la teoría del “golpe blando” o “suave”– el kirchnerismo busca ahora redoblar la apuesta y prepara una marcha en apoyo a CFK para el primero de marzo. Se mantiene así la estrategia de polarizar (de posar) para las tribunas…

2.

Desde el punto de vista estructural, la gran crisis de 2001 que sufrió la burguesía, el hundimiento de la UCR, fue el pivote sobre el que se asentó “la anomalía” kirchnerista; esto es, la absorción –en clave restauradora– de las demandas simbólicas que se expresaban ya desde las luchas de los ’90 (DDHH, por ejemplo) vía la proyección estatal, junto a la cooptación de organizaciones y referentes de luchas sociales –además de la burocracia sindical–, ocupando el centro de la escena política. Esta situación de conjunto se mantuvo no sin contradicciones (mostrando la hilacha numerosas veces, en represiones a conflictos obreros y populares, de Kraft a los Qom, pasando por las tomas de tierra del Indoamericano, donde reprimieron conjuntamente la Metropolitana y la Federal, además de la desaparición de Julio López y Luciano Arruga, por mencionar los casos más emblemáticos en el terreno de los derechos humanos…);  y hoy, se puede decir, asistimos a un proceso orientado hacia el centro(derecha) de todas las fuerzas políticas: desde el “peronista progre”(?) Pino Solanas, que está –tras el malogrado acuerdo FAUNEN– tejiendo alianzas con Massa, pasando por Libres del Sur, que juega a dos y tres bandas en diversas provincias (con el Pro, el PJ en Salta, etc., como bien le señaló el Chipi Castillo in your face a Victoria Donda), los radicales (que van con todos –alquiler para toda ocasión–) y el mismo FpV, que no tiene otro candidato con chances más que Scioli (un “político” proveniente de la más pura “cultura” menemista).

En síntesis, se mantiene la crisis del régimen bipartidista que gobernó por 50 años, y al que le implosionó su pata radical en 2001. De ahí la fluidez constante de alianzas y rupturas entre todas las fuerzas patronales, desde el radicalismo, el peronismo y hasta el mismo proyecto kirchnerista, que luego de la “transversalidad” y “concertación plural” terminó adoptando como hijos pródigos a gente como… Scioli y Milani.

3.

Junto a esto, lo que prima en lo inmediato es una “guerra de corporaciones”, cruzadas en su interior por la polarización política en curso: un sector de la corpo judicial contra el gobierno; un sector de la corpo de espías (los desplazados Stiuso y Cía.) contra el gobierno; ¡la corpo sindical! los sindicatos del transporte contra el gobierno (las reglamentaciones contra la OIT sobre el derecho a huelga en dicho rubro, los acuerdos con China), que harán un paro el 31 de marzo; y hasta las alicaídas patronales rurales, que, dicen, harían nuevas luchas… Una “guerra” donde, como han dicho algunos análisis en blogs K, habría un 20% de oficialistas, un 20% de opositores acérrimos (los que marcharon), “minorías intensas”… y un 60% que estaría, pasivo, “a la escucha de propuestas”.

4.

Desde esta perspectiva, la crisis superestructural ha dejado, en la coyuntura –tal como lo ha visto bien un blog peronista oficialista, pero no K–, un profundo desprestigio de las instituciones: desde la presidenta, pasando por el Poder Judicial (los fiscales, que además contaron con el moyanista Piumato en cuanto a la organización del #18F), hasta los espías (sea bajo el nombre de la SI, sea ahora como AFI). (Dice el blog de Abel, recién mencionado: “el principal efecto del “caso Nisman” es un profundo cuestionamiento de la mayor parte de la población al gobierno, a la Justicia, a toda la dirigencia argentina por no ser capaces de darle una explicación convicente de qué pasó con esa muerte.”)

¿Cuánto perdió el kirchnerismo en esta crisis? No lo sabemos con exactitud… Al menos, pareciera que no perdió significativamente por derecha, aunque haya reforzado el rechazo de los sectores de clase media alta y clase alta (burgueses), que marcharon el pasado miércoles (con una alta cantidad de “presidenciables”… mimetizados –miserablemente– como “un ciudadano más”). ¿Resignificó Carta Abierta, con las declaraciones, críticas y cartas alguna clase de “épica K”? Probablemente no. ¿Y la burocracia sindical de Caló y Yasky? ¿Cuántas asambleas hubo, cuántos trabajadores se pronunciaron en defensa del gobierno de CFK? No se sabe (sí de gremios que se diferenciaron y no apoyaron ni el #18F ni al kirchnerismo). Por todo ello, la izquierda tiene una oportunidad, enorme, de surgir en este momento, en esta guerra de desgaste y polarización desatada entre gobierno y opositores (derechistas), como una clara voz, independiente de los dos bandos en pugna, de los trabajadores, la juventud y sus luchas.

A esta tarea estamos abocados.

Miércoles 4 de febrero, 2015

El submundo oscuro de los servicios

Myriam Bregman

 

Estamos asistiendo a la exposición de un submundo que generalmente permanece oculto ante los ojos de las mayorías populares como es la obscena relación de los servicios de inteligencia con los gobiernos de turno, así como con jueces y fiscales. En ese marco, el PRO de Mauricio Macri intenta mostrarse decidido y diferente a un gobierno nacional que sostuvo a Jaime Stiuso y a miles de agentes mientras les fueron útiles.

Mientras discursivamente afirma que “la forma de sanar el dolor es la verdad”, Macri también espía y conspira a espaldas del pueblo trabajador.

A la cabeza de esta puesta en escena del PRO se encuentra Patricia Bullrich, presidenta de la Comisión de Legislación Penal de la Cámara de Diputados de la Nación, donde el fiscal Alberto Nisman debía declarar. Ella fue una de las figuras prominentes del gobierno de la Alianza, aquel que le pagó (coimeó) con fondos de la SIDE a los senadores para que aprueben la antiobrera reforma laboral que pasó a la historia como “Ley Banelco”.

