(pos)kirchnerismo, “posperonismo”, elecciones y régimen político en Argentina

Publicado: octubre 29, 2013 de Demian Paredes en 2013, Actualidad, Debates, FIT, Frente de Izquierda y de los Trabajadores, Kirchnerismo, Movimiento Obrero, Peronismo, Sciolismo

doctrina(Hacemos este post tras dos días de centenares de artículos periodísticos, y posts K y P, evaluando las elecciones del pasado 27. Y, también, de reflexiones como la de los compañeros Juan DalMaso y Fernando Rosso, que acá trataremos de continuar…)

1.

¿Cuántos “avatares” puede tener el peronismo, cuántas “caras” o “modalidades” para gobernar?

Hoy lo que presenciamos es el “fin de ciclo” (político) del kirchnerismo, como “avatar centroizquierdista”, y sin que la economía transforme –al menos por el momento– su “larga marcha” (de agotamiento del nacionalismo burgués) en una catástrofe política. Al contrario: el peronismo podrá “reinventarse”, generar nuevos “avatares”, hasta que una combinación de crisis económica y lucha de clases lo “astille” aún más (y deje a ese aparato de dominio como quedó la UCR tras la rebelión popular de 2001 –es decir, que haya alguna clase de levantamiento popular sin hegemonía obrera, que expulse del poder al FpV-PJ o a otra variante gobernante del peronismo–), o cuando directamente la clase trabajadora lo liquide (mediante lucha clasista y revolucionaria).

2.

En este sentido “el futuro” sigue siendo –por el momento– peronista-kirchnerista, peronista-massista (ya lo dijo Pichetto hoy), o una combinación de ambos. (Obviamente ahora vendrán los “pases de factura” al interior del kirchnerismo, como ya se puede ver en la pelea Insaurralde-Scioli con Mariotto, por ejemplo.)

Más que de “centro-derecha”, lo que han hecho las tendencias del peronismo (Insaurralde, Scioli y Massa –que por el momento jugó “por fuera” del PJ–) es irse hacia “el centro”: “mantener lo bueno, corregir lo malo”. Es el speech que repiten sin descanso tanto “el heredero” (¿no querido, “inevitable”?) del kirchnerismo, Scioli, como el “gran ganador de la PBA”, Massa. (Y lo mismo son opciones como Urribarri o Capitanich: “pejotistas”.) (Un blog P por ejemplo dice: “debemos reconocer que la dinámica en la que ha ingresado la política nacional, pero muy especialmente el peronismo, no puede ser ya contenida a placer por CFK sin pagar costos. Sólo tasas chinas + un candidato inapelable podrían clausurarla momentáneamente, y hoy no existen ni una ni otro. Continuar abriendo juego al resto de los referentes del FpV será entonces una de las delicadas tareas que le esperan a Cristina una vez retorne a desempeñar sus funciones”.) ¿Cuál será el nuevo “avatar” gobernante del peronismo? Habrá que esperar y ver –en lo inmediato, según esta nota, ya hay más gobernas del PJ evaluando si son “competitivos” o no, ante Scioli y Massa, para proponerse en el 2015–.

3.

Por su (nuestra) parte, la importante elección del Frente de Izquierda ha sido destacada (como “izquierda dura”, por pertenecer al trotskismo, etc.) por muchos medios y analistas. (Por ejemplo el economista del EDI, Claudio Katz –con lo mucho que hay para discutir en lo que dice de conjunto–, plantea en un reportaje: “interpreto este importante voto a izquierda como un mandato de lucha. Recibió ese caudal de apoyo frente a la intuición popular de un próximo ajuste y la expectativa de lograr una defensa de los conquistas en la calle. Un sector importante de la población no quiere, además, que la experiencia kirchnerista termine en un giro pendular hacia la derecha. Hay un cambio en los niveles de conciencia que particularmente se verifica en el interior. Durante décadas la única posibilidad de la izquierda era colocar un diputado por la Capital o por Prov. de Buenos Aires (regiones de mayor politización), ahora se ha extendido esa pretensión al interior (por lo general más conservador), dónde los vínculos entre el gobierno y las oligarquías provinciales han sido muy estrechos. Allí el kirchnerismo no es la expresión de sectores más progres (como los intelectuales de Carta Abierta o el programa de la TV oficial 6, 7, 8), sino de gobernadores conservadores y del justicialismo ortodoxo.”).

