Archivos de la categoría ‘Marxismo’

Leemos a Esteban Volkov* hoy en el diario mexicano La Jornada:

Han transcurrido 75 años de cuando llegó aquí, el 20 de agosto de 1940, la mano asesina de Djugachvily, más conocido como José Stalin, para destruir uno de los mejores cerebros del marxismo revolucionario con el propósito de acallar su voz.

Pero su intento fue en vano. El vasto arsenal ideológico legado por el revolucionario León Trotsky, fruto de 43 años de ser protagonista de primer orden en la vorágine revolucionaria del siglo XX y, simultáneamente, de ser testigo y observador privilegiado, está más actual y vivo que nunca. Y me atrevería a decir que, a través de su legado político, Trotsky tiene plena presencia entre nosotros.

Todos conocemos la frase famosa de Rosa Luxemburgo: Socialismo o barbarie. Pero hoy tenemos que invertir los términos: Barbarie o socialismo, ya que el caótico y obsoleto régimen capitalista nos ha sumido ya en la total barbarie y la alternativa socialista no es ya para evitar la barbarie, sino para salir de ella.

Actualmente tenemos con frecuencia jornadas laborales de 10 a 12 horas, y a veces con semanas corridas sin descanso; reducción o anulación de prestaciones laborales; congelación salarial frente a inflación; el famoso outsourcing, trabajo precario eventual sin ninguna prestación y con salarios de hambre; trabajo agrícola de niños envenenándose con insecticidas.

Hoy se prefiere emplear el maíz para alimentar motores en lugar de estómagos de seres humanos; existe abundante desempleo entre jóvenes y adultos, que los hace candidatos a la drogadicción y a la delincuencia; comercio sin límites de armas, drogas y seres humanos; sangrientas guerras imperialistas de pillaje; destrucción de selvas y bosques, pulmones del planeta, por el comercio maderero y la agroindustria.

Hoy hay una quema desmedida de combustibles fósiles, causante de cambios climáticos y deshielos polares; desaparición de glaciares, sequías, desertificaciones y mucho mayores perturbaciones atmosféricas por la elevación térmica del planeta.

Existe un consumismo absurdo, sin medida, con una obsolescencia planificada de los productos que resulta en un desperdicio del valioso trabajo humano y de muchos recursos naturales, materias primas no renovables, desmedida generación de basura y la contaminación de mares y de las aguas de consumo humano.

La lista de los desmanes del voraz y obsoleto sistema capitalista es inacabable, al grado de poner en peligro nuestro planeta, maravilloso oasis que nos ha tocado en suerte habitar en la inmensidad del universo.

Hasta esta fecha, el proyecto socialista del marxismo parece ser la única alternativa conocida y viable para salir del anacrónico y caótico sistema capitalista. Es el método científico que mejor ha analizado y comprendido la dinámica de este inhumano sistema, donde la ley de la selva aún rige a plenitud. Sigue teniendo vigencia hasta el día de hoy el Manifiesto Comunista, redactado por Marx y Engels hace más de 150 años.

Tras la primera revolución socialista triunfante en octubre de 1917, en Rusia, a los cinco o seis años surgió un nuevo fenómeno social: una voraz y parasitaria burocracia encabezada por José Stalin, que traicionó todos los postulados de esa revolución, usurpó el poder de la clase obrera e impuso un régimen ilegítimo de totalitarismo burocrático, basado en la falsificación de la historia y el terror. En sus inicios Lenin y Trotsky detectaron y se enfrentaron a este proceso contrarrevolucionario, a este demoledor cambio de rumbo.

Tras su previo actuar en la preparación y triunfo de la revolución junto a Lenin, a la muerte de éste Trotsky se asignó la inmensa tarea de proseguir la lucha para salvar esa revolución. Fue la etapa de su vida que consideró la más importante.

Nadie mejor que Trotsky entendió y analizó este nuevo proceso histórico: la degeneración burocrática de la revolución socialista victoriosa que había tenido lugar en Rusia en octubre de 1917. En La revolución traicionada, su brillante análisis de la contrarrevolución stalinista escrito en 1936, nos describe punto por punto los desvíos y traiciones de ese régimen usurpador y, con más de medio siglo de antelación, predice con precisión matemática su retorno al capitalismo, de no ser reconquistado el poder por la clase obrera mediante una revolución política.

