Archivos de la categoría ‘Centroizquierda’

fiscale-marcha-18f

1.

La marcha de los fiscales –aunque la lluvia jugó en contra de una mayor participación; y a favor de darle alguna clase de “imagen” mística– no concitó ni cantidad (entre 70 mil y 90 mil personas en la Capital Federal) ni calidad (notoria y significativa ausencia de algún sector de la juventud) en su asistencia. Como planteamos en un post anterior (previo a la marcha), a diferencia del conflicto con la burguesía rural de 2008, el kirchnerismo en este caso no tocó ningún bienhabido “derecho económico” de los sectores capitalistas –“la multitud” de Infobae–, y sí cometió toda clase de torpezas que fueron aprovechadas por la corporación opositora mediática para agitar “la necesidad” de marchar. Pasado el chubasco –tras el griterío histérico del oficialismo y de Carta Abierta, promotores de la teoría del “golpe blando” o “suave”– el kirchnerismo busca ahora redoblar la apuesta y prepara una marcha en apoyo a CFK para el primero de marzo. Se mantiene así la estrategia de polarizar (de posar) para las tribunas…

2.

Desde el punto de vista estructural, la gran crisis de 2001 que sufrió la burguesía, el hundimiento de la UCR, fue el pivote sobre el que se asentó “la anomalía” kirchnerista; esto es, la absorción –en clave restauradora– de las demandas simbólicas que se expresaban ya desde las luchas de los ’90 (DDHH, por ejemplo) vía la proyección estatal, junto a la cooptación de organizaciones y referentes de luchas sociales –además de la burocracia sindical–, ocupando el centro de la escena política. Esta situación de conjunto se mantuvo no sin contradicciones (mostrando la hilacha numerosas veces, en represiones a conflictos obreros y populares, de Kraft a los Qom, pasando por las tomas de tierra del Indoamericano, donde reprimieron conjuntamente la Metropolitana y la Federal, además de la desaparición de Julio López y Luciano Arruga, por mencionar los casos más emblemáticos en el terreno de los derechos humanos…);  y hoy, se puede decir, asistimos a un proceso orientado hacia el centro(derecha) de todas las fuerzas políticas: desde el “peronista progre”(?) Pino Solanas, que está –tras el malogrado acuerdo FAUNEN– tejiendo alianzas con Massa, pasando por Libres del Sur, que juega a dos y tres bandas en diversas provincias (con el Pro, el PJ en Salta, etc., como bien le señaló el Chipi Castillo in your face a Victoria Donda), los radicales (que van con todos –alquiler para toda ocasión–) y el mismo FpV, que no tiene otro candidato con chances más que Scioli (un “político” proveniente de la más pura “cultura” menemista).

En síntesis, se mantiene la crisis del régimen bipartidista que gobernó por 50 años, y al que le implosionó su pata radical en 2001. De ahí la fluidez constante de alianzas y rupturas entre todas las fuerzas patronales, desde el radicalismo, el peronismo y hasta el mismo proyecto kirchnerista, que luego de la “transversalidad” y “concertación plural” terminó adoptando como hijos pródigos a gente como… Scioli y Milani.

3.

Junto a esto, lo que prima en lo inmediato es una “guerra de corporaciones”, cruzadas en su interior por la polarización política en curso: un sector de la corpo judicial contra el gobierno; un sector de la corpo de espías (los desplazados Stiuso y Cía.) contra el gobierno; ¡la corpo sindical! los sindicatos del transporte contra el gobierno (las reglamentaciones contra la OIT sobre el derecho a huelga en dicho rubro, los acuerdos con China), que harán un paro el 31 de marzo; y hasta las alicaídas patronales rurales, que, dicen, harían nuevas luchas… Una “guerra” donde, como han dicho algunos análisis en blogs K, habría un 20% de oficialistas, un 20% de opositores acérrimos (los que marcharon), “minorías intensas”… y un 60% que estaría, pasivo, “a la escucha de propuestas”.

4.

Desde esta perspectiva, la crisis superestructural ha dejado, en la coyuntura –tal como lo ha visto bien un blog peronista oficialista, pero no K–, un profundo desprestigio de las instituciones: desde la presidenta, pasando por el Poder Judicial (los fiscales, que además contaron con el moyanista Piumato en cuanto a la organización del #18F), hasta los espías (sea bajo el nombre de la SI, sea ahora como AFI). (Dice el blog de Abel, recién mencionado: “el principal efecto del “caso Nisman” es un profundo cuestionamiento de la mayor parte de la población al gobierno, a la Justicia, a toda la dirigencia argentina por no ser capaces de darle una explicación convicente de qué pasó con esa muerte.”)

¿Cuánto perdió el kirchnerismo en esta crisis? No lo sabemos con exactitud… Al menos, pareciera que no perdió significativamente por derecha, aunque haya reforzado el rechazo de los sectores de clase media alta y clase alta (burgueses), que marcharon el pasado miércoles (con una alta cantidad de “presidenciables”… mimetizados –miserablemente– como “un ciudadano más”). ¿Resignificó Carta Abierta, con las declaraciones, críticas y cartas alguna clase de “épica K”? Probablemente no. ¿Y la burocracia sindical de Caló y Yasky? ¿Cuántas asambleas hubo, cuántos trabajadores se pronunciaron en defensa del gobierno de CFK? No se sabe (sí de gremios que se diferenciaron y no apoyaron ni el #18F ni al kirchnerismo). Por todo ello, la izquierda tiene una oportunidad, enorme, de surgir en este momento, en esta guerra de desgaste y polarización desatada entre gobierno y opositores (derechistas), como una clara voz, independiente de los dos bandos en pugna, de los trabajadores, la juventud y sus luchas.