Recordemos también que Eugenio Burzaco, uno de los elegidos del macrismo para comandar la policía Metropolitana, fue “asesor” de la SIDE durante el gobierno de la Alianza y también del gobernador Jorge Sobisch cuando la policía neuquina reprimió la huelga docente y asesinó a Carlos Fuentealba.

El caso Febrés

Guillermo Montenegro, Ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad, lo hemos señalado los organismos de derechos humanos como uno de los que le otorgaron al genocida Héctor Febrés enormes privilegios durante su detención en una base de la Prefectura de Tigre. El prefecto integró en la pasada dictadura la patota de la ESMA y fue encargado de la “sala de las embarazadas” de ese centro clandestino. Montenegro siendo juez federal y teniendo a su cargo la causa sobre el robo de bebés,  autorizó al imputado a pasar unas vacaciones en la sede de la Armada de la ciudad de Azul, con la familia y hasta su perro.

Febrés murió envenenado con cianuro en diciembre de 2007. Denunciamos que lo habían asesinado y nos presentamos como querellantes en la causa que fue instruida por la jueza Sandra Arroyo Salgado (y está próxima a juicio oral). Se estableció que los beneficios que aparentaba tener Febrés tendían a evitar que se quebrara, a aumentar su pertenencia y lealtad a la Fuerza y a ganar su confianza para, llegado el caso que se pudiera poner en peligro con sus declaraciones a algún personaje importante de la Prefectura o la Marina, poder actuar libremente, como finalmente lo hicieron. La jueza demostró las responsabilidades institucionales del caso, pero la Cámara Federal de San Martín le dio vuelta la causa y la redujo a un conjunto de delitos menores.

También se ha dicho que las relaciones familiares de Montenegro con miembros de la Armada fueron decisivas para que integrantes de esa fuerza se incorporaran a la Policía Metropolitana.

Espía de la Federal

Ciro Gerardo James formó (o forma) parte del Cuerpo de Informaciones de la Policía Federal que hemos denunciando con un conjunto de organismos de derechos humanos por haber infiltrado al agente secreto Américo Balbuena en la Agencia Rodolfo Walsh durante casi una década.

En esa causa judicial declaró el diputado Marcelo Saín y explicó que una de las cualidades particulares que hace diferente y tan peligroso a este organismo es que expresamente están autorizados a tener “otros empleos”. Los ejemplos que citó fueron la infiltración de una secretaria que por años acompañó a Gustavo Béliz y el resonado caso de Ciro James al servicio del gobierno de Mauricio Macri.

En marzo de 2014, el juez federal Sebastián Casanello envió a Ciro James a juicio oral junto con Jorge “Fino” Palacios y otros funcionarios por haber realizado escuchas ilegales. La causa se inició a partir de una denuncia de Sergio Burstein, del grupo de familiares de víctimas del atentado a la AMIA. Hubo otros damnificados, como el propio cuñado de Macri, dirigentes docentes, legisladores, etc.

Las escuchas eran realizadas en la SIDE y James retiraba de allí las cintas de las grabaciones. Palacios y James montaron una verdadera agencia paraestatal de espionaje para Macri quien, como cualquier político capitalista que se precie de tal, quiere un servicio de inteligencia para sí y contrató a estos agentes de la Federal para hacerlo.

Palacios

El primer jefe de la policía Metropolitana fue Jorge Alberto Palacios, Comisario Mayor (retirado) de la Policía Federal. Sus antecedentes son funestos. Siempre involucrado en causas graves, como el secuestro de Axel Blumberg o la represión de diciembre de 2001, es uno de de los imputados por el encubrimiento del atentado de la AMIA. Laura Ginsberg, dirigente de APEMIA, declaró crudamente: “Es una verdadera provocación a la memoria de nuestros muertos”. Por los enormes cuestionamientos, el protegido de Macri tuvo que renunciar.

El oportunismo de la oposición

Por eso cuando Macri habla, más que escucharlo tenemos que recordar sus acciones y sus compañías. Nada puede esperar de él el pueblo trabajador, sólo confiar en su propia movilización para terminar con la mafia de los agentes secretos, siempre al servicio de algún político capitalista.

Exigimos que Macri haga pública la nómina completa de quienes conforman la policía Metropolitana, indicando en cada caso si ese agente tiene antecedentes de haber reportado en otra fuerza Armada o de Seguridad.

Gobierno nacional, PRO, UCR y Frente Renovador: todos se oponen a la apertura y desclasificación de todos los archivos de la SIDE que exigimos desde el PTS en el Frente de Izquierda, y se niegan a poner en pie una comisión investigadora independiente con plenos poderes compuesta por los familiares de las víctimas del atentado a la AMIA y organizaciones de derechos humanos, única manera de alcanzar la verdad.

Leemos en Infobae sobre la “nueva” Agencia Federal de Inteligencia: 

Captura de pantalla 2015-01-29 a la(s) 12.24.41

Ante los anuncios de la Presidente de la Nación sobre la disolución de la Secretaría de Inteligencia y la creación de una Agencia Federal de Inteligencia, y cuando el gobierno nacional intenta mostrarse como víctima de esos servicios, se renueva la necesidad de tener presente cómo han actuado los tenebrosos agentes en algunas de las principales causas que conmovieron el país, en épocas de muy buenas relaciones con el kirchnerismo.

Se dice que la primera visita que recibe un juez federal cuando asume es la de los agentes de la Secretaría de Inteligencia. Su presencia en Comodoro Py es omnímoda.

Cuando denunciamos uno de los escándalos de espionaje más grandes de la historia del país, conocido como “Proyecto X”, rápidamente el juez federal Norberto Oyarbide nombró un agente secreto de la SIDE para que controle la producción de la prueba, para que participe en las pericias y, seguramente, para que mantenga al tanto a sus superiores de cada cosa que los querellantes vamos descubriendo. Eso se mantiene hasta el día de hoy y seguimos sin saber quién es, no conocemos su cara ni su nombre.