Gracias a León Trotsky quedó perfectamente desenmascarado el papel del estalinismo, que trajo desprestigio y confusión en la izquierda y proporcionó un gran arsenal a la propaganda antimarxista del sistema capitalista, alejando el advenimiento del socialismo y dando oxígeno y sobrevida al capitalismo.

Debe quedar perfectamente claro que el proyecto socialista para nada es el régimen carcelario burocrático de corte estalinista. El proyecto socialista tiene que ser libertario, con total democracia, pluralidad de partidos y autogestión de empresas sin ninguna hegemonía de la burocracia.

Mis recuerdos de León Trotsky en los años de convivencia en Turquía, de 1931 a 1933, son muy lejanos. En cambio, los de México durante su último año de existencia, cuando viví con él entre agosto de 1939 y agosto de 1940, son muy nítidos y claros. Es difícil describir con palabras para dar la imagen del ser vivo de un revolucionario con la dimensión y la brillantez de León Trotsky. Fue un ser de una inteligencia excepcional y una entrega total a la lucha por el socialismo.

Era generoso, solidario, paciente para explicar y educar políticamente a los camaradas, con un gran sentido del humor que creaba un ámbito jovial y cálido en su entorno. Trabajador inagotable, no desperdiciaba un minuto de su existencia. Irradiaba vitalidad y optimismo.

Tenía gran admiración por el trabajo humano, donde no admitía privilegios ni distingos. La palabra temor no existía en su vocabulario. Lo que más me impresionó de su persona era su certeza absoluta, su seguridad inamovible en cuanto al advenimiento del socialismo en el futuro de la humanidad, adquirida a través de su experiencia personal al haber participado como personaje clave y observador privilegiado en uno de los acontecimientos más notables y asombrosos de la historia, como fue la revolución socialista rusa en cuyo inicio sí se logró implantar las bases de un auténtico socialismo.

El vasto arsenal de teoría marxista legada por León Trotsky es valioso faro para las nuevas generaciones de revolucionarios. Trotsky no era hombre de morir de vejez en la cama. Cayó en las trincheras de la revolución socialista. Sus últimas palabras a su camarada Joe Hansen fueron: Estoy seguro del triunfo de la cuarta Internacional. Su vaticinio aún no se cumple: queda como tarea para los revolucionarios que siguen sus ideas y lucha.

Aún resuenan en mis oídos las hermosas palabras de León Trotsky:La vida es hermosa. Que las futuras generaciones la liberen de toda maldad, opresión y violencia, y la disfruten en toda su plenitud.

Palabras ante la tumba de León Trotsky y Natalia Sedova, en el Museo-Casa de León Trotsky, Coyoacán, DF, 21 de agosto de 2015.

 

* Director del Museo-Casa de León Trotsky y nieto del líder revolucionario.

VanHeijenoorLemonde

* Más info sobre el libro acá, acá y acá.

* En la sección Multimedia de La Izquierda Diario

Christian CASTILLO / Dirigente del PTS y Diputado provincia de Buenos Aires (PTS-FIT)

 

Eduardo GRÜNER / Sociólogo y ensayista

 

Fernando AIZICZON / Investigador del CONICET y docente de la UNC (Córdoba)

 

Presentación del libro “La revolución traicionada” de Leon Trotsky

Una edición-ganga de Penguin coloca 1.700 copias de la obra de Karl Marx y Engels en sólo una semana

marx--644x362

Acostumbrados a las listas de éxitos musicales británicos, sorprende la noticia, referida a la venta de libros, recogida hoy por el dario «The Guardian». Una edición conmemorativa del «Manifiesto comunista», escrito por Friedrich Engels y Karl Marx, puesta a la venta a un precio ganga de 80 peniques, ha vendido 1.700 copias en una semana. El libro en el que los autores y fundadores del comunismo llamaban a la rebelión de la clase trabajadora cobra actualidad. En realidad forma parte de una colección de 80 obras clásicas puestas a la venta el 26 de febrero en inglés para conmemorar los 80 años que han pasado desde que Allen Lane fundara la colección de bolsillo de Penguin, a 6 peniques el ejemplar, el precio de un paquete de cigarrillos.

Desde el Manifiesto de Marx-Engels al poema de Christina Rossetti «Goblin Market», cada «Little black classic» (nombre de la colección) cuesta 80 peniques y contiene 64 páginas. En la primera semana se han vendido 70.545 ejemplares de esta colección, de acuerdo con las cifras de la consultora Nielsen, por lo que Penguin está reimprimiendo otros 100.000 ejemplares.