A esta tarea estamos abocados.

1695-house-of-cardsEl folletín del siglo XIX (la antigua “novela por entregas” de Dumas, Dickens, Balzac y tantos otros) fue remozado con los adelantos tecnológicos: el siglo XX, con el avance de lo audiovisual, nos dio las novelas por televisión. Y ahora éstas, en su “versión 2.0” –además de los televisores, se las puede ver también en pantallas de computadora y teléfonos móviles, desde plataformas digitales–, vienen dando, los últimos lustros, una amplia variedad de temas y personajes (médicos y enfermeras, náufragos y policías, niños y adolescentes, vampiros, profesores de química y asesinos). Y de ese maremágnum surge House of cards, una historia acerca del poder y la política en Estados Unidos, que tiene atrapado “a todo el mundo”: desde Obama –quien pidió “no spoilers en Twitter– “para abajo”, sus dos temporadas fueron (y son) vistas por millones de espectadores.

Aunque no es la primera vez que se trata el tema de los políticos, sus asesores y el presidente del país más poderoso del mundo –se han hecho muchas películas y series como The West Wing, comenzada en los ‘90, y las más nuevas Scandal y Homeland–, House of cards, basada en un libro y una mini-serie británica, destila bien la esencia de la política (capitalista): un toma y daca constante; la imbricación entre el poder económico (Raymond Tusk) y el estatal; la utilización de la prensa y el periodismo (Zoe Barnes) como parte de las maniobras para defenestrar a un adversario y/o “posicionarse” ante la llamada opinión pública… mintiendo descaradamente; el empleo de planes de ONG’s para disfrazar otras negociaciones; la compra de voluntades en pos de la “fidelidad” a un político o empresario (el lobbysta Remy Danton); la presión, el chantaje e incluso el asesinato. La serie, atrapante y muy bien compuesta es protagonizada por Kevin Spacey, y su personaje, Frank Underwood, es jefe de la bancada del Congreso de los Estados Unidos que ambiciona llegar a la Casa Blanca, para ocupar el despacho presidencial. Y no se detendrá ante nada ni nadie…

La serie abrió debates en el periodismo y la cultura: ¿es así o no la realidad del “poder político”? ¿Realmente todo es corrupción y engaño contra las masas de “electores”, en pos del enriquecimiento individual? No otra cosa estamos viendo (en la realidad, en las calles) con la reacción de la juventud de Occupy Wall Street, movilizada contra “el 1%” más rico, y con las voces alarmadas de un Stiglitz, un Krugman o un Thomas Piketty, preocupados ante la brutal concentración de la riqueza y la pobreza creciente (y potencialmente explosiva) en los Estados Unidos. Ya incluso Friedrich Engels había señalado, a fines del siglo XIX, cómo Norteamérica caía “más y más hondo en el pantano de la corrupción”: “encontramos aquí dos grandes grupos de especuladores políticos que, de manera alternada, toman posesión del poder estatal y lo explota a través de los medios más corruptos y en pro de los fines más corruptos; y la nación se ve impotente frente a estos dos grandes consorcios de políticos, que ostensiblemente son sus servidores pero que, en realidad, la dominan y la despojan”. El compañero de Karl Marx denunciaba (y anticipaba) así cómo la autotitulada “democracia más antigua del mundo” terminaría siendo una corporación única de empresarios-políticos (y viceversa), disimulada bajo el manto del bipartidismo.

En nuestro país también se ha opinado sobre la serie, y han hablado los políticos: desde Ricardo Gil Lavedra, de la UCR, quien admitió en un diario: “lamentablemente, realidad y ficción no parecen estar demasiado lejos”, hasta Aníbal Fernández, del PJ, confeso espectador. E incluso el periodista Juan Cruz Sanz habló de Sergio Massa (FR) “copiando la modalidad” de la política de Néstor Kirchner: hacer algunas obras públicas visibles y ponerles plata a los intendentes. Dice Cruz Sanz que todo ocurre “Como la serie House of Cards, el personaje de Frank Underwood hace siempre que le deban favores. Y así va llegando al lugar que llega”.

Argentina, aunque no tan rica y poderosa como el imperialismo yanqui, tiene entonces también su casta de políticos que responden a los poderes económicos establecidos, dejando de lado los reclamos populares: el PRO (que une a macristas con radicales y peronistas), el FA-UNEN (donde conviven centroderechistas y centroizquierdistas), el FR y el FpV así lo demuestran: son todas coaliciones políticas de “saltimbanquis”, “en competencia”, sin la menor coherencia política, programática e ideológica: “alianzas” donde pueden convivir –como ocurre en el kirchnerismo– Hebe de Bonafini y Scioli, Horacio González de Carta Abierta con Milani, y Sabbatella con el sheriff Granados.

Leemos al compañero Octavio Crivaro hoy en Infobae:

El candidato a diputado nacional Hermes Binner dice que merecemos tener un “país normal”. Pero Santa Fe, gobernada por su Frente Progresistaes la provincia de la desigualdad. Un puñado de sojeros y empresarios usa autos de alta gama, vive en barrios privados y en las lujosas torres elogiadas por Cristina en el acto por el Día de la Bandera. Pero la mayoría trabajadora vive en barrios que se inundan, sin gas, sin cloacas ni servicios elementales. Los barrios populares sufren la impunidad de las bandas de narcotraficantes que, amparados por la policía, jueces y funcionarios, asesinan a cientos de jóvenes.