Sufrimos también su embate cuando desapareció Julio López. Sus agentes fueron unos de los encargados de desviar la investigación desde los primeros días. Al poco tiempo ya denunciamos que la Justicia les dio “amplio poder discrecional a la Policía Federal, a la Bonaerense y a la SIDE, quienes llevaron expedientes paralelos sin ningún tipo de control, y, entre otras cosas, no se investigó al entorno de Etchecolatz; los informes de la SIDE que hay sobre ese grupo, se basan en datos de la guía telefónica”.

A su vez le dieron una flota de celulares a la familia López para que hablen por allí. Por eso oportunamente también denunciamos que “la Policía Federal y la Bonaerense se resisten a entregar sus investigaciones paralelas y la SIDE no presenta casi ningún informe más, pero se ocupa de interferir la investigación otorgando a familiares y allegados de López –sin que conste en la causa- una flota de teléfonos celulares y radio Nextel, entorpeciendo notablemente la investigación”.  Esos celulares estaban a nombre del propio “Jaime” Stiusso. Una gran demostración de poder de “los servicios”.

Stiusso ya era parte de la SIDE cuando desapareció López la primera vez (1976), y continuaba en su puesto cuando desapareció la segunda (2006).

Como vemos en estos trágicos ejemplos, son parte actuante de los principales casos del país.

Son los mismos

Ya habían mutado su nombre de SIDE a Secretaría de Inteligencia y habían barrido a algunos infieles, pero mantuvieron allí a los agentes que participaron de la dictadura, que actuaron en operaciones para señalar a aquellos que luego serían secuestrados, torturados, desaparecidos. Por eso, en noviembre pasado el diputado del PTS en el Frente de Izquierda Nicolás del Caño presentó un proyecto de ley donde exige que se abran los archivos de la SIDE y que se publiquen los nombres de sus agentes, ello en el período comprendido entre el 6 de noviembre de 1974 (fecha del dictado del estado de sitio) y el 10 de diciembre de 1983.

Nos consta que los archivos están. Logramos demostrarlo en la megacausa “ESMA” con nuestra compañera querellante Alejandrina Barry. Después de una larga resistencia, la Secretaría de Inteligencia remitió al juzgado “la ficha” con las actividades de los padres de Alejandrina desde, incluso, el período anterior a la dictadura y hasta su desaparición. Si bien los datos hoy no son novedosos, demuestran que la información es conservada.

Es bueno aclarar que ningún diputado del oficialismo (ni de varios de los bloques de oposición), de esos que ahora denuncian el funcionamiento mafioso, acompañó nuestra presentación.

No hay otra salida

Es por todo ello que lo que más pone en duda el espíritu reformador de la Presidente con la creación de la Agencia Federal de Informaciones, son sus propios antecedentes, entre los que se cuentan la utilización del “Proyecto X” para espiar al gremialismo combativo y de izquierda, la infiltración de un agente de la Policía Federal en la agencia de comunicaciones Rodolfo Walsh, así como la designación de un personaje de inteligencia como César Milani al mando del Ejército.

Porque los principales referentes de los bloques de oposición también han usado los servicios de inteligencia en función de sus intereses cada vez que gobernaron, estamos convencidos que es necesaria una gran movilización de los trabajadores y el pueblo por la apertura y la desclasificación de todos los archivos de la ex SIDE y la publicidad de la nómina de todo su personal.  También para terminar con el “Proyecto X” y encarcelar a Milani por genocida.

Proponemos una comisión investigadora independiente para esclarecer el atentado a la AMIA, compuesta por familiares de las víctimas y personalidades de los organismos de derechos humanos.

 

Ver también:

Miriam Bregman: “el número de espías es incalculable y da escalofríos de solo imaginarlo”

0010216578En relación a la muerte del fiscal Nisman encontramos una gran cantidad de opiniones –en este blog, se posteó esto respecto al tema, y en La Izquierda Diario hay una enorme cobertura, con análisis, enfoques críticos y polémicas–, y las opiniones divergieron, grosso modo, en tres sectores:

  • el de la izquierda, la única que consecuentemente denunció (y padeció) permanentemente el accionar de los servicios (“Proyecto X”, affaire con el espía –“el canoso de barba”– y el “gendarme carancho”, ambos bajo el mando de Berni);
  • los que opinan que a Nisman lo mató el kirchnerismo (la oposición, en sus variedades políticas, sociales y mediáticas);
  • y el oficialismo: el kirchnerismo y aliados, quienes dicen que todo fue orquestado por el recientemente despedido de la SI (ex SIDE), el (ahora ex) Jefe “operativo” Jaime Stiuso, complotando junto con la “corporación mediática” opositora (Grupo Clarín).

A todo esto se sumó ahora –desde el bando del oficialismo– la opinión del secretario de la denominada “Coordinación Estratégica para el Pensamiento Nacional”, el filósofo integrante de Carta Abierta, Ricardo Forster. Dijo:

“Yo creo que se construyó [la denuncia del finado Nisman, n. de DP] para generar todo este clima de desasosiego, de bronca, en un verano que parecía muy tranquilo, con un fin de año que fue el mejor de los últimos años en el sentido que no hubo rebeliones policiales, saqueos, huelgas salvajes, sino más bien veíamos a una sociedad que en gran parte atravesaba con alegría el verano, con los centros turísticos llenos, etc.,”.

Así, más cerca de las campañas sciolistas de “aire y sol” (todo optimismo: color naranja) que de las “Tesis de la filosofía de la historia” de Benjamin; más conservador y burócrata (“que haya paz”) que intempestivo y libertario –como se pretende él y el kirchnerismo–, Forster nos da argumentos para que nos hagamos una película de pura fantasía (hollywodense) donde “está todo bien, todos los argentinos somos felices este verano”(?), en una coyuntura signada por una crisis importante del Estado, donde un sector del aparato de “inteligencia” (tal vez dirigido por el Jefe “operativo” de la Secretaría de Inteligencia, despedido en diciembre pasado, Stiuso) ya le habría tirado un muerto al kirchnerismo (Nisman), y éste le responde “disolviendo” la SI, reciclando el viejo aparato de espionaje para crear uno “nuevo” (con la misma función de siempre: ser un “servicio” que responda al Poder Ejecutivo –ya que éste sigue nombrando al director y subdirector por cuatro años; es decir, lo que dura cada mandato presidencial–).