El título más vendido en el arranque de la colección es el Marx, según comentó la editorial, seguido de otro de los primeros escritos de Jane Austen, una obra de Edgar Allan Poe y los aforismos de Nietzsche sobre el amor y el odio.

http://www.abc.es/cultura/libros/20150305/abci-ventas-manifiesto-comunista-marx-201503050936.html

Posteamos nota de Damián Tabarovsky en Perfil hoy comentando la traducción de los liberales de “Sur” sobre el libro de Isaiah Berlin sobre Karl Marx, allá lejos y hace tiempo… Adjuntamos también fotitos de la tapa del libro y del primer capítulo en cuestión.

IMAG1040Ideología y traducción

No voy a ser yo, un domingo perdido de febrero, en la contratapa de un suplemento cultural presto ya a ganarse un surplus de vida envolviendo papas o como ayudante del carbón en un asado, quien intente infructuosamente derribar un mito nacional, o si parece mucho, al menos un mito del campo literario nacional: el mito de la excelencia de las traducciones argentinas, de su larga y notable tradición, que tendría uno de sus puntos más altos –sino el más alto– en las traducciones de la editorial Sur. No, no lo intentaré. Más modestamente diré, sí, algunas palabras sobre la traducción de Karl Marx. His Life and Environment, de Isaiah Berlin, publicado en inglés en 1939 (es su primer libro) traducido al castellano por Roberto Bixio en 1964 como Karl Marx. Su vida y su contorno, editado por Sur. De Bixio hemos leído muchas traducciones (del inglés, del francés, e incluso del alemán), pero ésta es una de las peores que leí en mucho tiempo. No se trata sólo de la catarata de frases incomprensibles, párrafos sin gracia, errores en los nombres de los libros de Marx (para 1964 una buena parte de la obra de Marx ya estaba bien establecida como para citarla correctamente), aunque la sucesión, página a página, de esos problemas alcanzaría como para establecer una discusión sobre qué significa una buena (o una mala) traducción.

En cambio, si quiero reparar en algo es, por decirlo de algún modo, en las decisiones ideológicas de la traducción. Veamos una, pero hay muchas más. Ya desde el primer párrafo del libro, Bixio y Sur le hacen decir a Berlin: “Ningún pensador del siglo XIX ejerció sobre la humanidad influencia tan directa, deliberada y profunda como Karl Marx. Tanto durante su vida como después de ella tuvo ascendiente intelectual y moral sobre sus secuaces”. ¿Secuaces? ¿Eso dice Berlin? Cuando leí el libro –hace unas semanas– quedé tan intrigado por ese comienzo que no tuve otra opción que leer la versión en inglés. Berlin escribe followers. Pero Bixio y Sur traducen “secuaces” en lugar del correcto “seguidores” (la frase debería ser “tuvo ascendiente intelectual y moral sobre sus seguidores”). Desde el punto de vista técnico, “secuaces” es la última acepción para traducir followers, así como en castellano es posible utilizarlo como última acepción sinonímica para “seguidores”. ¿Pero ese es el sentido que le otorga Berlin? Por supuesto que no. Todo lo contrario: el texto habla de los “seguidores” de Marx sin poner allí ningún sentido ideológico ni ninguna carga peyorativa (como sí hacen Bixio y Sur, que repiten “secuaces” más de treinta veces a lo largo del libro).

Todavía intrigado por la sibilina decisión editorial de Sur, descubrí que había una versión castellana más reciente. Es la de la editorial Alianza, publicada en Madrid en 1988. Con gran asombro, reparé en que la edición retoma la traducción de Bixio. Pero doble asombro me llevé al ver que en el párrafo en cuestión (y en las otras decenas de veces que aparece) Alianza había reemplazado “secuaces” por un adecuado “seguidores” (evidentemente Alianza tomó la traducción de Bixio sin la ideología de Sur). La española Alianza también le agrega un buen prólogo del propio Berlin, corrige las citas equivocadas de Marx, limpia varias de las frases incomprensibles, y convierte entonces a la traducción en mucho más fiel al original.

IMAG1041

* Leemos hoy en La Izquierda Diario:

El 15 de enero de 1919, Rosa Luxemburg era asesinada en Berlín junto a sus compañeros y camaradas. Una de sus armas predilectas fue la palabra escrita, dejando una obra extensa: artículos, panfletos polémicos y teóricos. Luego de más de medio siglo de publicadas sus obras completas en alemán, nuevos emprendimientos editoriales avanzan en publicar, en inglés, francés y castellano, una parte inédita de su trabajo.