En Santa Fe los hospitales públicos están colapsados y son pocos. Los médicos y enfermeras trabajan largas jornadas, precarizados y a veces sin recibir salarios. Los colegios se caen a pedazos. Los docentes llegan “rotos” a la edad jubilatoria y encima son atacados por BonfattiBinner y Cristina cuando salen a reclamar. Muchos chicos dejan la escuela porque deben trabajar para sostener a sus familias. Cada día, ocho menores de quince años se convierten en madres, pero en Santa Fe no hay educación sexual ni guarderías para que puedan seguir estudiando.

En la Santa Fe “normal” de Binner, unos pocos pulpos imperialistas, grandes terratenientes y cerealeras son dueñas del río Paranálos puertos y las tierras.Una enorme riqueza se queda en manos de multinacionales extranjeras como Cargill y Monsanto, que extienden la producción de soja, contaminan el medio ambiente y fumigan con agrotóxicosBinner es uno de los candidatos de estos empresarios. El otro es Obeid, cabeza de lista del Frente para la Victoria: un ex menemista que privatizó el Banco de Santa Fe y apoyó a la Sociedad Rural.

Los Gobiernos de Binner y Bonfatti, y los de Reutemann y Obeid, construyeron esta Santa Fe para los ricos. El PRO de Del Sel es un partido de la derecha y de los empresarios que reprimen al pueblo, como Macri en Capital. Esos políticos viven como millonarios. No saben lo que significa vivir en casas precarias, usar el transporte público o esperar horas para recibir atención médica porque cobran salarios de decenas de miles de pesos y encima se enriquecen con la corrupción. Por eso, en el Frente de Izquierda venimos sosteniendo nuestra propuesta de que todos los funcionarios ganen lo mismo que una maestra o un trabajador. Este es el proyecto de ley que presentó Raúl Godoy, obrero de la fábrica recuperada (Zanon) y diputado del Frente de Izquierda en Neuquén.

La nota completa acá.

boleta-Juntos-Unen_600_0

Me enteré ayer por una nota de Clarín: “Juntos” el aglutinamiento de gente (que se ve que no es) tan distinta e incompatible como Victoria Donda (“admiradora” del Che, se pretende…), Prat Gay (otrora empleado de la Banca Morgan) y Ricardo Gil Lavedra (en fin: un radical), que compite en las PASO dentro del “Unen” (donde también está el Frente Amplio binnerista y la Coalición Cívica carriotista), tiene canción de campaña: un jingle compuesto, interpretado y “cantado” por Patricio Marchetti, ex revista Barcelona y actual pareja de Donda.

El tema es horroroso (ahí en el primer link pueden escuchar el tema entero); y, más allá de gustos estéticos, el contenido del mensaje de campaña (como el de la vieja Alianza UCR-Frepaso) también lo es:

Juntos con Victoria… juntos con Alfonso… juntos con Ricardo… juntos ya sabes. Juntos trabajamos… juntos no choreamos… juntos gobernamos como vos querés…

Incluso en un momento la letra dice “juntos nos mentimos” (!?).

En fin: pese a la aclaración de Marchetti de que el grupo Falopa “no tiene nada que ver” en esto (dice el ¿artista? que hizo esto “por amor a Viki Donda, la futura presidenta de la Argentina. Y también para juntar unos mangos para grabar el disco del Conjunto Falopa”), lo cierto es que la canción, y especialmente el contenido que se ofrece, es –justamente– 100% falopa. Y acá usamos falopa no en su sentido “académico” de droga o estupefaciente; sino falopa en el “viejo” sentido popular de… trucho.

¿Qué significan las “estatizaciones” del gobierno en el sistema ferroviario?


Florencio Randazzo, anunció el martes pasado la estatización del Tren de la Costa y del tren de cargas a cargo de la empresa brasileña ALL. Para analizar estas medidas visitó Pateando el Tablero Flavio Bustillo, referente del la agrupación clasista Bordó del Roca/Lista Naranja Nacional que desenmascara la mentira del gobierno. Asimismo pudimos contar con los testimonios de María Luján Rey, madre de Lucas Menghini Rey, fallecido en la masacre de Once. Por otra parte también nos dio su opinión Juan Carlos Cena, ex ferroviario, investigador y especialista en transporte ferroviario. También entrevistamos a Emiliano “Oso” Bengoechea miembro de la Agrupación Obreros del Riel de la Lista Naranja, quien nos comentaba la situación en el Sarmiento.

Primer Bloque
Descargar fichero de audio (08-06-13-Que-significan-las-estatizaciones-del-gobierno-Primer-Bloque.mp3)

Bajar Audio primer bloque: 08-06-13 Que significan las estatizaciones del gobierno Primer Bloque

Segundo Bloque
Descargar fichero de audio (08-06-13-Que-significan-las-estatizaciones-del-gobierno-Segundo-Bloque.mp3)

Bajar Audio segundo bloque: 08-06-13 Que significan las estatizaciones del gobierno Segundo Bloque

Tercer Bloque
Descargar fichero de audio (08-06-13-Que-significan-las-estatizaciones-del-gobierno-Tercer-Bloque.mp3)

La lucha de los pueblos originarios


Luego de la cumbre nacional de pueblos originarios realizada en Formosa en la que reunió delegaciones de 15 naciones indígenas y que fue acompañada por distintas organizaciones sociales, políticas y de DDHH y luego de la vigilia que se realizó esta semana en Plaza de Mayo conversaron con Pateando el Tablero, Nora Cortiñas Madre de Plaza de Mayo – Línea Fundadora y Jorge “Turco” Sobrado quienes acompañaron esta lucha y nos dejaron sus impresiones.

