Cuando la realidad supera a la ficción: torturas (y matanzas) imperiales

Publicado: febrero 7, 2013 de Demian Paredes en 2013, Actualidad, Capitalismo 100%, DDHH, Debates, Internacional

Camp_Delta_Guantanamo_Bay_Cuba

Un par de notas del periodista David Brooks aparecidas ayer, en el diario mexicano La Jornada, hablan acerca de algunas de las políticas del imperialismo yanqui en el mundo.

Una habla de un informe de la fundación “Open Society” (fundada por… George Soros), que denuncia una red de tortura impulsada por los Estados Unidos y adoptada por más de 50 países en el mundo.

Tras el ataque del 11 de septiembre de 2001, Estados Unidos, “globalizó la tortura” (tal como lo indica el mismo nombre del informe –“la investigación independiente más detallada sobre las violaciones a los derechos humanos”, según Brooks-), y, desde este programa (de detención, “rendición” y tortura) promovido por la CIA, se vulneraron todas las leyes y derechos internacionales y nacionales. Dice Brooks que “Entre los países europeos hay muchos que se presentan públicamente como defensores de los derechos humanos a nivel internacional y suelen asumir el papel de jueces de otros países, como Alemania, Dinamarca, Irlanda, Suecia, Reino Unido, Bélgica, Finlandia y España. Entre los países que más colaboraron en este programa, sobre todo para interrogar a los detenidos de la CIA, están Siria, Libia y Egipto.” Pero todos, “en diferentes grados”, participaron del programa de la CIA.

Y luego Brooks explica que “El informe resume los métodos de tortura –o lo que oficialmente se llamaba técnicas intensificadas de interrogación– aplicados contra los detenidos: arrojarlos contra las paredes, el conocido waterboarding, forzarlos a permanecer en posturas de estrés diseñadas para generar dolor físico, cachetadas de insulto, confinamiento en cajas, desnudez forzada, privación de sueño y manipulación de dieta.”

Desde ya que esto no es ningún “descubrimiento”: se fueron haciendo públicos, los últimos años –vía testimonios, fotos, videos, informes, etc.-, los brutales abusos y torturas que cometieron los soldados yanquis en bases y campos de concentración en todo el mundo contra los detenidos. Abu Grahib y Guantánamo son dos nombres “emblemáticos” que sintetizan parte de esta (ofensiva) “doctrina de seguridad” global yanqui.

(E incluso esta política tiene su reciente versión fílmica-propagandística: La noche más oscura, un producto made in Hollywood que narra la caza a Bin Laden, haciendo apología de la tortura por parte de soldados y agentes de la CIA. Y sin embargo, la realidad supera, con creces, la ficción)

Pero entonces, ¿por qué la fundación de Soros pone el grito en el cielo… y recién ahora?…

Al parecer, tras dos mandatos (fracasados) de la administración republicana con Bush, e iniciándose una segunda de los demócratas de Obama, Estados Unidos sigue sin poder recuperar su hegemonía perdida los últimos lustros. (Ahí están para demostrarlo los casi permanente ataques en Afganistán e Irak; países que invadió para –decía- llevar “paz y democracia”…) Y ahí está la clave del informe: denuncia las torturas, los abusos cometidos (incluyendo la captura de “gente equivocada”), para plantear que, todo esto, “dañó la reputación sobre derechos humanos de Estados Unidos a nivel mundial”.

Y sin embargo, pese a esta “reputación dañada”, la ofensiva sigue. Justamente, la otra nota de Brooks comenta cómo bajo el primer gobierno de Obama –según un documento secreto del Departamento de Justicia de EEUU, filtrado a la NBC News-, en sólo 4 años, se realizaron más de 400 misiones sólo en Pakistán y Yemen (con los famosos drones) para asesinar a personas que sean una “amenaza inminente”, en el marco de habilitar el asesinato de norteamericanos (sin juicio ni orden previa) en todo el mundo.

Cita Brooks el documento, que se basa en “principios de guerra”: Una matanza legal en defensa propia no es un asesinato. En la opinión del Departamento (de Justicia), una operación letal contra un ciudadano estadunidense cuya conducta representa una amenaza inminente de ataque violento contra Estados Unidos sería un acto legítimo de autodefensa nacional que no violaría la prohibición contra asesinatos. Igualmente, el uso de fuerza letal, consistente con las leyes de guerra, contra un individuo que es un objetivo militar legítimo, sería legal y no violaría la prohibición de asesinato”.

¿Y entonces? Esto deja en claro lo que es un imperialismo en crisis: ningún “tigre de papel”…

Y acá, en Argentina, en el parlamento, peronistas, radicales y macristas votaron, sin el menor problema, las leyes “antiterroristas” que pidieron los yanquis.

Pero esto (discutido en su momento por ejemplo acá, acá y acá), ya sería tema para otro post…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s