PO y PTS: dos métodos opuestos para la lucha de clases

Publicado: enero 6, 2011 de El Diablo en Debates, Troskósfera

Luego de unos pocos días sin postear nada, nos predisponíamos a retomar debates. Son varios los hechos políticos y discusiones pendientes, pero de movida nos topamos con una discusión que no podemos pasar por alto. Esta vez la polémica no implica a nuestros usuales detractores (y también usuales blancos de nuestra crítica) de la peronósfera, sino a otro grupo que se reivindica -aunque a veces no actúe como tal- del marxismo revolucionario y el trotskismo, el Partido Obrero.

Entre el PTS y el PO siempre hemos tenido diferencias de mayor o menor grado. En lo estrictamente programático, si se tomara como referencia los programas escritos, análisis políticos, etc., estas diferencias podrían en muchos casos considerarse sólo matices. Sin embargo, en los métodos de acción para la lucha de clases, con el PO siempre hemos tenido diferencias profundas y en los últimos años, estas han llegado a ser en varios casos irreconciliables. Uno de ellos es el conflicto de los tercerizados del FF.CC. Roca, en el cual nuestras distintas concepciones y métodos se han expresado del modo más crudo: por un lado, un método de burocratismo aparatístico del PO, que en los hechos se termina oponiendo al programa de clase por el cual dice luchar; por el otro, el método de la democracia obrera como el que practica el PTS, a través de la cuál los trabajadores comprueben la justeza del programa de los revolucionarios y se eduquen mediante la lucha en los principios de clase. Fue justamente este método el que permitió que se lograra un “triunfo histórico” con el pase a planta permamente de todos los tercerizados del Roca, un triunfo que sigue en pie a pesar de las dilaciones y maniobras del Ministerio de Trabajo y la Secretaría de Transporte, las cuales hay que enfrentar con el conjunto de los trabajadores tercerizados, comenzando por convocar a una asamblea general, como plantean los compañeros de la Agrupación Bordó.

Estas diferencias de método entre el PTS y el PO para la lucha y la maduración política no sólo del movimiento obrero, y también del movimiento estudiantil, ya son casi “históricas”. En esto la fuente de los errores del PO es múltiple, va desde su prepotencia de aparato, su composición eminentemente estudiantil -como ellos mismos lo reivindican, sobretodo en su dirección, hasta ciertas concepciones políticas sobre el partido, su negación casi por principio de la estrategia soviética, etc., aunque posiblemente la clave de los muchos errores del PO se deban en lo esencial a su poca experiencia en la lucha de clases, a pesar de que ya tiene varios años de existencia… lo cual lo hace un problema aún más grave, ya que no estamos hablando de un partidito “primaveral”, sino de un grupo que como tal ya lleva varias décadas de vida.

Desde el asesinato de Mariano Ferreyra -aunque pueden rastrearse hacia atrás incluso-, estas diferencias obviamente no sólo se han planteado en los escenarios de la lucha de clases, sino también en comunicados, declaraciones y artículos, en los cuales el PO se ha dedicado a atacar al PTS del mismo modo insensato y aparatístico con el que actúa en la lucha (este artículo sea tal vez la expresión más brutal y canalla de esta metodología).

Es así que decidimos reproducir a continuación dos notas de nuestro compañero Fredy Lizarrague aparecidas en La Verdad Obrera en respuesta a estos ataques, “frente a la insistencia de PO en transformar el aparatismo en una ‘estrategia’ según la cual si hay una demanda justa, toda acción es justa independientemente de quien lo decida y ejecute. Así, lo que podría haber sido un grave error táctico lo transforman en una estrategia desastrosa. Con esto intentan envenenar la conciencia de los nuevos luchadores que surgen, sobre todo en otros lugares del país donde no se conocen los hechos, ya que los ferroviarios lo ven muy claro.”

Nota publicada el 30/12

DEBATE CON EL PO

Dos métodos en la lucha de los tercerizados

Las diferencias que venimos teniendo con la acción del PO en el conflicto de los tercerizados, expresan dos métodos claramente distintos, y por momentos contrapuestos, para la lucha de clases: de un lado, el burocratismo aparatístico que termina contradiciendo el programa obrero y clasista que se dice defender; del otro lado, la defensa de la democracia obrera como la mejor forma de permitir que los trabajadores comprueben, por su propia experiencia, la justeza del programa de los revolucionarios. Ya es histórico que entre el PTS y el PO hay dos métodos distintos para la lucha y la maduración política no sólo del movimiento obrero, sino del movimiento estudiantil, aunque quizá muchos errores se deban a la poca experiencia en la lucha de clases de este partido ya bastante avanzado en años.