Descargar fichero de audio (08-06-13-Lucha-de-los-pueblos-originarios.mp3)

08-06-13 Lucha de los pueblos originarios

Cambalache y reciclaje de la “centroizquierda” porteña


Luego de los anuncios de las alianzas autodenominadas centroizquierdistas, Pateando el Tablero entrevistó a Federico Puy, dirigente del PTS CABA que nos plantea su análisis desde la izquierda.

Descargar fichero de audio (08-06-13-Cambalache-y-reciclaje-en-la-centroizquierda-portena.mp3)

Bajar Audio: 08-06-13 Cambalache y reciclaje en la centroizquierda portena

El día del periodista y la lucha de sus trabajadores


Carlos “Titín” Moreira nos da una pequeña semblanza de periodistas con John Reed y Rodolfo Walsh. Por otra parte reflejamos en Pateando el Tablero la lucha de los trabajadores de prensa que desde nuestro programa apoyamos su lucha y por el triunfo de sus reclamos. Nos hicimos presentes en la movilizacion junto al compañero Christian Castillo del PTS y unos de los principales referentes del Frente de Izquierda, los compañeros de TV PTS y Enfoque Rojo. Estuvimos conversando con el perdiodista Alejandro Wall, delegado del diario Tiempo Argentino, que nos dio detalles de la lucha que vienen llevando adelante

Descargar fichero de audio (08-06-13-la-lucha-de-los-trabajadores-de-prensa.mp3)

Bajar Audio: 08-06-13 la lucha de los trabajadores de prensa

Programa completo 08-06-13


Escuchá y difundí el programa completo de Pateando el Tablero del 08-06-13. Envianos tus cometarios, opiniones, propuestas.

Programa completo Parte 1

Descargar fichero de audio (08-06-13-Progrma-Completo-Primera-parte.mp3)

Bajar Audio: 08-06-13 Progrma Completo Primera parte

Programa completo Parte 2

Descargar fichero de audio (08-06-13-Progrma-Completo-Segunda-parte-parte.mp3)

Bajar Audio: 08-06-13 Progrma Completo Segunda parte parte

Además del interesante post del compañero Eduardo Castilla, afincado en la Docta, sobre el 8N y sus secuelas (y acá pueden leer el post de Fernando Rosso; en este caso, como el mío, made in CABA), hay otro, escrito por los compañeros del blog “Tucumán Arde”, donde se hace una serie de críticas a la izquierda (y centroizquierda) en la provincia: a IS, al PO y al MST, y se plantea cuál es nuestra política, la del PTS.

Va abajo un fragmento:

Si bien no se han movilizado con sus banderas, tanto el MST como IS, llamaron a participar de las movilizaciones del 8N. En el caso del MST es sabido que desde su fracaso en IU con el PC (kirchnerista), se han dedicado a buscar algun espacio reformista con proyección electoral y desde hace algunos años se han disuelto en el Proyecto Sur de Pino Solanas. En el caso de IS, su llamado a participar al 8N va acompañado de una invocación a que estas movilizaciones incorporen consignas pro-obreras. A quién va dirigido ese “reclamo”? a la oposición patronal? a la masa polimorfa de clase media?. Para un partido que se dice trotskista, vale la pena recordar que la clase media es incapaz de levantar un programa independiente de la burguesía. Cuando se agudiza la lucha entre la clase obrera y los capitalistas, las clases medias tienden a dividirse en apoyo de uno u otro sector. Es posible pensar que la clase obrera tendra como aliados a los desocupados, a las familias “sin techo” y familias de las barriadas obreras, a algun un sector de las clases medias arruinadas, y a un sector del movimiento estudiantil…y es muy probable que cuando eso suceda las clases medias que ayer se movilizaron desde Sydney y Nueva York, pasando por barrio norte y caballito, o Yerba Buena, estarán del otro lado de las trincheras.
En todo caso, sera la clase obrera organizada de manera independiente quien logre acaudillar a los sectores populares más castigados para dar una salida propia. Lamentablemente el derrotero de una parte de la izquierda argentina los llevo a perder la capacidad de distinguir fenómenos políticos de acuerdo a un criterio de clase y ven las manifestaciones masivas como “objetivamente” progresivas. Esta “concepción  estratégica” no esta excenta de un oportunismo sin limites en su búsqueda de convertirse en una izquierda aceptable para las calses medias, y que los ha llevado a confluir en las moivilizaciones con las patronales del campo y recientemente apoyar las huelgas policiales.
En Tucumán hemos visto al MST y al PCR confluir con las patronales sojeras, y movilizarse junto a la Federación Agraria en el acto de la CGT y CTA disidentes bajo un programa que incluia puntos como “precios sosten para el argo”. En aquella oportunidad el dirigente de la CCC Vicente Ruiz hablaba en nombre del “compañero” Jesús Pellasio (UATRE), complice de la precarización extrema de los trabajadores rurales.
El MST es parte de la coducción del SITAS (Sindicato de Trabajadores Autoconvocados de la Salud) y desde allí no han vacilado en apoyar todos los motines policiales por reclamos salariales, compartiendo escenario con policías “autoconvocados”, y llamando a los trabajadores a estrechar lazos con la policía que “también son trabajadores”, y que es la misma que militariza los hospitales cuando los trabajadores de la salud salen a luchar. Lamentablemente el PO, también sensible a la opinión pública de clase media, ha hecho suyo el reclamo contra la “inseguridad ciudadana” y se unieron al apoyo a la sindicalización de la policía. Y a pesar de procalmar en su último Congreso y a los cuatro vientos a través de su prensa que la tarea era desarrollar el Frente de Izquierda y de los Trabajadores, el cálculo electoral se impuso sobre los principios y  sobre su propio Congreso porque en los hechos lo han liquidado en pos de frentes electorales con el PCR en la universidad, cuando esta corriente ni siquiera marchó por Mariano Ferryra.
Desde el PTS ponemos todos nuestros esfuerzos en poner en pie una verdadera alternativa de independencia de clase y la alianza con el movimiento estudiantil. Por eso en Filo – UNT impulsamos la conformación de un comité obrero estudiantil en el que participaron trabajadores del citrus y jovenes de los asentamientos, y familiares de Ismael Lucena, víctima del gatillo fácil. Y por eso ante la amenaza de desalojo del asentamiento de Alderetes pasamos por los cursos y cortamos la avenida para romper con la rutina académica y mostrar que hay un sector del movimiento estudiantil, por ahora pequeño, dispuesto a luchar junto al pueblo trabajador.
Por eso también impulsamos la corriente político sindical junto a trabajadores de la salud, alimentación, uatre, y smata, y los compañeros Carlos Melián (comisión interna Litoral Citrus) y Verónica Jeréz (delegada centro de salud) desde donde peleamos por construir fracciones clasistas en el movimiento obrero tucumano, construyendo agrupacoines que no solo se plantean la tarea de recuperar los sindicatos de manos de la burocracia sino también que la clase obrerse eleve por encima de toda aspiración corporativa y estreche lazos de solidaridad con el pueblo pobre y defienda su independencia de clase luchando por un partido de trabajadores sin patrones.