Fiel a la tradición populista peronista (policlasista, frentepopulista), Forster iguala tres fenómenos muy distintos: los saqueos (que son acciones desesperadas, “elementales”, de sectores de las masas populares en situaciones críticas –incluso pudiendo ser “alentados” por sectores de la política burguesa, por punteros y policías–), las “rebeliones policiales” (motín o insubordinación de las FFSS y FFAA al gobierno, el brazo armado del Estado) y las “huelgas salvajes” (una acción obrera contra el salvajismo patronal que suspende, despide y comete toda clase de abusos y atropellos contra los derechos de la clase trabajadora en fábricas y empresas).

Forster con fe, con esperanza, con optimismo en verdad maquilla y encubre la realidad: miente. Con su (tonta) “filosofía”, por ejemplo, los trabajadores y sus familias en Lear deberían haber aceptado los despidos de esta multinacional buitre que pretende dar un golpe, una lección, contra los trabajadores, sus delegados y la Comisión Interna –enfrentados a muerte contra la mafia sindical del SMATA de Pignanelli–; empresa que incluso viola la misma legalidad (patronal) del Estado (los fallos del Ministerio de Trabajo, adversos a la patronal). Para Forster no deberían haber luchado; deberían haber agarrado las indemnizaciones e irse de vacaciones… para ser parte de este supuesto “boom de bienestar” kirchnerista.

Como si fuera un integrante del “Ministerio de la verdad” de la novela 1984, pintándonos una realidad falsa y acusando a todos de enemigos “destituyentes” (sea un “aumento salarial” de su policía del gatillo fácil, o un paro y piquete obrero contra despidos en la Panamericana), Forster combina este patetismo “comunicacional” (la decadencia del “relato” K en su fin de ciclo) con el conservadurismo del burócrata de turno. Un tonto feliz.

Fotolia_105030

La crisis política abierta con la muerte (asesinato, suicidio, “suicidio inducido”, no se sabe) del fiscal Nisman obligó al kirchnerismo a destapar la olla en la que se cocina gran parte de la política argentina, el tráfico de influencias en sus “altas esferas”: las relaciones entre los “servicios de inteligencia” y el Poder Judicial. Y a buscar cómo enfrentar el problema. Lo hizo, como bien se denuncia desde La Izquierda Diario, creando un nuevo aparato de espionaje.

 

Un poco de historia (y de historia reciente)

Como organismo de “inteligencia” del Estado, fue creado en 1946, bajo el gobierno de Perón, atento a “la moda” mundial de la posguerra de crear “servicios” civiles que respondieran al gobierno de turno, en contraposición (o más bien, como “sumatoria”) a los servicios de inteligencia que ya funcionaban (y funcionan) en las policías y FFAA, y que responden al mando de su arma. Desde entonces, ya sea bajo regímenes militares o con gobiernos constitucionales, la SIDE (que en su propia jerga se autotitula La Casa) siempre se mantuvo a flote, y activa, y aprovechó cada oportunidad que tuvo para consolidar y ampliar su poder. En su historial no sólo está el tráfico de influencias, negociados y el condicionamiento a sectores de la casta política (en los tres poderes del Estado), además de las relaciones con otros servicios del mundo (como la CIA y el Mossad), sino el “espionaje interno” –prohibido por la Constitución– a organizaciones juveniles, sociales, políticas, sindicales y culturales. Un poder inmenso, de accionar oculto, secreto e impune.

Durante la última dictadura militar –y aún antes: fueron los responsables ya en el año 1971 del secuestro y torturas a una activista rural del Chaco, una docente–, también como los militares y policías, se hicieron con su parte del “botín de guerra” contra los luchadores sociales, políticos y guerrilleros, adueñándose de sus dineros, bienes y objetos personales, y propiedades: casas que fueron, muchas, nuevas bases de operaciones, “en negro”, al margen del Estado. Todos los gobiernos “democráticos”, desde el ‘83 hasta el presente, convivieron (bien o mal) con los “servicios”. Les dieron ($) y recibieron (“carpetas”: informes, con escuchas y fotos); los usaron y, a su vez, fueron condicionados. Más acá en el tiempo, el ex ministro de Justicia Béliz denunció y reconoció –lo que le valió una denuncia judicial y un exilio de casi una década– que los servicios de inteligencia son, en verdad, “una policía secreta y un Estado paralelo”.

Bajo la década kirchnerista, las relaciones de este “Estado paralelo” con el gobierno nacional siguieron inalterables, desde el 2003. Esto dice el periodista Gerardo Young en su libro –que será reeditadoSIDE. La Argentina secreta (Planeta, 2006), sobre el ahora ex Jefe “operativo” de la SI, Jaime Stiuso:

“No por nada había llegado tan lejos [habiendo comenzado en 1972]. Él sabía qué hacer con la SIDE y cómo caerle en gracia a los visitantes. Primero los llenó de carpetas. Si el Presidente [Néstor Kirchner] se peleaba con los ministros de la Corte Suprema de Justicia, allí aparecían los antecedentes de cada uno de los jueces, con sus redes de amistades e influencias, sus opiniones públicas y privadas. Si el Presidente criticaba a algún banquero, allí aparecía la carpeta del banquero. [Francisco] Larcher [número 2 de la SIDE por orden presidencial, tras Icazuriaga] se envalentonó enseguida. Todos los viernes le pasaba a Jaime la lista de actividades del Presidente para la semana siguiente. Los lunes, encontraba su despacho repleto de papeles e informes reservados” (p. 270).