El ala izquierda de la socialdemocracia alemana

Cuando Rosa Luxemburg llegó a Alemania era una desconocida militante de la socialdemocracia polaca. Huyendo de la represión del zarismo sobre el movimiento revolucionario de ese país atravesó París y permaneció, desde 1898, en Berlín aconsejada por su camarada Leo Jogiches –que quería utilizar los recursos legales e ilegales de la socialdemocracia alemana para fortalecer el socialismo polaco. A diferencia de otros exiliados, Luxemburg no concentró sus tareas en la política polaca o rusa, sino que se inmiscuyó en los principales debates de la Internacional. En la serie de cartas que Luxemburg envió a su compañero Jogiches puede apreciarse el desconcierto y la desconfianza que el partido alemán le produce desde un primer momento.

Cuando dejó de ser una “desconocida” –estaba en el centro del debate contra el socialdemócrata Bernstein y el oportunismo– el “éxito” ganado y los ofrecimientos que recibió de los socialistas alemanes no la hicieron retroceder “ni un céntimo mi sentido crítico, ni me hace sonreír”. Era consciente del temor que su figura despertaba en la “familia” –así llamaba a los dirigentes socialistas alemanes–, no “solo entre los adversarios”, sino también en “el fondo del alma, entre los aliados (Bebel, Kautsky, etc.)”. ¡Esto escribía en 1899!

Discutía amistosamente con uno de sus “aliados” por ese entonces, Kautsky, rechazando el esperanzado y tranquilizador espíritu conformista de la socialdemocracia, confrontaba contra esa “imagen del mundo” que “representa al hombre de tal manera que su voluntad, su capacidad y sus conocimientos terminan siendo superfluos” y decía: “creo firmemente en la idea de que sería mejor arrojarse a las cataratas del Rin y hundirse como una cáscara de nuez, a mecer la cabeza sabiamente y dejar que las aguas sigan corriendo, como lo hacen desde el tiempo nuestros antepasados y seguirán haciéndolo cuando nuestro propio tiempo haya terminado”. Era mejor arrojarse al curso de la historia que esperar pasivamente que el socialismo “naciera” del progreso sindical y político, y de hecho este “progreso” devino su contrario, la catástrofe de la guerra.

La ruptura

Consciente de las contradicciones del “espíritu” socialdemócrata, la fractura que se produjo durante la Primera Guerra no fue para Luxemburg una eventualidad, sino la profundización de una grieta que ya era teórica, sensible y práctica. La socialdemocracia alemana, luego de apoyar la guerra y ante el fracaso de las clases dominantes en esta empresa, dispuso de su habilidad para contener la revolución de 1918 en los marcos de una república. El siguiente paso –aprendido de las lecciones de los marxistas en junio de 1848 y julio de 1917 como indicaba Trotsky– fue incitar a los obreros y soldados berlineses a un levantamiento prematuro: las jornadas de enero de 1919. El Partido Comunista Alemán (Spartaquista), recientemente fundado por Rosa y Liebknecht, era débil. La socialdemocracia aprovechó esta debilidad y se erigió en artífice de la contrarrevolución burguesa, y el 15 de enero asesinó a través de sus esbirros a Rosa Luxemburg, Karl Liebknecht, Leo Jogiches y varios militantes comunistas.

El legado de Rosa

Mientras en Alemania su figura sigue siendo aprovechada en la actualidad por la formación socialdemócrata Die Linke, encabezada por Oskar Lafontaine, una Europa atravesada por las contradicciones y padecimientos de la crisis económica mira los escritos de Luxemburg como una posible explicación a las profundas tendencias que anidan en ella. Claro que, la crisis europea aún no tiene las dimensiones que la que anticipó y vivió Luxemburg, pero la consecuencias de las políticas imperialistas en Asia y África, a flor de piel luego del affaire Charlie Hebdo, junto con la crisis social y política, preanuncian todo menos un mundo calmo.

Si algo legó Luxemburg fue sus escritos. Utilizó la palabra escrita, una tradición del marxismo clásico de esas décadas, para propagandizar la teoría marxista y la acción revolucionaria. Cuando publicaron los artículos que luego serían reunidos en Reforma o revolución, Franz Mehring pidió entrevistarla. Le dijo que estaba “maravillado” por su estilo y le preguntó por su siguiente “obra teórica”, una Luxemburg irónica comentaba en una carta “¿Qué le vamos a hacer?, evidentemente tengo el aspecto de una persona que debe escribir una obra importante”, y Mehring no se equivocaba. Hasta ahora las obras completas de Luxemburg habían aparecido en el idioma en que fueron escritas, el alemán, publicadas en los años ‘70 por la editorial Dietz Verlang Berlín. Recién medio siglo después de esta publicación se están traduciendo textos importantes de su biografía intelectual y política a otros idiomas como el inglés, francés y español. Este hecho marca un síntoma importante de los tiempos que estamos atravesando.