El post completo acá.

* Hoy el post lo hace el compañero Octavio Crivaro.

Julio Antonio Mella sobre “los problemas populares”: “la única forma resolverlos de veras es mediante la conquista de nuestras riquezas, independencia y soberanía, que hoy detentan los banqueros de Wall Street y los políticos de Washington. El pueblo cubano nunca ha sido libre. Ayer fuimos colonia del imperio español. Ahora somos semicolonia del imperialismo yanqui”.

 

La medida de expropiar acciones para que el estado pase a controlar “la mitad más uno” de YPF fue presentada como una gran gesta por periodistas y blogueros. A priori, las reacciones del saqueador y liquidador de reservas energéticas, Brufau de Repsol, así como del derechista gobierno del Partido Popular de Rajoy, avalarían esta versión. En honor a la verdad Repsol hizo tal pingüe negocio, que reacciona como lo haría cualquiera que fuese dueño de la “gallina de los huevos de oro”, y alguien quisiera arrebatarle una pata-muslo de la misma: se quejaría, amenazaría, patalearía. Eso hizo Brufau, y con el tórrido contorno de la crisis europea, que tiene a la clase trabajadora española como una de sus víctimas, y a los “amigos” del PP, a especuladores como Repsol como sus responsables, todo cobra un halo más dramático.

Ya no quedaban dudas del carácter incondicionalmente burgués del PSOE encabezado por Rubalcaba, pero por las dudas el “PSOE y sus traidores”, como dice la canción de La Polla Records, los amigachos de Binner y Bonfatti, trotaron a rendir pleitesía a los lúmpenes de Repsol. Binner, fiel a la tradición de socialismo oligárquico y pro imperista fundada por Juan B. Justo, y de acuerdo con su rol de sparring de Clarín, atacó la medida antes que se haga carne y retrocedió en chancletas para terminar festejando. La pelea entre el kirchnerismo y la oposición no es por quién es más duro con el imperialismo, sino por ver quién es funcional.

Lo de Macri, en ese sentido, no merece más que una referencia: fue un acto enteramente estético de mostrarse más potable, una versión más pro imperialista y más pro empresarial que la que ya sojuzga a los trabajadores con el kirchnerismo, sazonado en el caso macrista con un cómico discurso sobre “la felicidad de los argentinos”, pronunciado por alguien que no conoce qué es la felicidad y sabe menos quienes son esos que se llaman argentinos.

No queremos detenernos acá, sin embargo. Los límites de la medida, la han tomado compañeros en posts acá, acá y acá, y también Christian Castillo acá, donde evidencia que Repsol giró U$S 14 mil millones mientras vació y desinvirtió la empresa. Particularmente nos resultó fundamentado y contundente el post de Esteban de Punto de Desequilibrio ya que explica lo que es quizá el quid de la cuestión: no solamente denuncia el límite de no expropiar sin pago el conjunto del paquete accionario para que lo administren los trabajadores, sino que explica que sin nacionalizar el conjunto del circuito hidrocarburífero argentino, empresas yanquis incluidas, ni el problema del déficit energético ni ningún otro puede ser superado, y hace dependiente a YPF de empresas como Exxon o capitales chinos.

¿Es una “estafa” o un paso adelante?

Contrariamente a la declaración del EDI firmada por uno de los dirigentes de La Mella, Martín Ogando, que sostiene (antes del anuncio) que “hay que prestar mucha atención a la eventualidad de otra estafa, a través de alguna recompra de la compañía con fondos públicos, que terminaría siendo funcional a otros negocios privados”, La Juventud Rebelde (Mella, en La COMPA) se apresuró a considerar “un paso adelante” la medida. Todo lo contrario a “una estafa”.

Al escuchar la elocuente denuncia del propio Axel Kiciloff en el Congreso, hecha irónicamente en nombre del gobierno que avaló el vaciamiento y que lo consagró con la “nacionalización” trucha de los Eskenazy, lejos de verse como un castigo la expropiación de acciones, parece un premio que se les sostenga un cuarto del paquete accionario a especuladores como Repsol. La expropiaciòn del 51%, frente a un déficit energético que aumenta año a año, fue la vía que tuvo el kirchnerismo de hacer un hecho político, aumentar la participación estatal, pero evitando la obvia, la necesaria estatización genuina de YPF, al 100%, incondicional y sin paga.