Young dice:

“El poder de la SIDE no paró de crecer. Siguió controlando a los movimientos piqueteros, monitoreando a la oposición, acumulando carpetas de enemigos y hasta de aliados. La SIDE de Kirchner, como las otras, como la de siempre, también ejercía control sobre el gabinete presidencial. Ya había ocurrido con Béliz. Ahora Jaime empezaba a seguir al ministro del Interior, Aníbal Fernández” (p. 304).

 

Hecha la ley (o decreto-ley), hecha la trampa

Lo que hizo CFK con su decreto (a enviarse al Congreso) coincide con lo que pidieron varios de sus partidarios tras la muerte de Nisman, desde un tímido Scioli (habría que “repensar las estructuras y funcionamientos”), pasando por Horacio González y Eduardo Jozami, funcionarios e intelectuales de Carta Abierta: una reforma. Con la creación de este “nuevo organismo”, la Agencia Federal de Inteligencia (quienes tendrán director y subdirector por medio de un acuerdo con el Poder Ejecutivo y el Legislativo, y donde la órbita de las “escuchas” pasará a la Procuración General de la Nación), quieren hacernos creer que habrá “un nuevo paradigma”. Y sin embargo, esto no se puede creer. ¿En base a qué se pondrá en pie este “nuevo organismo”? Los más de 2.000 agentes de la actual SI, ¿se quedan o se van? Según Young “No estará (Jaime) Stiuso pero hay un montón de agentes formados a la vieja usanza”. Difícil que les cambien la mente y el accionar con la revista de Las Madres, papers y cursos de historia y derechos humanos… Y más difícil que esto lo proponga un gobierno que amparó 12 años a Stiuso y Cía., y a las mafias de la Policía Federal (y su aparato de “inteligencia”) y de la burocracia sindical (también provenientes de la época de la dictadura), además de emplear el Proyecto X y haber votado la “Ley antiterrorista” pedida por Estados Unidos.

El “experto” Ricardo Arslanián, por ejemplo, se alegra con la medida y dice que “Para los espías sin trabajo hay que establecer una ley especial, que contenga indemnizaciones o autorice su retiro”. Más hipócrita o cínico (o las dos cosas a la vez) Aníbal Fernández –¡cuando aún no se sabe la verdad sobre la muerte de Nisman!– asegura que “No existe riesgo con la mano de obra desocupada”(!?). (En realidad, no tienen ni idea los kirchneristas de cómo funcionarán y con quiénes la nueva Agencia: “hay que hacer un trabajo inteligente y ver cómo se resuelve y se abordan los funcionamientos a futuro”.) Alguien debería recordarle que Julio López sigue desaparecido, y gracias al encubrimiento de la SIDE, como recordó Myriam Bregman, quien además denunció al kirchnerismo y al macrismo, ya que ninguno puede presentarse como víctima de los servicios: ambos tienen sus fuerzas de inteligencia (¡Milani!) activas, contra los luchadores y sectores populares.

En definitiva, si “tirar un muerto”, como dijo Zafaroni, “no es nada nuevo”, y si además Nisman fue el primero, “sólo” por el despido de Stiuso (en “una tentativa de golpe de Estado”, según el juez de la Corte Suprema), no podríamos descartar, entonces, que a mediano plazo haya más muertos, una lluvia de muertos (por qué no), donde hasta podamos pagar los platos rotos, en esta guerra en las alturas del Estado y el para-Estado, sectores de la izquierda y los luchadores (remember la bomba que explotó en Plaza de Mayo durante la marcha por el 19 y 20 de diciembre en 2006).

 

Reforma o revolución: movilizarse contra el Estado y sus instituciones

No hay ninguna reforma entonces: se trata, “simplemente”, del cambio de un organismo por otro, con la misma función: que el poder Ejecutivo, que el gobierno de turno, posea su propio aparato de espionaje e intervención en el conjunto de la vida social, económica y política.

Por otra parte, se equivoca el profesor Rolando Astarita, en una mezcla de marxismo y derrotismo, al negarse a levantar la consigna de disolución del aparato de espionaje. ¿Cómo no centrar la denuncia y el llamado a la movilización contra esta pata fundamental del Estado capitalista? Astarita cree que con machacar la denuncia alcanza; pero se trata de intervenir en la coyuntura con una política que enfrente a este sector del aparato estatal, cuando es visto ante miles y miles en su accionar mafioso, y al mismo tiempo superar las ilusiones de reformas gatopardistas que propone el kirchnerismo (tal como escribe Horacio González en la contratapa de Página/12, asegurando que los servicios han sido “por suerte disueltos ahora en un hecho histórico y bajo el anuncio de trazados nuevos que el Parlamento y la sociedad deberán discutir”). Al contrario de lo que piensa Astarita, se trata de movilizar y organizar; no de movilizar… y esperar que alguien haga (o no) lo que queremos.

Como se planteó desde el PTS y el Frente de Izquierda, la agencia de servicios de “inteligencia” es algo irreformable. Y por ello hay que aprovechar cada situación donde se pueda expresar (activamente) el descontento de los trabajadores, la juventud y el pueblo pobre ante estas brutales contradicciones del gobierno. Como respondieron de inmediato tras el anuncio presidencial los diputados del FIT, Christian Castillo y Nicolás del Caño, “es necesario una gran movilización de los trabajadores y el pueblo por la apertura y la desclasificación de todos los archivos de la ex Side y la nómina de todo su personal. Abajo el Proyecto X. Fuera Milani. Basta de patotas de la burocracia sindical. Comisión investigadora independiente para esclarecer el atentado de la AMIA, compuesta por familiares de las víctimas y personalidades de los organismos de derechos humanos.”

El 4 de febrero la CTA de Micheli y otras organizaciones llaman a realizar una marcha, para pedir el esclarecimiento de la muerte de Nisman y “la creación de una comisión investigadora en el marco del Congreso Nacional, la apertura de los archivos de la causa AMIA y que se hagan públicas las pruebas que estaban en poder del fiscal Nisman”. Aun denunciando la “Ley antiterrorista” del kirchnerismo, y los programas de espionaje a las organizaciones populares (como el Proyecto X), se llama a depositar esperanzas “en el marco del Congreso Nacional”… Por todo ello, hay que huir de todo abstencionismo y propagandismo (como el que propone Astarita), levantar una política independiente de las instituciones estatales –como proponemos desde el FIT– y desarrollar una política para en pie un frente único de lucha de todas las organizaciones que estén por el desmantelamiento del aparato estatal, comenzando por su servicio de inteligencia y espionaje.