Hay decenas y decenas de “anécdotas” en los lugares de trabajo y estudio, en el marco de los festejos por los importantes resultados del Frente de Izquierda, que marcan la tendencia en sectores de la clase trabajadora industrial y de los servicios (en alguna fábrica de la ZonaNorte se hacía el chiste, con alegría, de que ahora, “los nuevos barones del conurbano son rojos…”), y en la juventud (destacándose los más de 400 fiscales que defendieron el 27 el voto para Nicolás del Caño, del PTS y el FIT, en Mendoza), a la militancia y la organización política. Fueron cientos y cientos de compañeros y compañeras que, en todo el país, militaron codo a codo la campaña del Frente (y la elección y fiscalización el domingo), que ahora se suman a los (merecidos) festejos y nuevas perspectivas que se abren.

Y es que, en efecto, los diputados nacionales (3), diputados y senadores provinciales (7) y concejales (5) del FIT en diversas provincias del país (que se suman a los que ya hay –y otros no pudieron ser, por ejemplo en Jujuy, como denunció Alejandro Vilca, debido a proscriptivas cláusulas–) son un valioso punto de apoyo para las luchas que se vienen; una referencia para sectores de masas –referencia todavía minoritaria aunque importante– ante los ataques que, más tarde o más temprano, lanzarán las patronales. En este marco, la organización militante de la amplia periferia de simpatizantes y colaboradores del FIT es clave, para organizar “por abajo” el crecimiento “por arriba” que hemos conseguido.

4.

Lo que hay de conjunto es una persistencia en la crisis del régimen burgués bipartidista, que quedó (muy) maltrecho tras la crisis de 2001. Quedando así el peronismo como fuerza predominante en el escenario político (y disgregados el Pro, UCR, PS, el engendro de Unen, etc., en diversos “cotos” del país), gobernó el peronismo durante todos estos años con su “avatar centroizquierdista” kirchnerista, llegándose hoy al “moderno modelo” de intendentes “jóvenes”, “sin ideología” –como lo ha analizado/propuesto infinidad de veces Martín Rodríguez del blog TintaLimón–, “de centro”. (De ahí se explica el hundimiento de DeNarváez, quien postuló la derechada de “mano dura dentro de la ley”.)

Al mismo tiempo, y más allá de cuestiones ideológicas (liturgia y discursos “peronistas de Perón”), ninguna variante peronista podrá gobernar sin la fuerza (contenedora) de los sindicatos y su burocracia. Moyano salió derrotado en su apuesta por “el Colorado”, y las burocracias oficialistas de la CGT-Caló y CTA-Yasky salieron mejor: aguantaron el chubasco de las diversas crisis del kirchnerismo, y siguen a la expectativa. (Y Massa –derechista de buena llegada a la Embajada norteamericana, y que coquetea con el Pro–, por ejemplo, no tiene “pata (o armado) sindical” fuerte, así que allí tiene –todavía– un punto débil como garante de la “gobernabilidad” capitalista.)

Al mismo tiempo, centenares y miles de trabajadores y trabajadoras comienzan a ver al FIT como una alternativa política.

Y en este sentido, la expresión de Trotsky de que la conciencia de las masas siempre va por detrás de la marcha de la economía (y sus “superestructuras”) da que pensar que, en nuestro país, la economía, hoy por hoy, y sin haber ingresado en una “fase catastrófica” –pero con inflación (el ex bloguero kirchnerista, hoy massista, Ezequiel Meler, también señala la inflación como un problema que erosiona las bases del gobierno nacional)–, ya ha impulsado toda una serie de procesos de lucha económica-sindical los últimos años, que le han servido a la vanguardia obrera para “ejercitarse”, y a la izquierda clasista y revolucionaria del FIT en general, y del PTS en particular, para hacer pie en sectores importantes de la industria y los servicios.

Estos, junto a la organización de la juventud, son la base de la fuerza social que se necesita para superar y enfrentar los planes y trampas de los capitalistas y sus políticos.

 

Cecilia Feijoo y Demian Paredes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s