Los compañeros afirman que en “la perspectiva de recuperar la soberanía nacional sobre los recursos y el autoabastecimiento energético”, esto es un avance y que, “cuanto mejor, mejor”. Caen, sin embargo, en un análisis “cuantitativo” de la medida, una definición formal: “51% es 51% mejor que 0% de participación, entonces como antes estábamos peor, apoyamos esta medida del gobierno”.

Así, omiten mencionar 1) que el gobierno se niega a estatizar el 100% de la empresa y que el 51% es un techo, por lo que “la soberanìa energética está vedada”; 2) que menos que menos se propone estatizar el 100% del petróleo y el gas, e incluso no es descartable que entren nuevos inversores, porque no es una “nacionalizaciòn” como la propia Cristina enfatizó; 3) que se pagará a los parásitos de REPSOL con plata de la ANSES, es decir de jubilados y Asignaciones Familiares; y 4) que fundamentalmente, mientras el conjunto de la producción y estracción esté en manos privadas e imperialistas, la “soberanía” está imposibilitada. ¿Cuál es entonces el paso adelante?

Nuestra crítica no es “dogmática” o porque no se ajuste la medida K a los textos canónicos del trotskismo. De hecho, es sabido que Trotsky apoyó, defendiendo la independencia política, la nacionalización que hizo Lázaro Cárdenas de los hidrocarburos mexicanos en 1938, medida estructural que mereció un profundo rechazo del imperialismo inglés y de conjunto. Nuestra política no es la de Trotsky, fundamentalmente porque la estatización con paga del 51% de Cristina, ni llega a compararse con la política del nacionalismo burgués cardenista. Los compañeros de La Mella embellecen una política que se planteará como un giro a izquierda de un gobierno que viene en un pronunciado viraje a derecha, pero que de nacionalista no tiene ni la etiqueta.

Los fundamentos con los que apoyan esta medida porque creen que “arrima el bochín” al objetivo final, la soberanía energética, sin considerar la propia naturaleza de la medida que es antiestatizadora, responde a una lógica: la Mella, y la COMPA en general, oscilan en tener políticas de una corriente independiente pero “de izquierda, a surfear en las olas que el kirchnerismo genera las (cada vez menos veces) que la crisis de iniciativa, empantanamiento o derechización, lo obiga a tener iniciativas a la izquierda de su rumbo general. En esta ocasión, tratan de recuperar inciativa luego de la masacre de Once, de las concecuencias del espionaje develado en el Proyecto X, o la crisis abierta por la podrida interna empresarial que involucra a las gráficas Ciccone y Boldt, y a Boudou y Clarín. Cuando eso sucede, la llamada izquierda independiente, más allá, de sus intenciones, queda objetivamente ubicada como paladín de un “kirchnerismo consecuente y hasta el final”, lo que no tiene que ver con una postura independiente, ni menos con una ubicación de izquierda.

Es lo que vemos en la ubicación de estas corrientes frente a los juicios a genocidas, donde desde el PTS participamos con fuerza y dedicación en cada uno donde pudimos. Su reconocimiento a supuestos méritos del kirchnerismo contrasta con la falta de una denuncia clave, la de que el kirchnerismo planificó una agenda de juicios a cuentagotas, con el boicot estatal a aportar información y archivos que aceleren, y con el explícito objetivo de reconstruir fuerzas de seguridad y un estado en crisis desde el 2001. Lo que nosotros llamamos gobierno de desvío y “restauración”, a veces los compañeros parecen verlo como un gobierno en disputa, aun indefinido.

En su declaración hacia el 24 de marzo la Juventud Rebelde lo expresó con maestría: si Cristina se propone encarar una agenda “transformadora” estaremos para apoyar ese rumbo. Los compañeros defienden esta política explicando que es un diálogo retórico con el kirchnerismo y los compañeros que lo apoyan, pero esta posición demuestra permanentes concesiones inexplicables al kirchnerismo, cuya “agenda de izquierda”, es algo más que limitada: es una fase en su lógica bonapartista, que anuncia y se complementa con giros a derecha, procesamientos, ataques a trabajadores. No por nada atacó a los choferes de la 60 en el mismísimo momento en que anunciaba su “gesta petrolera”. Pero acá se ve que, a pesar de la esperanza de la Juventud Rebelde, Cristina ni siquiera se propone liquidar una medida que Menem hizo y que ningún otro país se animó a tanto en los 90s: privatizar los hidrocarburos, lo que barre cualquier tipo de soberanía nacional. Una nación sin control de su combustible “no funciona”. Y con el control del 51% del 30% del mercado (porción que controla REPSOL), tampoco compañeros

Lejos de toda chicana o burla propia de medios estudiantiles, vemos en la lógica con la que miden al kirchnerismo la explicación de que reconocidos dirigentes de estas corrientes se pasen a militar al gobierno. Cuando militan, junto a nosotros, por causas progresivas y antigubernamentales, los compañeros sostienen posiciones de izquierda e independientes (en el buen sentido); cuando palpitan con los manotazos a izquierda del gobierno, pareciera que solo los separa del atril gubernamental un paso, un 49% de YPF, algunos juicios más, un poco más de AUH, apenas un paso. Pero no un rechazo celoso y anticapitalista de un gobierno antiobrero y antiizquierda desde la A (nació de las entrañas del menemismo y el duhaldismo) hasta la Z (es represor de jóvenes, militantes, sin techo y sin tierra, y defensor de intereses empresarios).

