La industria textil provocó (al menos) 10 nuevas muertes (en #Bangladesh)

Publicado: octubre 10, 2013 de Demian Paredes en 2013, Actualidad, Capitalismo 100%, Crímenes sociales, Internacional, Movimiento Obrero, Mujer, Sindicatos

Imagen 1

En el marco de una serie de movilizaciones, protestas y revueltas obreras, que han sacado a las calles (por lo menos) a un@s 200.000 trabajador@s textiles en Bangladesh, exigiendo mejoras salariales, derechos sindicales y condiciones de trabajo dignas (“los manifestantes bloquearon caminos, intentaron incendiar fábricas y se enfrentaron con la policía, que respondió lanzando balas de goma y gases lacrimógenos. Unas 200 fábricas, que producen para H&M y Carrefour, estuvieron cerradas durante una semana”, dice una nota), ayer miércoles se incendió un taller, dejando al menos 10 personas muertas –y demostrándose así que, desde los últimos crímenes sociales nada ha cambiado y que las promesas “de cambios” (por parte del gobierno, de las ONG, y de las grandes firmas internacionales-imperialistas que producen allí a low cost) son sólo eso: promesas–.

Así, las cosas, se confirma aquí aquella “vieja” verdad planteada en el Manifiesto Comunista de Marx y Engels, que dice que el Estado no es más que una junta que administra el interés conjunto de todos los capitalistas. En Bangladesh, el sector textil (cuya producción se exporta y es el 80% de la producción total -¡imaginen qué negocio es éste, ya que el salario está por debajo del de China!) “emplea aproximadamente a cuatro millones de trabajadores, en su mayoría mujeres”, en muchos casos no hay sindicatos (o se están organizando, y/o no tienen experiencia, y/o son rápidamente corrompidos con dinero y/o reprimidos), y, “Además, el 30 por ciento de los parlamentarios bangladesíes son empresarios, la mayoría del sector textil, y pertenecen a los partidos mayoritarios”. Siendo así la situación, ¿cómo los “propios gobernantes” del país van a defender, cambiar y mejorar la situación de l@s trabajador@s, si sus dineros se basan en las ganancias de esta súper-explotación? La única forma de enfrentar esto es con organización y lucha obrera independiente.

Hablamos entonces de un proceso obrero que, tortuosamente, trata de abrirse paso contra poderosos enemigos: las firmas imperialistas y sus agentes locales (empresas contratistas y los políticos patronales en el poder del Estado), y contra –por decir lo menos– las vacilaciones de los dirigentes sindicales.

La indignación y las fuerza de las bases están.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s