La alegoría del boxeador y el golpe económico del kirchnerismo (hoy el post lo hace Cecilia Feijoo)

Publicado: febrero 3, 2014 de Demian Paredes en 2014, Actualidad, Cipayismo nac&pop, Debates, FIT, Frente de Izquierda y de los Trabajadores, Kirchnerismo

BoxPor Cecilia Feijoo

Mientras miles de trabajadores se encontraban transitando por su descanso vacacional el gobierno kirchnerista dio el golpe económico más importante de los últimos años. La realidad de esta medida contra los trabajadores, contra el salario y el poder adquisitivo de millones en beneficio de los grandes grupos económicos y el Estado capitalista no puede ocultarse, de aquí los balbuceos constantes de los editorialistas de Página 12 contra la izquierda y el trotskismo porque somos los que negamos alinearnos detrás de los que acaban de dar este golpe contra la trabajadores. Esta posición del FIT según los think tank del progresismo conlleva el inmediato alineamiento con la derecha vernácula y mundial. Repiten una y otra vez el “sentido común” del progre asustado porque el espectro de la resistencia obrera y popular, que es el subsuelo de nuestra historia nacional, amenaza con elevarse y duplicarse a través de la voz potente de una izquierda que ha avanzado en los últimos años y que puede y debe hablarle y explicarle pacientemente a millones de trabajadores y trabajadoras el golpe que ha protagonizado el kirchnerismo y los grupos empresarios contra sus más elementales derechos y aspiraciones. Una nueva fase en la experiencia de millones de trabajadores con el kirchnerismo y la patronal se inicia, y la izquierda puede avanzar, pegar saltos, anticiparse a la trampa del recambio 2015… año que además aparece como cada vez más lejano.

La conspiración

Diciembre y enero han sido “meses calientes” para el gobierno y la burguesía, en todas sus alas. Mientras los trabajadores levantaban sus copas de fin de año y preparaban sus descanso o el relajamiento estival del trabajo, el flamante y heterodoxo Ministro de Economía viajaba a Europa para apurar los pasos de la decisión que ya se había tomado en la Casa de Gobierno: dar un golpe devaluatorio contra el peso. No sabemos exactamente cómo fueron los pasos precisos mediante los cuales el kirchnerismo conspirando contra el pueblo tomó “obligado” por la “lógica de la situación”(¿?) este golpe económico, pero podemos intuir la suposiciones de este “boxeador” que preparaba entretelones su propia “derrota”, si es que esto cabe a lógica alguna. ¿Será por ello que otros analistas hablan que en el ring de la devaluación el kirchnerismo ha ganado el primer round?

Nuestro “Maravilla Martinez” kirchnerista se había reunido con su boxeador contrincante a mediados de diciembre llegando a un acuerdo para un ingreso de divisas de la soja no liquidada de la cosecha 2013. Era un pre-acuerdo con las grandes comercializadoras de grano, las grandes multinacionales, que le iba a permitir, después de devaluar y liberalizar el “cepo” para los “ahorristas”, un ingreso de dólares suficiente para mantener la corrida contra el peso (“Nidera, Dreyfus, Cargill, Noble, ADM, Topfer y Molinos, quienes descontaban que para comienzos de 2014 los productores estarían liquidando la oleaginosa”). El gobierno también ofrecía a su “contrincante” regularizar la situación del país frente al capital financiero internacional, y por ello el ministro de Economía hacía rápido las valijas para partir al viejo continente negociar con el Club de París y “reparar” a la ofendida Repsol por el vaciamiento de YPF.

La estrategia del boxeador era apoyarse en su “enemigo”, acordar con él, para que éste lo noquee a medias, lo “obligue” a tirarse en el ring solo con algunos golpes, “hacer como” si hubiese sido obligado a caerse y poder pedir apoyo a los trabajadores para que se mantengan fuera del ring, para que retrocedan y se nieguen a dar la pelea; o sea: para apoyar “la lógica” de este raro boxeador que ha acordado previamente con su enemigo la “batalla”… Pero su supuesto aliado-contrincante no es uno, la clase empresaria no es una sola, y las misma corpo-multi conspiraban con los productores contra el gobierno. La alegoría del boxeador, como ya criticó Trotsky en un poema de Maiakovski que relata una bella y heroica batalla entre el proletariado y la burguesía mundial en los años ‘20 no puede ser certera a la hora de definir un combate que es múltiple, donde además los trabajadores no son una persona solitaria en el ring sino millones de hombres y mujeres. Volviendo, la alegoría progre del boxeo, mas cerca de la comedia costumbrista a lo Suar, tampoco puede captar las fuerzas en pugna y en realidad oficia de tapadera a lo que realmente sucedió. El gobierno no fue “obligado” a nada, sino que eligió conspirar contra el pueblo y se alió a la patronal para hacerlo, aunque no con toda las alas. La nota de Ambito linkeada arriba concluía: “Los sojeros tenían otros planes. Aferrados a sus silobolsas, y sin ningún tipo de atisbo de reconocimiento de que tienen algún debe con el kirchnerismo en general y el Ministerio de Economía en particular, no sólo no se interesaron en el bono, sino que además por ahora están lejos de liquidar normalmente sus existencias fortaleciendo las reserva”.