Leemos en Infobae:

Captura de pantalla 2014-12-03 a la(s) 10.33.20

La semana pasada, la Legislatura porteña volvió a dar una muestra de que en la Argentina existe una casta de políticos que viven de la política y están decididos a legislar para mantener sus privilegios. Incluso llamó la atención el encono con el que los diputados tanto del PRO como Cristian Ritondo o kirchneristas como Jorge Aragón defendieron sus abultados sueldos ante el cuestionamiento de sólo cuatro diputados. Los únicos que votaron a favor de limitar los sueldos de los legisladores fueron Gustavo Vera y Pablo Bergel (Bien Común), Alejandro Bodart (MST) y mi compañero del FIT Marcelo Ramal (PO).

El salario de los diputados de la Ciudad de Buenos Aires está establecido por ley desde 1997 en un 20% por encima de lo que cobra un empleado de la Legislatura, máxima categoría, con título universitario y 25 años de antigüedad. Con los aumentos que recibieron los diputados sus dietas se duplicaron en los últimos dos años, pasando de $30 mil a más de $60 mil como publicó el diario La Nación.

La diferencia con los sueldos promedio en Buenos Aires ya es obscena pero Ritondo y Aragón intentaron zafar de la crítica diciendo que estas propuestas intentan emparejar para abajo y van a terminar reduciendo el sueldo de los trabajadores, en una maniobra que ninguno de ellos siquiera creyó, cuando los legisladores además son de los pocos que cuentan con el privilegio de decidir los montos de sus propios salarios. Más honesta fue la jefa del bloque del PRO de la Legislatura, Carmen Polledo, quien aseguró que “yo no creo que la condición económica determine si somos sensibles o no ante los problemas”. Sólo una pequeña confesión que demuestra que son completamente ajenos a lo que sufre el pueblo trabajador con la inflación, la amenaza del desempleo o la falta de vivienda digna.

El propio ministro de Hacienda, Néstor Grindetti, se viene negando a discutir una actualización de los salarios y el pago de un bono de fin de año para los docentes y estatales. Son tan caraduras que los propios dirigentes del PRO aceptan que los sueldos están perdiendo contra la inflación, que las propias estadísticas de la Ciudad ubican en torno al 36%.

Por nuestra parte, desde los cargos legislativos que han asumido mis compañeros del Partido de los Trabajadores Socialistas en el FIT hemos tomado la resolución de cobrar de las dietas sólo un equivalente a la canasta familiar y donar el resto a los trabajadores y sectores populares en lucha. Así lo han hecho mis compañeros Nicolás del Caño en el Congreso de la Nación, Christian Castillo en la Legislatura Bonaerense, Raúl Godoy en su paso por la Legislatura neuquina y el resto de nuestros legisladores de Mendoza, mientras ponen el cuerpo acompañándolos en la calle como vienen haciendo con los trabajadores de Lear y de MadyGraf (ex-Donnelley). El mismo compromiso adoptó Patricio del Corro, el dirigente estudiantil del PTS, que reemplazará a Marcelo Ramal en su banca de la Legislatura en diciembre de 2015.

En el Frente para la Victoria, el UNEN y el PRO parecen opinar que su tarea es mucho más importante que la de los trabajadores de la salud y de la educación que hacen malabares para que los hospitales y las escuelas se mantengan abiertas ante la desidia del gobierno de Macri. Son verdaderos privilegiados que están muy lejos es de estas problemáticas y de la propia vida cotidiana del pueblo trabajador. ¿Mandarán como nosotros sus hijos a las escuelas públicas donde se caen ventiladores de techo y se inundan cada vez que llueve? ¿Se habrán atendido alguna vez en los hospitales públicos que no tienen insumos? ¿Se les inundará la casa cuando llueve?

La única oposición seria al PRO puede venir desde la izquierda y ésta es la fuerza que estamos construyendo en la Ciudad: una izquierda de los trabajadores, junto a los delegados clasistas en el subte, entre los trabajadores telefónicos, aeronáuticos, los docentes, los estatales y los trabajadores de la salud, junto a los estudiantes de la UBA y los secundarios y terciarios porteños. Sólo la fuerza de los trabajadores junto al pueblo pobre de la ciudad le podrá parar la mano a esta derecha moderna de los Macri. Todos nos reuniremos este sábado 6 de diciembre en el estadio Malvinas Argentinas del club Argentinos Juniors en el acto nacional convocado por el PTS, que cerrará nuestro precandidato presidencial por el Frente de Izquierda, Nicolás del Caño, y que estará encabezado por los principales referentes de las luchas del último año como Donnelley y LEAR, reafirmando el crecimiento que viene teniendo la izquierda no sólo en Buenos Aires, sino en todo el país.

* Video y nota tomadas de La Izquierda Diario:

En un hecho inédito, la totalidad de los bloques del Congreso Nacional se solidarizaron con el diputado Nicolás del Caño del PTS en el Frente de Izquierda y se pronunciaron contra la represión de la Gendarmería Nacional hacia los trabajadores de Lear y organizaciones solidarias con su lucha el pasado jueves. El bloque oficialista del Frente para la Victoria, además, anunció la presentación de un proyecto para investigar a los responsables de la represión “hasta las últimas consecuencias”. Este pronunciamiento contra la represión es significativo ya que desde hace más de cuatro meses el oficialismo, con todas las herramientas para solucionar un conflicto, ha dejado correr la voluntad de la empresa y sus aliados del SMATA. Ahora, después de la brutal represión condenada socialmente, se vieron obligados a sumarse al repudio contradiciendo la acción de su Ministro de Seguridad.

