Nuevamente sobre #Brasil: ¿Por qué se protesta?

Publicado: junio 19, 2013 de Demian Paredes en 2013, Actualidad, Bloguerías K, Capitalismo 100%, Internacional, Juventud

duda

Mientras algunos cientistas-militantes en estas pampas tratan de hacernos creer que los empresarios (¿todos, algunos, los chicos, los grandes, los “nacionales”, los foráneos?…) son malos-malos-malos, y que por eso el Estado (que es bueno-bueno-bueno) tiene su razón de ser para “controlarlos” –una mentira total… y evidentemente a los peronistas haya que seguirles discutiendo el ABC de cualquier sociología, acerca de las reales funciones del Estado-nación moderno, arrancando con el Manifiesto comunista–, esta nota de Eric Nepomuceno en La Jornada (una versión más corta salió también hoy en Página12) señala, entre muchos datos e interesantes análisis, tres cuestiones que quiero destacar:

  1. los motivos de las protestas (no sólo son “20 centavos”), basados, entre otras cosas, en un dato de un estudio de la Fundación Getulio Vargas sobre el costo (tiempo-dinero) del transporte urbano dentro del salario de Latinoamérica, comparándolos entre países;
  2. la respuesta a las protestas por parte del Estado y los gobiernos, sean del PT o del PSDB (primero una feroz represión y demonización de los/as manifestantes; luego, al ver que se mantenía la lucha y se masificaba –y se politizaba–, retrocedieron, negociando con una redescubierta “ciudadanía manifestándose en democracia”, para revertir los aumentos);
  3. el señalamiento de una consecuencia inmediata de estos pocos meses de protesta; lo que ha quedado más visible: cierta “escisión” (o al menos decepción, descreimiento) en amplias franjas de la juventud de clases medias, de los trabajadores y de sectores populares, con la casta política que gobierna Brasil, incluyendo por supuesto al PT.

 

Considerando el salario por hora y el precio del transporte, un trabajador de Sao Paulo pasa 14 minutos de su jornada laboral para pagar un billete. Como en general el transporte es pésimo y un viaje exige más de un billete –utilizar dos líneas es lo más común–, se puede decir que, entre ir y venir, un trabajador paulista necesita una hora de su salario diario para pagar el pasaje. Un trabajador de Buenos Aires consume sólo dos minutos de su jornada laboral para pagar el transporte; en México, cuatro, y en Londres, 11. Ocurre que, al principio de las movilizaciones, nadie sabía de eso. La cosa era protestar contra el aumento en el precio de un servicio público pésimo.

Aun así, la primera convocatoria atrajo a poca gente, considerando la población de la ciudad, de 12 millones de habitantes. Parecía un movimiento condenado al fracaso.

Sin embargo, en poco más de 10 días el escenario se transformó. A cada convocatoria se sumaban más manifestantes –en su inmensa mayoría estudiantes de clase media, para los cuales el precio de un billete de autobús poco importa– hasta que, el jueves 13, se formó una multitud considerable que reivindicaba mucho más que los 20 centavos de aumento en el precio del transporte en autobús.

Surgieron reclamos contra la calidad del servicio, el costo de la vida, la corrupción, la salud y la educación, y así la cuestión se alargó hacia el infinito.

La ola de protestas empezó a expandirse por todo el país, sin liderazgo alguno, sin la participación de los partidos políticos, sin que ningún movimiento social se propusiera conducir las manifestaciones.

Ahora, pasadas casi dos semanas, siguen siendo manifestaciones populares sin que se vislumbre alguna conducción orgánica, pero con una diferencia esencial: han crecido de manera formidable.

Hoy nadie se anima, de manera fría, a trazar alguna proyección acerca de dónde van a parar estas manifestaciones.

[…]

En los años recientes la inflación se mantuvo bajo control; el poder adquisitivo del salario medio creció, en términos reales, y el desempleo sigue en niveles mínimos. Alrededor de 50 millones de brasileños dejaron la zona de pobreza e ingresaron en la llamada nueva clase media. ¿De dónde viene tanta protesta?

Esas son las grandes preguntas que los políticos, tanto en el gobierno como en la oposición, todavía no saben contestar. Ahora quedó muy claro que no se aguanta más la pésima calidad de la educación pública, la caótica y perversa situación del sistema de salud, el infernal sacrificio humano que significa, para los trabajadores de los grandes centros urbanos, enfrentar la cotidiana tortura del transporte público.

O sea: todo lo que conlleva la palabra o el concepto de público está siendo cuestionado de manera contundente.

Queda claro, además, que el sistema político, tal como está, ya no representa, efectivamente, a gruesos contingentes de la población. Las alianzas políticas esdrújulas, diseñadas para asegurar la supuesta gobernabilidad, no aseguran otra cosa que intereses mezquinos de dirigencias partidarias que sólo tienen en común el acto de respirar. Las señales de alerta máxima se disparan, y los políticos, sorprendidos, están atónitos.

Las decenas de miles de manifestantes que copan las calles de las ciudades ahora exigen mejorar el sistema de salud y el de educación; transporte eficiente y combate a la corrupción; frenar la inflación y también los gastos desmesurados para organizar actos deportivos, como el Mundial de Futbol o los Juegos Olímpicos.

Hay una brecha, se sabe ahora, entre el paraíso de los números y el infierno del cotidiano que viven millones de brasileños.

La nota completa acá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s