En el corte de vías del jueves 23, se condensaron varios de los errores que venimos señalando en el conflicto de los tercerizados del Roca: 1) Nunca lucharon consecuentemente por asambleas masivas donde pelear por un programa y una política de acción consecuente, disputando la influencia en la base a todas las tendencias y caudillos conciliadores. Ahora impulsaron el corte del 23/12 en forma totalmente burocrática: primero convocaron una reunión en su propio local, muy poco representativa, donde decidieron hacer el corte “sí o sí” y lo anunciaron; luego participaron de una asamblea común con algunas agrupaciones donde se planteó hacer el corte el miércoles 22/12, aunque en esa asamblea, también chica, ya la confusión era mayúscula: la mayoría de los tercerizados presentes eran trabajadores de Herso, que estaban allí citados por sus delegados para ver los listados que había entregado el gobierno, y no tomaron como propia ninguna medida de lucha (por eso no estuvieron sus delegados al frente del corte del 23). Entre los presentes estaba también Diego Cardías, uno de los delegados de Confer, que luego no participó del corte. Un día antes del corte, “alguien” decidió que el corte del 22 no se hacía, sin informar a nadie. El corte del 23 nadie sabe qué trabajadores tercerizados lo votaron. Ni siquiera los delegados y trabajadores de “baños” fueron consultados. Por eso en el corte los tercerizados eran apenas un puñado.

2) Las reivindicaciones del corte fueron decididas arbitrariamente por sus impulsores: ¿cómo puede ser que, si no se estaba cumpliendo un acta por el pase a planta permanente de 1500 trabajadores, ni siquiera unos cientos de ellos se reúnan para decidir qué hacer? ¿considera el PO que los trabajadores se dejarán quitar una demanda tan transcendental sin pelear, o que aceptarán seguir ganando la mitad de los salarios sin luchar? No. La explicación es otra. En la mayoría abrumadora de la base de los tercerizados, así como en los delegados de la Comisión Negociadora, se veía que el trámite de pase a planta permanente avanzaba, aunque retrasado con respecto al compromiso inicial. El gobierno propuso el lunes 20 un nuevo plazo (comenzar con las “altas tempranas” a partir del 23), y la Comisión Negociadora lo aceptó. Nosotros no estábamos de acuerdo, y por eso propusimos una asamblea general. Quedamos en minoría. Pero optamos por acompañar la experiencia de los trabajadores, porque confiamos en sus fuerzas, aclarando permanentemente que apoyaríamos toda acción que decidieran sectores reales de trabajadores por sus demandas particulares. La presión de la burocracia de Pedraza, Maturano y compañía, existió y existe, pero no podía evitar que este proceso culminara con el pase a planta a riesgo de generar un conflicto enorme con centenares de trabajadores. Para el PO sólo existe la presión de la burocracia y no la de los trabajadores masivamente organizados con los delegados de la Comisión Negociadora votados en la Asamblea de Trabajadores Tercerizados “Mariano Ferreyra” reunida en ATE Sur. En el corte del 23, los referentes y abogados de Causa Ferroviaria pretendieron hablar en nombre de todos los tercerizados, cuestión burocrática que sólo puede dificultar la experiencia de la base con sus direcciones conciliadoras, ya que ahora todo retraso en el pase a planta, tanto el gobierno como las corrientes conciliadoras lo atribuirán a la acción inconsulta del jueves 23.

3) El “programa” que propuso Maturano contra el pase a planta permanente, fue en realidad muy similar al que llevó a que la asamblea expulsara al abogado Mendieta hace más de un mes (la propuesta de la Bordó, presentada por escrito, era que siguiera a pesar de este gravísimo error): luego del asesinato de Mariano Ferreyra, presentaron un acta en el Ministerio de Trabajo el 25 de octubre, firmada por su abogado y sus “referentes” de Causa Ferroviaria, donde proponían el pase a planta permanente SOLO de los trabajadores que fueran reincorporados (y NO de todos los tercerizados). El dirigente de PO Juan Ferro escribió en Prensa Obrera, en esos días, que pelear por el pase a planta de todos era una “política de ultimátum”, criticando al PTS por defenderla como objetivo inmediato de lucha. Cuando se podía ganar todo como se ganó, se cortaron solos para presentar un acta conservadora, con una política similar a la que propuso en estos días el burócrata de La Fraternidad (el pase a planta de los despedidos, y sólo equiparación salarial para los demás) que llevaba a frenar el histórico proceso que se venía desarrollando desde hace meses, cuando el gobierno y la burocracia estaban paralizados por la crisis que se abría con el asesinato de Mariano. Por suerte, esa acta fue inmediatamente desconocida por la Asamblea (en ediciones anteriores de LVO hemos dado cuenta de toda esta historia). Los militantes del PO (incluido su abogado) en lugar de reconocer ese grave error, lo reivindicaron (lo hacen hasta el día de hoy) y por esto la asamblea de trabajadores decidió separar a Mendieta del equipo de abogados que los representaba, hace ya más de un mes. Causa Ferroviaria, desde es momento, impulsó su propio “plenario”.