Al comienzo de la sesión en la Cámara de Diputados donde se trató la nueva ley de Hidrocarburos, Nicolás del Caño planteó una cuestión de privilegio para repudiar la represión que sufrió junto a los trabajadores de Lear y organizaciones solidarias con esa lucha el pasado jueves por parte de la Gendarmería Nacional, donde incluso recibió siete disparos de balas de goma en distintas partes del cuerpo. Del Caño denunció en el recinto que “es la tercera vez consecutiva que tenemos que venir a esta Cámara a presentar una cuestión de privilegio ante los ataques que sufrimos cuando nos solidarizamos con los trabajadores de Lear”. Y agregó que “el ataque que recibimos el jueves pasado por parte de la Gendarmería Nacional fue un salto en calidad. ¿La próxima vez va a ser con balas de plomo?”.

Luego de la intervención de Del Caño el conjunto de los presidentes de los bloques de la Cámara de Diputados plantearon su solidaridad con el diputado mendocino y también con los trabajadores de Lear que persisten en su lucha contra los despidos. Los legisladores que se solidarizaron fueron el diputado Mario Negri (UCR), Adrián Pérez (Frente Renovador), Federico Pinedo (PRO), Jorge Valinotto (Frente Cívico de Córdoba), Walter Aguilar (Compromiso Federal de San Luis), Oscar Anselmo Martínez (Movimiento Solidario Popular de Tierra del Fuego), Antonio Riestra (Unidad Popular), Néstor Pitrola (PO/FIT), Margarita Stolbizer (FAP), Carlos Brown (Fe), Alicia Terada (ARI-CC), Blanca Rossi (Unión por Córdoba) y Gustavo Fernández Mendía (PJ – La Pampa). También la diputada del FPV Diana Conti, presidenta de la Comisión de Asuntos Constitucionales, anunció que “en el día de hoy hemos presentado un proyecto de resolución, solidarizándonos con el diputado Del Caño y pidiendo que las investigaciones lleguen hasta las últimas consecuencias”.

Además, durante su intervención el diputado del Frente de Izquierda denunció que “una vez que la Gendarmería desalojó a los compañeros de la Panamericana, comenzó una feroz represión disparando balas de goma a mansalva, donde hubo diez compañeros que tuvieron que ser hospitalizados en el momento y más de cincuenta heridos en total. Nuestro compañero José Montes, presidente de nuestro partido el PTS, quien se encuentra hoy en esta Cámara, recibió 21 perdigones en el abdomen y en la ingle. Uno de los trabajadores de la ex Donnelley, que también se enfrentan a una patronal buitre, tiene sus brazos seriamente comprometidos y no sabe si le quedarán secuelas de por vida”.

“Queremos plantearles a los diputados oficialistas que hoy recuerdan a Néstor Kirchner, que dijo que no iba a criminalizar la protesta y que no iba a reprimir la protesta social. No puede quedar esto sin un repudio de todos los bloques, no puede quedar sin un repudio al accionar y la impunidad con que se maneja la Gendarmería conducida por Sergio Berni”, finalizó el diputado de Nicolás del Caño, antes que tomaran la palabra el resto de los bloques.

A continuación La Izquierda Diario reproduce las intervenciones de Nicolás del Caño y los diputados que manifestaron su apoyo a la moción de privilegio y repudio a la represión:

Nicolás Del Caño (PTS-FIT): “Venimos a plantear una cuestión de privilegio a la Cámara por tercera vez consecutiva, por una razón por todos ustedes conocida. En esta oportunidad creo que representa un salto en calidad la brutal represión que sufrieran los trabajadores de Lear y las organizaciones solidarias, por la Gendarmería el día jueves 23. Una vez que la Gendarmería desalojó a los compañeros de la Panamericana, comenzó una feroz represión disparando balas de goma a mansalva, donde hubo 10 compañeros que tuvieron que ser hospitalizados en el momento. Nuestro compañero, presidente de nuestro partido, dirigente histórico de ATE, obrero del Astillero Río Santiago que se encuentra presente en esta Cámara, José Montes, recibió 21 perdigones, balazos de goma, en el abdomen y en la ingle. Uno de los trabajadores de la ex Donnelley que se solidarizaron con los trabajadores de Lear, que también se enfrentan a una patronal buitre, hoy tiene sus brazos seriamente comprometidos, y no sabe si le quedarán secuelas de por vida.

Señor presidente, le voy a mostrar algunas de las fotos que tenemos de la brutal represión. Aquí el compañero José Montes. Estas son algunas de las fotos de esta feroz represión de la Gendarmería.

Le recuerdo a todos los diputados que en el momento en que ya se había desalojado la Panamericana, y yo me acercaba a un compañero que estaba herido, en ese momento me dispararon, son 7 los perdigones que tengo en los brazos y las piernas.
Ya habíamos advertido al Jefe de Gabinete anteriormente, cuando vino a esta Cámara, sobre el coronel Galeano, un infiltrado en las manifestaciones. También habíamos alertado, e hicimos la denuncia desde el PTS al Gendarme Carancho, Torales, que se tiró para inventar una causa a quienes se manifestaban en apoyo a los trabajadores de Lear.

La primera vez que hicimos una moción de privilegio, denunciamos que la Gendarmería nos obstruyó el paso a mí y a mi compañero Christian Castillo (NdR legislador bonaerense del PTS-FIT), cuando nos acercábamos mientras detenían a manifestantes que se encontraban en un auto, entre ellos a la nieta recuperada María Victoria Moyano. Luego vinimos a esta Cámara y en las gradas estaba el SMATA, que ni bien nos sentamos empezó a insultarnos, señales de todo tipo. Ese día veníamos a denunciar que a este diputado elegido por el 15% de los mendocinos, que nos eligieron para estar junto a los trabajadores, nos habían gaseado y golpeado.
Ahora, esta represión, donde hubo disparos a mansalva. ¿La próxima que va a ser, con balas de plomo?

