Otra (tonta) alegría de la “filosofía” K

Publicado: enero 28, 2015 de Demian Paredes en 2015, Actualidad, Capitalismo 100%, Debates, Intelectuales, Kirchnerismo, Movimiento Obrero, Peronismo, Represión K, Sindicatos

0010216578En relación a la muerte del fiscal Nisman encontramos una gran cantidad de opiniones –en este blog, se posteó esto respecto al tema, y en La Izquierda Diario hay una enorme cobertura, con análisis, enfoques críticos y polémicas–, y las opiniones divergieron, grosso modo, en tres sectores:

  • el de la izquierda, la única que consecuentemente denunció (y padeció) permanentemente el accionar de los servicios (“Proyecto X”, affaire con el espía –“el canoso de barba”– y el “gendarme carancho”, ambos bajo el mando de Berni);
  • los que opinan que a Nisman lo mató el kirchnerismo (la oposición, en sus variedades políticas, sociales y mediáticas);
  • y el oficialismo: el kirchnerismo y aliados, quienes dicen que todo fue orquestado por el recientemente despedido de la SI (ex SIDE), el (ahora ex) Jefe “operativo” Jaime Stiuso, complotando junto con la “corporación mediática” opositora (Grupo Clarín).

A todo esto se sumó ahora –desde el bando del oficialismo– la opinión del secretario de la denominada “Coordinación Estratégica para el Pensamiento Nacional”, el filósofo integrante de Carta Abierta, Ricardo Forster. Dijo:

“Yo creo que se construyó [la denuncia del finado Nisman, n. de DP] para generar todo este clima de desasosiego, de bronca, en un verano que parecía muy tranquilo, con un fin de año que fue el mejor de los últimos años en el sentido que no hubo rebeliones policiales, saqueos, huelgas salvajes, sino más bien veíamos a una sociedad que en gran parte atravesaba con alegría el verano, con los centros turísticos llenos, etc.,”.

Así, más cerca de las campañas sciolistas de “aire y sol” (todo optimismo: color naranja) que de las “Tesis de la filosofía de la historia” de Benjamin; más conservador y burócrata (“que haya paz”) que intempestivo y libertario –como se pretende él y el kirchnerismo–, Forster nos da argumentos para que nos hagamos una película de pura fantasía (hollywodense) donde “está todo bien, todos los argentinos somos felices este verano”(?), en una coyuntura signada por una crisis importante del Estado, donde un sector del aparato de “inteligencia” (tal vez dirigido por el Jefe “operativo” de la Secretaría de Inteligencia, despedido en diciembre pasado, Stiuso) ya le habría tirado un muerto al kirchnerismo (Nisman), y éste le responde “disolviendo” la SI, reciclando el viejo aparato de espionaje para crear uno “nuevo” (con la misma función de siempre: ser un “servicio” que responda al Poder Ejecutivo –ya que éste sigue nombrando al director y subdirector por cuatro años; es decir, lo que dura cada mandato presidencial–).

Fiel a la tradición populista peronista (policlasista, frentepopulista), Forster iguala tres fenómenos muy distintos: los saqueos (que son acciones desesperadas, “elementales”, de sectores de las masas populares en situaciones críticas –incluso pudiendo ser “alentados” por sectores de la política burguesa, por punteros y policías–), las “rebeliones policiales” (motín o insubordinación de las FFSS y FFAA al gobierno, el brazo armado del Estado) y las “huelgas salvajes” (una acción obrera contra el salvajismo patronal que suspende, despide y comete toda clase de abusos y atropellos contra los derechos de la clase trabajadora en fábricas y empresas).

Forster con fe, con esperanza, con optimismo en verdad maquilla y encubre la realidad: miente. Con su (tonta) “filosofía”, por ejemplo, los trabajadores y sus familias en Lear deberían haber aceptado los despidos de esta multinacional buitre que pretende dar un golpe, una lección, contra los trabajadores, sus delegados y la Comisión Interna –enfrentados a muerte contra la mafia sindical del SMATA de Pignanelli–; empresa que incluso viola la misma legalidad (patronal) del Estado (los fallos del Ministerio de Trabajo, adversos a la patronal). Para Forster no deberían haber luchado; deberían haber agarrado las indemnizaciones e irse de vacaciones… para ser parte de este supuesto “boom de bienestar” kirchnerista.

Como si fuera un integrante del “Ministerio de la verdad” de la novela 1984, pintándonos una realidad falsa y acusando a todos de enemigos “destituyentes” (sea un “aumento salarial” de su policía del gatillo fácil, o un paro y piquete obrero contra despidos en la Panamericana), Forster combina este patetismo “comunicacional” (la decadencia del “relato” K en su fin de ciclo) con el conservadurismo del burócrata de turno. Un tonto feliz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s