4) Por esta política, PO ya se venía separando del proceso de lucha llevado adelante por la enorme mayoría de los tercerizados. Así, el martes 23/11, cuando más de mil trabajadores festejaban el cronograma presentado por el gobierno de pase a planta de todos los tercerizados frente al Ministerio de Trabajo, cortando la avenida Alem, los compañeros del PO (Causa Ferroviaria) tuvieron que entrar literalmente por la puerta de atrás al igual que los delegados de la burocracia de maestranza.

5) Sobre el tema de los despedidos, PO ha cometido incontables errores. La propuesta formulada en el acta del 25/10 que presentó PO en el Ministerio de Trabajo dejaba a gran parte de los despedidos sin reincorporar. Fue el acta firmada unos días después por la Comisión Negociadora la que le impuso a las patronales 104 compañeros reincorporados que se sumaron a los 79 de la primera tanda, y que luego llegó a la cifra de 217. Ahora, en el corte del 23, dijeron que había decenas de nuevos despedidos de las últimas semanas, cuestión que desapareció luego en los discursos televisivos ¿qué pasó? Otra vez: si hubiera decenas de nuevos despedidos ¿no creen que el activismo se hubiera puesto al frente de nuevas acciones? La realidad es que, de la lista original queda por resolverse la lista de “baños” (nuestra agrupación fue la única que propuso un método común democrático y transparente para responder a los cuestionamientos del ministerio), los compañeros despedidos de UGOFE y algunos trabajadores que aparecieron ahora que fueron despedidos antes del conflicto y piden ser reincorporados. A algunos de ellos, PO los organiza por separado del resto de los tercerizados, debilitando la lucha por su reincorporación.

6) Nuestro método es el contrario. No sólo en el Roca, donde fuimos los impulsores de la asamblea de trabajadores tercerizados, defendiendo la más amplia libertad de opinión para todas las tendencias políticas comprometidas con la lucha. En los ferrocarriles Belgrano Sur y San Martín, los abogados y referentes de la Bordó ayudaron a organizar una Comisión Negociadora de los trabajadores tercerizados, conformada por delegados por empresa votados en asambleas de base. Como se dilataba el compromiso del gobierno, estos delegados convocaron a una asamblea el miércoles 22/12 a las 6 hs., donde votaron que si ese día no los recibía el gobierno y no les firmaba el compromiso de pase a planta con un cronograma preciso, cortarían las vías a las 9 hs. en la estación de Pompeya del Belgrano Sur. Con más de un centenar de trabajadores apostados al borde de las vías, lograron el triunfo, que luego fue reflejado en el diario Clarín del jueves 23. Esta semana la burocracia de la Verde de Pedraza tuvo que adelantar todo el proceso para intentar adjudicarse ella la conquista del pase a planta.

En conclusión, para culminar el proceso de pase a planta, para pelear por la cárcel a Pedraza y por la expulsión de la Verde y su patota del Roca y de toda la UF, por la absolución de los compañeros procesados, consideramos que es vital conquistar asambleas de base donde los trabajadores decidan las medidas de lucha (incluso la autodefensa frente a las patotas), tomen posición en las discusiones entre las distintas agrupaciones y, así, avancen en su maduración política. Cuando los golpes de efecto y la intención de “figurar” liquidan la organización obrera y la reemplazan por decisiones de aparato, no se está construyendo ninguna alternativa sólida a la burocracia sindical.

Nota publicada el 06/12

DEBATE CON EL PO (II)

Canallas y Canallitas

La actitud canalla del gobierno y sus aliados de denunciar al PO como parte de un “complot desestabilizador” con Macri y Duhalde, frente al corte de vías y los “incidentes” del jueves 23, con amalgamas y mentiras de corto vuelo, no hablita a las víctimas de estos métodos deleznables a comportarse de manera similar frente a nuestra organización.

Los dirigentes universitarios del PO, que tienen peso decisivo en la dirección nacional desde el último Congreso (como informó su prensa), mostrando cuan acostumbrados están a la “rosca” y a los métodos administrativos de bares y fotocopiadoras de la FUBA, impidieron el ingreso de Raúl Godoy, obrero de Zanon, dirigente del Sindicato Ceramista y de la dirección nacional de PTS, a la Conferencia de Prensa realizada el lunes 27/12 para repudiar el encarcelamiento de Hospital y Merino y convocar a la marcha del martes 28. El “argumento” fue que el PTS había actuado como “delator” por declaraciones de un compañero de la Bordó del Roca en un canal de cable formuladas el mismo 23 inmediatamente después de los “incidentes” en Constitución. El mismo argumento repitieron en otras reuniones y discusiones.