Nosotros queremos plantear el agradecimiento a todos aquellos diputados que se solidarizaron. Hemos recibido la solidaridad de las dos CTA y la CTERA, de distintas organizaciones de todo el país. Inclusive Horacio Verbitsky en su editorial de Pagina/12 este domingo planteó su preocupación ante esta situación. Y queremos plantearles a los diputados oficialistas, que hoy recuerdan a Néstor Kirchner, que dijo que no iba a criminalizar la protesta, no iba a reprimir la protesta social, que no puede quedar esto sin un repudio de todos los bloques, no puede quedar sin un repudio al accionar y la impunidad con que se maneja la Gendarmería , con que se maneja Berni. Esta vez nosotros fuimos, se dejaron carriles libres de la Panamericana, también la colectora liberada, y como en otras oportunidades se pidió hablar con quienes eran responsables del operativo. Ni siquiera se acercaron para establecer una negociación, para que se pueda garantizar el derecho a la protesta que tienen estos trabajadores que, insisto, vienen resistiendo a los despidos de la multinacionales, en este caso Lear. Y nosotros orgullosamente los venimos acompañando y lo vamos a seguir haciendo.

Finalizo señor presidente, solicitando un pronunciamiento de esta cámara, ante los gravísimos hechos que han sucedido”.

Mario Negri (UCR): “Quiero adherir en todos los términos a las preocupaciones y manifestaciones del diputado Del Caño, esperar que no se repitan más estos hechos, y la Cámara haga un repudio”.

Adrián Pérez (Frente Renovador): “Para manifestar mi solidaridad con Del Caño y el acompañamiento a la cuestión planteada. Rechazamos cualquier tipo de represión, de violencia e ilegalidad, no es la primera vez que sucede en el marco de las manifestaciones en la Autopista. En este caso ha derivado en trabajadores heridos, entonces nuestro rechazo, preocupación y nuestra solidaridad”.

Federico Pinedo (PRO): “Para adherir al tratamiento de esta cuestión en la Comisión respectiva, que deberá analizar los hechos, y repudiar en su caso la agresión sufrida por un diputado nacional en ejercicio de su mandato”.

Jorge Valinotto (Frente Cívico Córdoba): “Para adherir a los dichos de Del Caño y ponernos a su disposición en este planteo de privilegio. Y en su momento oportuno vamos a pedir la preferencia con dictamen de la comisión”.

Walter Aguilar (Compromiso Federal de San Luis): “Para adherir a lo manifestado por Del Caño, y como hay trabajadores involucrados en la agresión, solicito se encuentre un camino de diálogo”.

Oscar Anselmo Martínez (Movimiento Solidario Popular): “Para adherir a lo expresado por Del Caño, expresar el total repudio a la actitud de represión, nuestro incondicional apoyo a Del Caño, José Montes, y todos y cada uno de los manifestantes que lamentablemente por el derecho de reclamar han sido agredidos de esta forma. Compañero Del Caño, cuente con nuestra solidaridad y apoyo”.

Antonio Riestra (Unidad Popular): “Para adherir y repudiar los hechos”.

Néstor Pitrola (PO-FIT): “Adherimos integralmente a lo planteado por el diputado Del Caño. La más grave cuestión de privilegio que hemos tenido en la Cámara, por la brutal represión sufrida por los trabajadores, y en la persona de Del Caño. Como denunciamos en su momento, hubo una preparación ideológica para que los representantes del pueblo no estemos en las luchas del pueblo y manifestaciones populares. Pedimos urgente tratamiento en Asuntos Constitucionales para que llegue rápidamente al total de la cámara”.

Margarita Stolbizer (FAP): “Manifestar la solidaridad y apoyo con el diputado Del Caño, pero también con todos los trabajadores agredidos. La democracia tiene como valor fundamental el libre ejercicio de los derechos y las libertades públicas. Dentro de esas libertades la de demandar a sus representantes, demandar el pueblo por mejores condiciones, es una de las principales. Por lo tanto la cuestión no es solo por afectar los fueros del diputado, sino por la violencia sobre el pueblo al que nosotros representamos. La Cámara debería además emitir una declaración contra el ejercicio de la violencia institucional que ha cercenado el ejercicio de los derechos públicos”.

Carlos Brown (FE): “Para adherir y repudiar la violencia que ha sufrido Del Caño y el resto de los trabajadores”.

Blanca Rossi (Unión por Córdoba): “Adhiero absolutamente y pedimos que no vuelva a ocurrir esta represión, no solo en la persona de Del Caño, sino también con todos los trabajadores nuestra solidaridad absoluta”.

Gustavo Fernández Mendía (PJ – La Pampa): “Para adherir a la cuestión de privilegio, y rechazar cualquier hecho de violencia tanto sobre el diputado como sobre los trabajadores”.

Alicia Terada (Coalición Cívica): “Adherimos a todo lo vertido por Del Caño, y rechazamos cualquier violencia sobre el diputado y los trabajadores”.

Diana Conti (Frente para la Victoria): “No es usual que como presidenta de la comisión conteste cuestiones de privilegio, pero mi bloque me ha pedido que fije nuestra posición. La posición no es sólo verbal. En el día de hoy hemos presentado un proyecto de resolución, solidarizándonos con el diputado Del Caño y pidiendo que las investigaciones lleguen hasta las últimas consecuencias. Néstor lo hubiera querido así, la Presidenta de la Nación lo quiere así y mi bloque se solidariza, del mismo modo que ansía que esa solidaridad de cuerpo se hubiera manifestado también cuando el diputado Pietragalla fue herido por la Metropolitana en dos ocasiones, en el Hospital Moyano y en Lugano. Sin embargo no encontramos una actitud similar, que es la que Néstor Kirchner nos inspiró, que es antes que nada el valor de la política y la lucha contra la violencia institucional”.

Video de Zona Industrial TV, tomado de La Izquierda Diario:

 

Más notas:

FOTOS de la brutal represión a los trabajadores de LEAR

 

VIDEO: Conferencia de Prensa de los trabajadores luego de la represión