Cristina lo hizo: guerra de guerrillas (sobre todo, “mediática”) de los burócratas del MOO con el gobierno

Publicado: diciembre 22, 2011 de Demian Paredes en 2011, Actualidad, Burocracia sindical, Peronismo, Sindicalismo de base, Sindicatos

Los troskos hemos definido al gobierno cristinista como restaurador respecto a las (mínimas) concesiones hechas por el kirchnerismo, gobierno de la contención, tras las jornadas revolucionarias de fines de 2001. Y también, que el “poder real” del gobierno se ejerce desde “las tres B”: bonaerense y policías provinciales; barones del conurbano y gobernadores (el poder territorial del aparato del PJ), y la burocracia sindical (la policía patronal dentro del movimiento obrero).

Ahora bien, de estos tres pilares, el cristinismo ha tenido ya sus primeras crisis con dos: con parte del aparato pejotista (el sciolismo vs La Cámpora), y con la burocracia sindical de Moyano y otros sectores.

En particular, la crisis con Moyano no llega (aún) a la ruptura, pero expresa las profundas contradicciones del gobierno: entre “el relato” (y la necesidad político-práctica de tener “tropa propia”: los “nenes bien” de La Cámpora) y la realidad del país, que será sometido, tarde o temprano, bajo los efectos de la crisis económica internacional –cosa que ya se viene expresando: hasta los mismos “hermanos latinoamericanos”, los “socios” del Mercosur, tienen toda clase de tensiones, reclamos y acusaciones entre ellos–.

(Una nota de opinión, respecto a la falsedad de “una Argentina industrializada”, dice: “nada de eso es culpa del Gobierno, sino señal de los tiempos. La virtud del camionero consiste en haberla olfateado. Mientras la revista Time consagra a los indignados como personajes del año, Moyano olfatea que por ahí viene el futuro. Y no yerra: cuando el colapso europeo lance su onda expansiva, el crecimiento económico global será un recuerdo. El desempleo y el desplome del Estado de bienestar desatarán movimientos de protesta generalizados”. Entonces –y para usar una metáfora “de consorcio” bastante utilizada con el peronismo–, Moyano, como parte del “peronismo locador”, quiere cobrarle un “aumento de alquiler” al “peronismo locatario”, al cristinismo.)

El giro a la derecha de CFK y su gobierno está llevando a toda clase de reacomodamientos en los sectores de la burocracia sindical (desde el elogio de Barrionuevo al Hugo –aunque el moyanismo no lo quiera-, pasando por Juan José tengo 700 mil pesos para la fianza Zanola, hasta Barrios de Pie, que quisiera que el secretario general tome en consideración las demandas de los movimientos sociales)… y hasta tremendas paradojas. Como la que se  pudo ver ayer por el cable, cuando el programa “A dos voces” invitó al diputado provincial Jorge Mancini, del FpV bonaerense y del sindicato del CEAMSE. Allí se pudo escuchar: “Pero entonces: si uds hacen una huelga del CEAMSE, si no recogen la basura, la presidenta les va a decir que es una extorsión…” ¡Los voceros del Grupo Clarín –famoso por eliminar comisiones internas– “defendiendo” el derecho a huelga!

(Mancini, por su parte, se ocupó de atemperar los dimes y diretes gobierno-CGT, aunque no se privó de chicanear a CFK, como cuando dijo que ella debía seguir parafraseando a Perón, pero diciendo: “Los únicos privilegiados son los niños… los niños bien”.)

Más allá de las declaraciones, chicanas y chismes varios, la realidad es que más temprano que tarde se abrió una crisis con uno de los pilares estratégicos de la gobernabilidad cristinista. Y cuánto se pueda desarrollar esta crisis aún está por verse…

Como señales de lo que puede venir, están la acción del Momo Venegas y UATRE contra la nueva ley del peón rural, la movilización de los judiciales de Piumato (que no le gustaron nada a Kunkel)… y hasta un probable acuerdo “de unidad de acción” de la burocracia de “la CTA opositora” de Micheli con el sector burgués rural que representa la FAA de Buzzi. ¡Hasta el mismo bloguero mazorquero Omix entiende que la clave de la situación no pasa por la pelea gobierno-Grupo Clarín y sí por lo que se puede venir en 2012 con los “techos salariales” del 18%, la inflación y la tensa relación de CFK con los sindicatos!