La izquierda que lucha, históricamente, por una YPF 100% estatal, sin pagar a los “expropiadores” privatizadores, y bajo control estatal, no debería apoyar la medida kirchnerista, que se opone a esta demanda y no debería ceder a cantos de sirena gubernamentales, pocos y desafinados.

Como dijo ya mi compañero “El diablo”, estamos dispuestos a cruzar la cordillera para luchar junto a los trabajadores y jóvenes en Chile. Hoy nos encontramos con la triste –e indignante- noticia de que un joven de tan sólo 14 años recibió un balazo en el pecho.

Tres meses de lucha estudiantil, y un paro de 48 horas, reclaman mejores condiciones de vida. Y el gobierno del derechista Piñera responde con palos, gases y balas. El saldo: cientos de heridos (uno de ellos de gravedad, de 18 años, con un balazo en la cara), miles de detenidos y, ahora, un joven luchador asesinado…

¿Alguien puede creer lo que dice Carabineros, que no son los responsables del asesinato? Hay testigos que vieron los disparos hechos “desde un furgón policial”…

Y vale aclarar que esta represión del gobierno de Piñera, que busca mantener la (insoportable) desigualdad social del país no es patrimonio de la derecha hoy en el gobierno. Eso lo dejó en claro un manifestante, que ayer, ante dirigentes del Partido Socialista presentes en la concentración, les gritó: “Veinte años estuvieron en el Gobierno y ahora se les hincha el pecho y el corazón. Se vienen a reír del pueblo y no tienen una gota de socialistas”.

Acá en Argentina, la Juventud del PTS –junto a otras organizaciones juveniles y estudiantiles- movilizó ayer en apoyo a la lucha del país trasandino, desde el Obelisco al Consulado de Chile; así como también viajó Jesica Calcagno, dirigente de la Juventud del PTS, junto a otros compañeros de Latinoamérica y Europa a Chile. Es una tarea de primer orden organizar a la juventud al calor de estas grandes luchas internacionales, y hacerlo de manera activa y combativa, contra los planes de los gobiernos capitalistas; al igual que es necesario organizarse y movilizar en apoyo a cada conflicto obrero que surja en nuestro país. Allí están las fuerzas sociales para hacer efectiva la solidaridad y fortalecer al mismo tiempo todas las luchas.

¡Viva la lucha de los trabajadores y estudiantes de Chile!

¡Cárcel a los carabineros asesinos de Manuel Gutiérrez Reinoso! El gobierno es responsable: ¡que renuncie Piñera!

¡Por la autoorganización obrera, juvenil y popular para lograr todas las urgentes demandas que se reclaman!

* * *

Visitá la nueva página de la lucha en Chile

Entrá en www.vivalaluchaenchile.org

Desde hace más de 3 meses marchas masivas, ocupaciones y barricadas toman las calles, universidades y liceos de Chile. Con el 80% de apoyo entre la población, los estudiantes chilenos salen a las calles para acabar con el modelo elitista de educación instaurado por la dictadura de Pinochet y mantenido por los sucesivos gobiernos de la Concertación y la derecha. La consigna “Educación gratuita y de calidad” encendió la llama de un reclamo mucho más profundo que cuestiona el legado de Pinochet, aún vivo en el régimen chileno, y que ya le costó gran parte de la popularidad al gobierno de Piñera que hoy cuenta con solo el 37% de aprobación. El paro convocado por la CUT el 24 y 25 de agosto mostró, a pesar del rol de las direcciones, que se mantiene un importante nivel de movilización en las calles de trabajadores y estudiantes.

En este blog estaremos reflejando diariamente la lucha de los estudiantes y trabajadores de Chile a través de reportajes, videos e informes desde las universidades y liceos, como así también las acciones de solidaridad que se desarrollan en otros países.

Invitamos a seguir y difundir la página del Partido de Trabajadores Revolucionarios de Chile, miembro de la Fracción Trotskista-Cuarta Internacional, http://www.ptr.cl, donde pueden leerse sus publicaciones y pronunciamientos.

Tal como acostumbra, Beatriz Sarlo, en trance de comentarista política, ha escrito en La Nación un balance de las elecciones en Santa Fe. Allí dice que “Binner tiene un temperamento moderado y paciente”; que es “un administrador respetable y […] un hombre respetuoso; un político parco y contenido, con más ideas de gestión que grandes ademanes para conmover a la sociedad”. Y que “Esas cualidades posiblemente sintonicen bien con electorados que no quieren movimientos volcánicos ni piensen a la política como una dimensión que debe atravesar emocionalmente sus vidas, sino que, con el menor ruido posible, cree las condiciones administrativas para que éstas se desarrollen de la mejor manera”.

Y sigue la perorata: para ella, Binner y Bonfatti “Tienen algo gris y administrativo en sus aspectos y sus discursos, algo que prueba que están con las manos en la gestión de gobierno, en los programas y en los acuerdos. Sin brillo ni simpatía mediática, han demostrado ser gente confiable. Hombres de trabajo, que no convocan a una épica ni un escenario de farándula, sino a una rutina ordenada y eficiente”.

¿Pero… esto es así?

Sí. Pero lo que olvida –en realidad, oculta- Sarlo es que este es un “socialismo” que gobierna para los empresarios sojeros y del puerto (un “electorado” que no quiere “ruidos” y es opositor, desde la “batalla por la 125”, del gobierno nacional: de ahí la magra elección para el candidato Rossi del FpV. Como dijo el PROsojero Morales Solá: “las heridas abiertas en 2008 por las confiscatorias retenciones a la soja no han cicatrizado” o Wainfeld, señalándolo más tradicionalmente: “voto castigo”); y que el “orden y la eficiencia” de Binner es para la burguesía rural exportadora y no para los trabajadores y desocupados de Santa Fe y Rosario.

