La “solución massista” que adopta el kirchnerismo ante el gran problema obrero y popular del transporte

Publicado: julio 3, 2013 de Demian Paredes en 2013, Actualidad, Burocracia sindical, Capitalismo 100%, Crímenes sociales, Debates, Movimiento Obrero, Peronismo, Sindicalismo de base, Sindicatos

4951601469018_565_319!

Como es noticia, hay un paro de trenes desde hace unas 8 horas. La protesta, según sus dirigentes, es por el no pago del aguinaldo, a lo que el ministro de Interior y Transporte Florencio Randazzo respondió diciendo que, legalmente, basta con depositar el aguinaldo y sueldos mañana –cuarto día hábil del mes–, y que en realidad, el paro, se debe a la instalación de cámaras “de seguridad” en las cabinas de los trenes. (Según el ministro, que los ferroviarios estén en contra de la instalación de las cámaras atenta contra “el mejoramiento de la seguridad”…)

Más allá de que no comulgamos con los sindicatos dirigidos burocráticamente (como ocurre en La Fraternidad), tampoco podemos suscribir a la “solución” (buchona) de Randazzo y cía. ¡Hasta el mismo delegado oficialista de otro gremio ferroviario (el que circula bajo tierra), Beto Pianelli, dijo que la medida de poner cámaras no garantiza ninguna “seguridad”! Como se ha denunciado desde La Verdad Obrera, hay “dos líneas” que desarrolla Randazzo: por un lado culpar al maquinista del choque de Castelar (que está imputado, junto a los técnicos que habilitaron la salida del tren) y, por otro, hacer una “comisión investigadora”… designada por el mismo gobierno. Como parte de esta olímpica lavada de manos del gobierno nacional –que ha mantenido la estructura “neoliberal” en todo el sistema de transporte público–, se suma ahora el tema de las cámaras “de seguridad” para las cabinas de los maquinistas.

(Randazzo es tan cínico que, incluso, en esta situación de un sistema ferroviario completamente atado con alambre –como dejó a las claras la masacre de Once-, dice que serían los ferroviarios en paro quienes “quieren destruir el ferrocarril”Cosa rara: destruir algo que ya está destruido desde los ’90, y que en esta supuesta “década ganada” jamás se recuperó.)

El paro afecta a todas las líneas ferroviarias: Roca, San Martín, Belgrano Sur, Sarmiento y Mitre, y, lamentablemente, pagan el costo del conflicto (en tiempo y mala sangre) miles y miles de usuarios.

A diferencia de, por ejemplo, muchos paros que han hecho los/as trabajadores/as del subte, abriendo los molinetes para conseguir la simpatía de los usuarios –e igualmente hacer efectiva la protesta, haciendo que la patronal pierda, durante las horas que dura la medida, miles de pesos–, acá hay una protesta llamada por la burocracia, sin ningún plan u objetivo serio (pueden terminar negociando cualquier cosa)… Pero al mismo tiempo, y por supuesto, tampoco se puede creer que sea solución alguna, como proponen desde el gobierno kirchnerista y Randazzo, que “la seguridad del transporte” se solucione “a lo Massa”, poniendo cámaras filmadoras. (Si esta fuera la solución, ¿por qué no poner también cámaras filmadoras en los despachos de los funcionarios y legisladores –si se supone que acá tampoco habría “nada que ocultar”–… para ver cómo hacen rosca, lobbys y cualquier chanchullo, negociando en pos de los intereses de los capitalistas a espaldas del pueblo?)

Como plantea el compañero Claudio Dellecarbonara, delegado del Subte,

tenemos que decir basta, como lo hicieron en Brasil. Todos los gobiernos están involucrados en los negocios inmobiliarios y del transporte; hay empresarios que son socios de los K a nivel nacional y de Macri en la Ciudad, como el millonario constructor Nicolás Caputo o el Grupo Roggio, que maneja tanto el subte como varias líneas del ferrocarril. Tanto los empresarios como los funcionarios y la burocracia, además, siguen persiguiendo a los trabajadores como han hecho en el subte y en los ferrocarriles, donde se abrieron causas contra Flavio Bustillo y Jorge Hospital del Roca y se llegó a encarcelar al Pollo Sobrero de la línea Sarmiento.

Los compañeros que conformamos el Frente de Izquierda creemos que es urgente quitar toda concesión del transporte público a los empresarios que vienen llenándose los bolsillos a costa de los subsidios que les da el gobierno; bastaría abrir sus libros de contabilidad para ver en qué vienen gastando. No confiamos en el gobierno para gestionar el transporte: tenemos que ser los propios trabajadores junto con los usuarios -también trabajadores y de sectores populares- quienes tomemos en nuestras manos esta tarea. Como estamos ante una crisis fruto de años de abandono, primero hay que poner en condiciones todo el sistema de tendido de vías y las formaciones, tanto del subte como del ferrocarril. Para ellos contamos con un recurso invaluable como son los talleres propios, que hoy se encuentran semi abandonados o cerrados, para beneficiar a los empresarios que cobran sobreprecios por las reparaciones. Pero para todo esto se necesita una gran inversión; por eso hay que aplicar impuestos extraordinarios a los grandes capitalistas para invertir en una gran red de transporte público seguro, rápido, eficiente y accesible para todo el pueblo trabajador.

Estas son sólo algunas de las medidas que deben tomarse en lo inmediato para mejorar la calidad de vida de millones que utilizamos cotidianamente estos recursos. Junto al castigo a los culpables de las masacres de Flores, Once y Castelar, tenemos que exigir además que caigan los responsables de las terribles consecuencias de las inundaciones de abril; estos verdaderos crímenes sociales no pueden quedar impunes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s