(Por el tema de Cablevisión y el gobierno nacional, puede verse el ultimo post de Sacado del Medio.)

Junto al tire y afloje político (verbal), la burocracia sindical desarrollará sus propios reclamos, desde los económicos (para sus afiliados) hasta los más reaccionarios, como las marchas obrero-patronales “en defensa de la industria nacional” (como ya se han hecho a fines de los ’90, cuando hubo recesión). Es que la crisis económica impone un “fin de ciclo” al kirchnerismo (expresado en la línea de derecha del cristinismo –como la militarización de la CABA y el GBA, la votación de la “ley antiterrorista” y la persecución a los más de 4.000 luchadores/as procesados/as–), y la burocracia sindical no quiere hundirse completamente (ya muy desprestigiada ante sus bases –con algunas excepciones–), entregando todo (sus cajas, y conquistas y derechos de sus bases).

A su vez, las fuerzas (objetivas y subjetivas) de la clase obrera ya no son las mismas que las de 1980 y 1990. Como explica una nota hoy en la página web del PTS, “En función de la promesa de sostener el empleo, Cristina pretende reducir los aumentos de salarios. La contradicción es que siempre ha sido, justamente, el desempleo el gran disciplinador que usó la clase dominante para avanzar contra el salario, una vez que la desocupación en masa desmoraliza a la clase trabajadora, la paraliza para luchar por temor al despido. (…) Se pronostica una baja en la producción para el 2012 y habrá ramas en las que golpeará la crisis de lleno. Pero la situación de las fuerzas morales de la clase trabajadora es muy distinta, con un crecimiento en número -y relativamente en sindicalización- en los últimos años y con una acumulación de experiencias de lucha desde las crisis anteriores”.

¿Iremos entonces hacia un 2012 donde, al calor de la crisis económica mundial (y su impacto regional) veremos desplegarse a un mayor nivel las fuerzas de la clase trabajadora? Seguramente. Probablemente también, haya una amplia “variedad” de “guerras de posición” (o “guerra de guerrillas”) entre sectores de la burocracia sindical y el gobierno. Y, por supuesto, la posibilidad de que el sindicalismo de base –devenido en sindicalismo de izquierda–, en esta situación, también avance en conquistar posiciones, organizando y luchando en pos de una fuerte fracción clasista en el movimiento obrero en los combates por venir.

comentarios
  1. Leucipo dice:

    Yo creo que gobierno restaurador esta bien para expresar al conjunto del gobierno K, de Nestor y Cristina, restaurador con respecto a la relación de fuerzas entre las clases establecidas en el 2001, el cuestionamiento a las instituciones y la crisis de los partidos….

  2. OMIX dice:

    ehh, como me llamás mazorquero?

    Felices Fiestas aunque sean paganas para el trotzkismo

  3. ana dice:

    Este es el viejo peronismo ,de orígenes de derecha extrema(le llamaban fachismo ,nazismo ,franquismo etc etc) de SOLUCION DEL CONFLICTO POR ACUERDO DE CORPORACIONES O SEA TIPICO FACHISMO(que eran los sindicatos jerárquicos creo en italiano).
    Ahora es EL SISTEMA INTERNACIONAL DE LA FINANCIERA en combinación con este FACHISMO que antes era nacionalista y bastante nazi digamos y AHORA ES PROGRESISTa PRO ABORTISTA ,CASAMIENTO GAY y todas esos chiches liberosocialistas.
    SIMPLIFIQUEMOS.
    FELIZ AÑO 2012 Y QUE DIOS PARA MI O EL ACASO QUE GOBIERNA EL MUNDO PARA TI NOS PERMITA VIVIR UN POQUITIN DECENTEMENTE.
    Cuiden a la juventud ,muchacho ,son nuestro futuro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s