Una cosa es la Santa Fe burguesa, gobernada por el “socialismo” de Binner y cía., junto al peronismo; y otra, la Santa Fe obrera y popular.

Veamos algunos datos (que escamotea Sarlo) para ilustrar esto.

– Por ejemplo, en la ciudad de Santa Fe, 4 de cada 6 personas trabajan en negro, según datos oficiales;

– Ocurrieron casi 100 muertes obreras por año, los últimos tres. Así lo han denunciado los y las camaradas del PTS Santa Fe. “Un albañil que trabaja en el Puerto General San Martín gana $1500 pesos, mientras que si lo contrata Cargill, esa misma empresa factura el doble de ese precio en 60 segundos”, explican.

– Mucho “orden y eficiencia” “socialista”… para perdonar deudas millonarias: Binner le perdonó una deuda de –escuche bien- 70 millones de dólares al empresario K del juego, Cristóbal López (es de suponer que este es el trato habitual del gobernador “socialista” para con todos los empresarios).

– Otra cosa: en 2010, Santa Fe ocupó el podio de las tres provincias con récords de femicidios. Susana Chiarotti, del Instituto de Género, Derecho y Desarrollo (Insgenar) denunció que la provincia está en “una situación grave: se van en discursos y no ponen plata para prevenir y sancionar. Los servicios de violencia contra la mujer del Estado no tienen presupuesto y no hay un plan provincial para prevenir, sancionar y erradicar la violencia”.

¿Hay algo de “solidaridad”, “participación”, “inclusión” o “consenso”, como dice la nueva intendenta electa por el FPCyS, Mónica Fein? ¡Si la semana pasada su “padrino” Lifschitz mandó a reprimir a los desocupados!

Como si esto fuera poco, en la crisis de 2001 Binner integró el llamado “comité de crisis”, que incluía no sólo al personal político-estatal de la patronal sino también a los empresarios supermercadistas y al ejército –que, se supone, no cumple ninguna función en materia de “seguridad interna”-. Binner ante ellos dijo que esa unión era “una demostración de la actitud madura que tienen las entidades representativas de la ciudad para abordar el problema de acuerdo a la magnitud de la realidad”. Hablamos de las jornadas donde murieron en Santa Fe 8 personas, incluyendo a Pocho Lepratti… ¡Ahí está el gobernante que elogia Sarlo, uno que manda a meter bala para que no haya “algún posible ruido”!

Cabe destacar, para gloria del gobernador social-sojero, lo consecuentemente republicano que fue y es: todos los policías implicados en aquellos asesinatos están libres; cada uno de ellos montaron su propio negocito (como el que abrió un puestito de panchos en Arroyo Seco).

Como ya se ha discutido en otro lugar, Sarlo –al igual que la intelectualidad kirchnerista- calla ante la pregunta: ¿dónde está el poder, la fuente de las injusticias?

Calla, pero no porque no lo sepa, sino porque no quiere admitir que su “punto de vista” se adecúa al del republicanismo burgués que representa este “socialismo” sojero-administrativo de Binner y cía.

 

* Va acá un agradecimiento para la camarada Cecilia, del blog colectivo La troska Rosario, que me facilitó varios datos para poder hacer este post.

El cineasta Pino Solanas –representante de la llamada centroizquierda (y muchas veces izquierda a secas, por lo medios, para no tener que nombrar al FIT)- sigue compitiendo con la derecha (bah: copiándole el discurso), al igual que el gobierno nacional –que sí puede mostrar más en concreto lo que se viene si gobierna la CABA: la delegación de docentes de Santa Cruz reprimidos están ahí para mostrar que Filmus-Tomada también pueden poner “orden” en las calles-.

La cosa es que Pino –quien ha roto su alianza electoral con otro progre-sojero, Hermes Binner– pregunta, como aquella comedia que pedía por el piloto, ¿y dónde está la cana?

Adoptando el discurso por la “seguridad”, dice: “Hay entre 12.000 y 13.000 efectivos y en la Ciudad tenemos 12.555 manzanas. ¿Ustedes vieron un policía por manzana? ¿Dónde está esa fuerza?”. ¡Y así dice que se podría terminar con “el delito organizado”! ¿Es necesario decir una vez más que el delito organizado ES la misma policía que regentea o es cómplice de la trata de personas, los grandes robos y el contrabando?

Y esta es una línea consecuente en el hombre: asistió a un “desayuno con candidatos” organizado por IDEA, ACDE y CREA (entidades empresarias), donde no invitan a la izquierda (y donde si nos invitaban no íbamos). Pero Pino sí estuvo. Y dice una crónica que allí Solanas, “que dejó la polera por el traje y la corbata, dijo que todas las manifestaciones deberían darse en la Plaza de Mayo sin que se tapen las ‘arterias’ de la Ciudad. ‘De ninguna manera el corte de las principales avenidas y aquellas que atraviesan la Ciudad’”. ¡Incluso Macri le dijo que presente una ley así, que el PRO se la vota!

Está todo dicho: Pino y su “proyecto” (avalado por grupos como el MST de Ripoll y la CCC-PCR) son en realidad una plataforma para tránsfugas de todo tipo.

Sin una política ya no consecuente, sino tibiamente democrática, de apoyo a las luchas, Pino propone adoptar –tal como el kirchnerismo ha hecho- un discurso derechista, atento a las “preocupaciones” de “la gente”.