Camaradas Polo y Liliana: ¡Presentes!…

Publicado: marzo 16, 2012 de Demian Paredes en 2012, Camaradas, Pensamientos, Trotskismo

Ayer falleció la compañera Lili, abnegada militante y camarada del PTS.

Así como hace un año tuvimos que –no sé si es la mejor palabra– soportar la pérdida de Polo, hoy perdemos a otra compañera, muy muy valiosa.

Lili comenzó a militar en 2001, con las jornadas revolucionarias que tiraron al gobierno de De la Rúa, la Alianza y Cavallo, y que dieron, entre otros fenómenos, el de las “fábricas recuperadas”, con Brukman y Zanon como principales exponentes de lucha obrera y organización.

Allí estuvo Lili.

Yo no la conocí (en persona), hasta hace muy poco. Como sabrán muchos/as de los que leen estos blogs troskos, yo milité en Jujuy entre 2001 y 2008: una provincia “difícil”: desindustrializada, con mucha desocupación, miseria y asistencialismo (y además sin “cultura” –apenas hay en la ciudad capital dos cines, un teatro y dos librerías– y con un machismo a full).

El tema es que para tener un partido político legal, tenés que presentar toda clase de papeles, comprobantes, actas (contables y políticas –de funcionamiento interno de la organización–), cumpliendo plazos, y siempre bajo la amenaza de que te quiten la legalidad: esto es, que no te puedas presentar a elecciones, ni que el Estado te reintegre el dinero utilizado para participar en elecciones anteriores (son miles de pesos en gastos de imprenta para cumplir con el cupo de boletas que van a los colegios –y que luego el presidente o los fiscales de los partidos patronales ocultan–). En síntesis: hablamos de la cantidad de trabas legales y reglamentarias para que la izquierda obrera y socialista –así como cualquier fuerza pequeña, “nueva”– no exista; cuestión antidemocrática que fue profundizada con la nueva ley electoral kirchnerista, con las PASO, etc. Y por supuesto que nosotros nos proponemos “existir” e intervenir en las elecciones –aunque no es el mejor escenario, porque prima la pasividad, no hay lucha– y difundir nuestras ideas políticas lo más ampliamente posible.

Entonces, todo esto (cumplir con las exigencias de las leyes electorales y de partidos políticos), que por supuesto los partidos patronales (PJ, UCR) no respetan ni cumplen (ya que ellos son los que manejan los poderes del Estado, incluyendo, para el caso que nos ocupa, el judicial-electoral) a la izquierda se lo hacen pagar, o con la imposibilidad de participar de las elecciones y “existir legalmente”, o caso contrario, con un gigantesco esfuerzo militante para presentar balances, actas y miles de papeles cada año.

Y en esta tarea, difícil, delicada –hablamos de la relación con el Estado burgués, nada menos–, kafkiana por momentos –por las cosas inverosímiles que se piden, por la reglamentación casi imposible de cumplir, etc.–, estuvo siempre la compañera Lili. Quiero decir: Lili no sólo “militaba en Buenos Aires”, sino que, como revolucionaria íntegra, era una socialista internacionalista, y por supuesto no iba a dejar de colaborar, no sólo con Jujuy, sino con todas las provincias donde el PTS existía (y existe, gracias a ella). Nosotros en ese momento éramos una pequeña fuerza militante, y superar las exigencias del Estado era sumamente difícil.

Y así fue como, durante siete años lleno de dificultades (el juez provincial en su momento –a mediados/fines de los ‘90– no nos permitía “fundar el partido” porque en nuestra plataforma presentada nos pronunciamos por el derecho al aborto seguro, libre y gratuito: tenía bruta cruz tras su escritorio: era un reaccionario total –así empezó la “historia legal” del PTS en el NOA; pero ya es otra historia…–), Lili fue una ayuda insustituible, una militancia, pese a la distancia, codo a codo –sea por mail o por teléfono–, de lunes a lunes, para superar todas las trabas (y trampas), que eran (y son) miles, del Estado capitalista.

Sin ella, dudo mucho que lo hubiéramos logrado.

Pero sí, lo logramos.

Y muchas veces.

Luego regresé a Buenos Aires, y de tanto teléfono previo, nos pudimos reconocer por la voz. Nos saludamos y sus maneras y cálida atención para con el otro me confirmó lo que ya sabía: que Lili era una gran camarada. Nos cruzamos varias veces más, pero lamentablemente no pude tener mayor trato…

Para ir cerrando este post de recordatorio y agradecimiento militante a la camarada, sintetizo su rol con una expresión típica: fue una tarea titánica la que emprendió en relación a lo que llamamos “la legalidad”, porque ella era contadora, y tal como Polo, puso su conocimiento profesional en la causa de los explotados y oprimidos, militando conscientemente en el trotskismo, la única fuerza política que se propone luchar y vencer a los capitalistas, para poner en pie un gobierno de los trabajadores y el pueblo, y comenzar la construcción del socialismo, vía el desarrollo de la revolución internacional. Ése fue el camino que tomó, que eligió Lili, y es un gran ejemplo de abnegación y compromiso revolucionarios para todas las generaciones militantes.

Cierro con algunas palabras de Alejandro López, cuando en la legislatura neuquina, como diputado obrero, se refirió a Polo: “En esos años de degradación social y cultural que impuso el menemismo, mientras muchos jóvenes optaban por el “sálvese quien pueda” y el individualismo más mezquino, decidió poner sus conocimientos, su energía y la que iba a ser su profesión, al servicio de la causa de los trabajadores y el pueblo. Los obreros y obreras de Zanon compartimos con él intensas jornadas de militancia, ya que fue uno de los abogados que se puso a nuestra disposición cuando tomamos y pusimos a producir la fábrica, luchando contra la patronal, la burocracia vendida y la represión del Estado.”

“También, junto a su compañera de vida Ivana Dal Bianco, Natalia Hormazábal y Mariano Pedrero, estaba participando activamente de la querella del CeProDH en las causas contra los genocidas de la región, luchando por la cárcel común y efectiva para todos los genocidas. Hoy sus compañeros y compañeras del CeProDH continúan su lucha inclaudicable, cuando restan apenas dos semanas para que comience un nuevo juicio en la región a los asesinos de toda una generación revolucionaria y se cumplan 36 años del golpe genocida.”

“Hoy Polo, me toca hacer a mí este homenaje desde la banca obrera y decirte que nosotros seguimos peleando por los derechos de los trabajadores, contra la burocracia sindical y sus patotas y contra la patronal y sus representantes. Porque Polo también nos ayudó a comprender que los trabajadores tenemos que dar un paso al frente y construir un partido propio, un partido revolucionario.”

Camaradas Polo y Liliana: ¡Presentes!… Ahora ¡y siempre!

comentarios
  1. […] que pasen, si quieren, dejo los post de la Troskotrinchera y del Diablo. Share this:TwitterFacebookMe gusta:Me gustaSé el primero en decir que te gusta esta post. […]

  2. […] vez más “desprevenidos”. Para que pasen, si quieren, dejo los post de la Troskotrinchera y del Diablo. Share this:TwitterFacebookMe gusta:Me gustaSé el primero en decir que te gusta esta post. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s