Hincar los dientes en el ring

Basta leer las opiniones del editorialista de La Nación para ver cómo los grupos dominantes están aprovechando la conspiración de los K para acentuar el “simulacro” de caída o para que caiga definitivamente a sus pies. Los progres se ilusionan con “incautar” la cosecha y el monopolio del comercio exterior mientras el kirchnerismo real desespera y quiere una vez más acordar con su “enemigo” que no le pegue patadas sino que lo ayude a levantarse, nobleza obliga. Kicillof corre a los brazos de los Bancos para que éstos consigan los dólares que los productores retienen en las silobolsas (esas cajas fuertes; las más baratas del mundo e invento puramente nacional… por si queda alguna duda). Se trata de meses en los cuales la gran burguesía terrateniente puede poner en aprietos el plan del gobierno, esos meses son un tiempo vital de descuento de las reservas del Banco Central y de la “caja K”. Mientras el Ministro y los K se hincan y lamen las botas del capital financiero y nuevamente programan una reuniñon con “la corpo” del complejo agroexportador. Los progres tejen el “relato del boxeador” para engañan a las masas con el verdadero combate que se está desarrollando.

(La Nación…  Del editor: qué significa.
 El pedido de Kicillof a los bancos, un sector largamente cuestionado por el Gobierno, es un indicador de la desesperación oficial por conseguir dólares.)

 

El pedido a la banca para que ésta ingrese los dólares con su correspondiente tajada de beneficios especulativos se realiza en un contexto internacional de turbulencias en el mercado mundial, con las medidas de la FED que están propiciando la salidas de dólares de los mercados emergentes (los países dependientes y semicoloniales), salida que ha impulsado una ronda de devaluaciones en las monedas de estos países. De no conseguir en breve estos dólares que “respalden” el golpe al peso de enero, el kirchnerismo estará aún más apretado para parar la corrida contra el peso de la única, la verdadera, “burguesía nacional” argentina (que ya no tiene olor a bosta sino a soja) aliada de las “corpo-multis”, y con ello de su propia supervivencia política.

Falta además que se incorpore un nuevo actor, y he aquí lo que oculta la metáfora del boxeador: la clase trabajadora. Los trabajadores tendremos que hacer frente a este golpe contra el salario y lo que se viene si las perspectivas de menor crecimiento económico para este año se materializan. Las centrales sindicales se muestran más que “moderadas” frente al golpe económico del kirchnerismo y la gran burguesía; no es menor: las fuerzas desencadenadas pueden poner en aprietos el débil equilibrio de las fuerzas económicas y políticas, del gobierno y las patronales, si se comienza a desplegar la acción obrera.

Se vienen meses de turbulencia, nuevos alineamientos de clases están por efectuarse. El kirchnerismo tampoco sabe con qué apoyo popular realmente cuenta ¿Acaso los miles de trabajadoras y trabajadores que simpatizan con ellos van a apoyar que el salario aumente un 25% por decreto? La “hegemonía” kirchenerista –que ya venia desgastada y degradada– tensará las cuerdas pidiendo a los trabajadores que apoyen su propio empobrecimiento, algo que las mentes lúcidas del progresismo están dispuestas a pedir que hagan “los otros” para apoyar el “relato”, pero que como todos sabemos tiene corta vida. El enero caliente de 2014 es solo el primer mes de un nuevo periodo de una Argentina que, como titulaba Halperín Donghi para referirse a aquella de los años ‘30, se encuentra “en la tormenta del mundo”.

comentarios
  1. DG dice:

    Se nota que quien escribio no entiende un carajo de polítca, de economía ni de boxeo. Hace un cocoliche para decir que el kirchnerismo creo las condiciones de su retroceso ante la derecha y no denuncia claramente que su retroceso frente a la derecha era su verdadera política devaluatoria. Que a lo sumo le apuraron los tiempos. Para llegar a la clase trabajadora, hace falta un lenguaje claro y no la charca. La unica conspiración existente es la de las camarllas capitalistas y del kirchnerismo contra los trabajadores. Y lo que oculta Bruchstein criticando a la izquierda revolucionaria es precisamente clara denuncia de este hecho realizada por el FIT.
    Por favor, para ser popular no hace falta decir pelotudeces cuan Maravilla Martinez, sino tratar de dilucidar la realidad para que los trabajadores se autoorganicen y conquisten su independencia política.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s