La editorial inglesa Verso publicó a fines de 2014 el primer volumen de sus The complete Works of Rosa Luxemburg dedicado a los escritos económicos de la revolucionaria. Mientras tanto en Francia, la editorial Agone, junto a un colectivo de trabajo de tendencia “libertaria” Smolny, publicó en 2014 el tomo IV de las Œuvres complètes de Rosa Luxemburg. Los dos primeros tomos estuvieron dedicados a los trabajos de economía marxista de Luxemburg, mientras que los dos últimos volúmenes compilaron los textos del debate del socialismo francés y los escritos contra la guerra imperialista de 1914 a 1919. Actualmente la editorial IPS Karl Marx está preparando la salida de un volumen de las Obras Selectas de Rosa Luxemburg que reúne textos inéditos en castellano sobre la revolución de 1818-19.

Luego de un largo período de reacción ideológica parece renacer cierto interés académico y político por sus escritos. Esto es un pequeño homenaje a la importancia de su figura política e intelectual.

Se recomienda la lectura de Paul Frölich, Rosa Luxemburg, Ediciones IPS, 2014

También se puede ver la película de Margarethe von Trotta, Rosa Luxemburg (1986)

 

* Más sobre Rosa Luxemburg y la Revolución alemana:

Esa mujer…

Alemania, noviembre de 1918: república “democrática” (burguesa, capitalista) vs. república socialista (de los consejos obreros y de soldados)

La literatura y la Revolución Alemana de 1918: Alfred Döblin (I)

La literatura y la Revolución Alemana de 1918: Alfred Döblin (II)

La literatura y la Revolución Alemana de 1918: Alfred Döblin (III)

Christian Castillo / CEIP León Trotsky / IPS Karl Marx / invitan Acto del PTS 6 de diciembre, en el estadio cubierto de Argentinos Juniors (16hs, Gutenberg 350, CABA)

Imagen 1Reditan el volumen testimonial de los siete años de exilio del político ruso

Van Heijenoort retrata a un Trotsky tan militante y revolucionario como humano

 

Fabiola Palapa Quijas

Periódico La Jornada

Lunes 25 de agosto de 2014, p. a11

Con Trotsky de Prinkipo a Coyoacán: testimonios de siete años de exilio es una narración vívida, basada en los recuerdos del francés Jean van Heijenoort (1912-1986), acerca del periplo del revolucionario ruso, y de él mismo acompañándolo como su secretario, traductor y guardaespaldas.

Van Heijenoort relata el día a día de León Trotsky y sus seguidores, en las difíciles condiciones de la convulsionada década de 1930, con una Europa en crisis económica, con el fascismo, la Guerra Civil española y la contrarrevolución burocrática del estalinismo en la URSS.

Con los comentarios de José Antonio González de León, director de la casa-museo que lleva el nombre del pensador ruso; de Pablo Langer Oprinari, del Centro de Estudios, Investigaciones y Publicaciones León Trotsky (CEIP), y de Jimena Vergara, académica de la Universidad Nacional Autónoma de México, se presentó el sábado pasado una nueva edición del libro traducido al castellano por la escritora argentina Tununa Mercado, en 1979.

Coeditado por el CEIP de Argentina y el museo que lleva el nombre del revolucionario ruso, el libro retrata a un Trotsky tan militante y revolucionario como profundamente humano, aún en las duras condiciones de exilio y la persecución política que padeció.

“El libro tiene la virtud de que presenta mediante un relato agradable y accesible los años de Trotsky y su esposa Natalia Sedova en el exilio, que los llevó de Prinkipo a Coyoacán, pasando por Francia y Noruega, en una corta y poco hospitalaria estadía.

“En particular, se puede ver la actividad de Trotsky, que analiza, por una parte, con pensamiento estratégico, los principales acontecimientos mundiales de ese momento, desde el ascenso del fascismo en Alemania hasta el inicio de la Segunda Guerra Mundial, y desarrolla junto con sus colaboradores políticos el programa revolucionario para intervenir en ese momento, el cual se conoció luego como Programa de transición para reconstruir una nueva organización revolucionaria, la Cuarta Internacional”, explicó Oprinari.

