África: poderoso proceso del proletariado minero

Publicado: octubre 26, 2012 de Demian Paredes en 2012, Actualidad, Internacional, Movimiento Obrero, Sindicatos

En el mes de septiembre, el compañero Diego Dalai decía en una nota a propósito del proceso de lucha de los trabajadores mineros africanos, surgido tras la masacre de Marikana (sobre ésta, ver acá y acá):

El proceso más profundo en el movimiento obrero sudafricano, de la mano de esta ola de huelgas duras, es la creciente ruptura las bases con sus dirigentes sindicales. La mayor parte de estas huelgas se realizan contra la política de la burocracia y son declaradas ilegales por el gobierno. El NUM (sindicato minero oficial) al igual que la central obrera nacional COSATU, está en manos del CNA (Congreso Nacional Africano, partido de gobierno) y participa activamente en los intentos por derrotar a los huelguistas mandado matones y colaborando con la policía. En algunos casos, como en Gold Fields, el activismo pelea directamente por echar a la burocracia y han incluido esa exigencia en sus reclamos. Pocas semanas atrás los obreros de la Gold One’s entraron en huelga contra 200 despidos demandando su reincorporación junto a la de otros compañeros que fueron despedidos en junio por formar un sindicato paralelo a la burocracia y para que se reconozca su sindicato independiente el PTAWU. La protesta fue reprimida y en la mina se mantiene una fuerte presencia policial, lo que muestra a la vez el temor de la burguesía al levantamiento obrero como la profundidad del proceso que se extiende por abajo.”

Y ese temor continúa. Nos enteramos de él por boca de un burócrata sindical. Dice una nota:

“”Hay una clara mejora (tras la firma de un acuerdo salarial). Más de la mitad de los trabajadores de las minas de oro han reanudado el trabajo” y “lo peor ya pasó” en este sector, indicó Lesiba Seshoka, portavoz del Sindicato Nacional de Mineros (NUM) mientras sus dirigentes estaban firmando el acuerdo en la Cámara de Minas (patronal).”

Y sigue:

“Desde mediados de septiembre, el NUM intenta a duras penas retomar el control en este movimiento de huelgas ilegales que se les escapó por completo y se acompañó de ajustes de cuentas mortales y enfrentamientos con la policía que dejaron unos sesenta muertos en tres meses.

(…)

El sindicato había sido criticado por su falta de combatividad y sus relaciones con la patronal y el Congreso Nacional Africano, el partido en el poder.

El desafío a la autoridad del NUM estuvo en el origen de la violencia en Marikana (norte), la mina de platino del grupo británico Lonmin, en la que murieron tiroteados por la policía 34 huelguistas el 16 de agosto.

(…)

Tras un primer intento de diálogo, las compañías mineras acabaron agitando una tras otra la amenaza de echar a los huelguistas y lograron poco a poco la vuelta al trabajo. El último en lograrlo fue Harmony, quinto productor mundial, que el jueves consiguió que la mayoría de los 5.400 huelguistas volvieran a la mina.

Quedan sin embargo focos importantes de huelguistas, entre ellos los trabajadores de Gold Fields, cuarto grupo mundial, cuyas instalaciones de KDC East siguen paralizadas.

“Este acuerdo aporta un alivio al menos temporal”, estima Daniel Silke, un consultor económico, que no descarta otros disturbios sociales en el futuro, y no sólo en el sector minero.

Los recientes acuerdos firmados en las minas de oro o con los camioneros pueden motivar a otros empleados a convocar huelgas, según el analista. Pero, según él, “hay actualmente una enorme presión política para poner fin a los disturbios sociales”.”

Así, aunque hubo acuerdo, lo principal del este proceso (que llevó a que se perdieran, según informó el Tesoro nacional, unos 1.100 millones de dólares) es el gran proceso huelguístico, que ya lleva unos 4 meses, y que implicó a más de 100.000 trabajadores en lucha, y donde (muchos) todavía siguen; y no sólo luchan contra una “enorme presión política” sino contra acciones patronales decididas: como el despido (un día antes de que el burocrático sindicato oficialista NUM firmara el acuerdo), por parte de la AngloGold Ashanti, de 12.000 trabajadores; o la Gold Fields, que despidió a 8.500.

Habrá que seguir atentamente cómo continúa el proceso de luchas en estas minas de platino, cromo, diamante, carbón y oro, de donde podrá surgir una nueva dirección, combativa, antiburocrática y antipatronal, del proletariado minero sudafricano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s