Jimena Vergara y Oprinari coincidieron en señalar que se puede ver en el libro cómo surgió una joven generación militante que dejó todo para formar una nueva organización revolucionaria, cuya tarea fue luchar por la emancipación de la humanidad, y Van Heijenoort fue de los mayores exponentes de esa generación.

El libro, cuya edición estuvo a cargo de Demián Paredes, además de estar completamente documentada por Van Heijenoort, contiene información sobre los hábitos de Trotsky, sus lecturas y estudios, sus opiniones e incluso pasiones, como la caza y la pesca, además de algunas vicisitudes sentimentales.

El autor también comparte facetas poco conocidas del entorno de Trotsky, así como de importantes personalidades que lo visitaron y entablaron relaciones con él, entre ellos el escritor André Malraux, los pintores Diego Rivera y Frida Kahlo, y el poeta André Breton.

El público que llenó el auditorio de la casa que habitó Trotsky en el tradicional barrio de Coyoacán, también escuchó el texto de Esteban Volkov, nieto del revolucionario, quien no pudo asistir al acto.

El CEIP anunció que lanzará a la venta el volumen seis de las Obras escogidas del revolucionario ruso: La revolución traicionada, importante trabajo de 1936, donde analiza la degeneración burocrática del primer Estado obrero de la historia.

Así como los escritos de España y otros clásicos, como la gran Historia de la revolución Rusa y Literatura y revolución. También planea publicar Vida y muerte de León Trotsky, de Víctor Serge y Natalia Sedova.

Novedades editoriales (III)

Publicado: agosto 22, 2014 de Demian Paredes en 2014, Historia, Invitaciones, León Trotsky, Lenin, Marxismo, Rosa Luxemburg

marxistas_chicaparaweb

Marxistas en la Primera Guerra Mundial

V. I. Lenin / Léon Trotsky / Rosa Luxemburg / Karl Liebknecht / Franz Mehring

Edición especial a 100 años de la guerra imperialista

12,5 x 19

320 pp.

ISBN 9789872997564

A 100 años del comienzo de la Primera Guerra Mundial, abundan las publicaciones sobre el tema. Este volumen, sin embargo, abarca una faceta que la gran mayoría esconde. Es un documento de las luchas políticas de los principales exponentes de la izquierda marxista internacional de ese entonces: Vladimir Lenin, León Trotsky, Rosa Luxemburg, Karl Liebknecht y Franz Mehring. La mayoría de los textos que aquí presentamos aparecen en castellano por primera vez; el resto han sido poco difundidos con anterioridad.
En las peores condiciones, sus autores intervinieron activamente en los debates que abrió la guerra en las organizaciones obreras, planteando una política que permitiera ponerle fin rápidamente y utilizar la crisis económica y política creada por ella para despertar a las masas. El objetivo era acelerar la caída de la dominación de la clase capitalista para así poner en práctica el poder de los trabajadores, que, como dijo Rosa Luxemburg, “si se lo mide por su verdadera estatura, está llamado por la historia a derribar el roble milenario de la injusticia social y a mover montañas”.

* Más sobre esta publicación, acá.

Novedades editoriales (II)

Publicado: agosto 16, 2014 de Demian Paredes en 2014, Actualidad, Invitaciones, Marxismo, Trotskismo

10426117_10152572777281418_9121739042494180812_nEl manifiesto comunista

Karl Marx y Friedrich Engels

Colección Clásicos y contemporáneos

Bolsillo IPS

11 x 17,5

ISNB:  978-987-29975-4-0

 

“Este folleto, más genial que cualquier otro en la literatura mundial, nos sorprende aún hoy por su frescura. Sus partes más importantes parecen haber sido escritas ayer”. León Trotsky

“Esta obra expone con una claridad y un vigor destacables la nueva concepción del mundo, el materialismo consecuente extendido a la vida social, la dialéctica, la ciencia más vasta y más profunda de la evolución, la teoría de la lucha de clases y el rol revolucionario asignado en la historia mundial al proletariado, creador de una sociedad nueva, una sociedad comunista”. V. I. Lenin

Uno de los textos fundamentales del marxismo y la historia contemporánea, mil veces traducido y leído en el mundo entero; mil veces elogiado, discutido y atacado: un fantasma que aún asedia nuestros tiempos. Incluye “A noventa años del Manifiesto Comunista” escrito en 1937 por León Trotsky.