El objetivo de estos ataques del PO es intentar acallar las durísimas críticas que les venimos formulando por su desastrosa política en el conflicto de los tercerizados y seguir haciendo creer lo que dicen sus “amigos” del grupo Clarín: que el PO tiene peso en el ferrocarril. Toda persona de izquierda que haya tenido alguna vez relación con los ferroviarios del Roca o con los sectores combativos del movimiento obrero en general sabe que el PO pretende, mediante acciones aparatísticas (combinadas con calumnias a los que, como nosotros, los criticamos) reemplazar su falta absoluta de trabajo no solo en los tercerizados del Roca sino en el conjunto del movimiento obrero argentino, tarea de la que ha desertado.

Esta política culminó con la organización burocrática del corte de vías del jueves 23, de espaldas a la abrumadora mayoría de los tercerizados que vienen protagonizando la lucha de todo este año. Pero no conformes con esto, se presentaron en los canales de cable hablando en nombre de “los tercerizados”, mintiendo sobre la situación real de la lucha por el pase a planta permanente (ver nota publicada en la edición electrónica de LVO del 30/12, que reproducimos abajo). Se presentaron con la demanda de la incorporación de los trabajadores de los baños, cuando ni siquiera los delegados y activistas de este sector, compañeros que se sumaron a la lucha en julio del año pasado gracias a la política de organizarlos que tuvo la Bordó, habían sido consultados sobre esta acción. Esto llevó a la indignación de la casi totalidad de los trabajadores tercerizados.

El compañero Pablo Villalba, un activista muy reconocido de la lucha de los tercerizados (estuvo meses despedido viviendo del fondo de huelga), elegido como miembro de la Comisión de Prensa de la Asamblea de Tercerizados en sus reuniones en ATE Sur, y que en este proceso ingresó a la Agrupación “La Bordó” (no es militante del PTS), fue llamado por Canal 26 para dar su posición sobre los hechos luego de levantado el corte de vías. Respondió a título personal (no en nombre de la agrupación Bordó ni obviamente del PTS), diciendo que el corte no se había votado en asambleas de los tercerizados y lo que ya era público para todo el que estuviera viendo TV: que estaba impulsado por el PO y otras organizaciones. Como dijo Pablo Villalba en la reunión de agrupaciones y activistas tercerizados que se realizó el lunes 27 en el local del SITRAIC de Temperley, donde estaban presentes compañeros del PO, cometió un error porque, ante la campaña del gobierno contra el PO que se había lanzado en ese mismo momento, debió aclarar que había un puñado de tercerizados en el corte. Inmediatamente después de Pablo Villalba, habló en el mismo programa de Canal 26 el compañero Flavio Bustillo, referente histórico del PTS y la Bordó en el Roca, quien remarcó la denuncia de la responsabilidad del gobierno por retrasar el proceso de pase a planta permanente y no resolver temas pendientes como los 8 compañeros despedidos de UGOFE.

El gobierno lanzó su campaña contra el PO independientemente de las declaraciones de Pablo Villalba, que ninguna agencia de noticias reprodujo. Sin embargo, el PO continuó con su campaña contra el PTS. El intento de reemplazar la discusión política por las campañas de calumnias, como la campaña canalla que pretendió montar el gobierno contra el propio PO, se está cayendo por el propio peso de sus contradicciones insalvables. Tal es así, que en el acto unitario en Plaza de Mayo con el que culminó la marcha del martes 28/12, habló Flavio Bustillo en nombre del PTS y la Bordó, delante de toda la columna del PO. ¿Cómo aceptaron que hablaran los “delatores”? Hay una sola respuesta: la acusación moral es una auténtica impostura.

A diferencia del PO que es una secta que sólo defiende a su propia tropa, el PTS tiene el orgullo de haber defendido con todas nuestras fuerzas a luchadores de todo el arco ideológico y político de la izquierda, desde Raúl Castells a Roberto Martino, incluso poniendo sus abogados como defensores oficiales, hecho reconocido hasta por el MTR (con quienes nadie puede sospechar de afinidad ideológico política) que en una declaración publicada el 29/12 afirman que “Ahí están las compañeras y los compañeros del PTS, a quienes conocemos desde la creación de nuestro Movimiento y jamás nos han fallado, siempre han estado al lado nuestro y sobre todo en los momentos más difíciles, en aquellos en que las papas queman y muchos aflojan. Y lo que más rescatamos de ambos grupos, y difundimos como ejemplo de cómo se debe actuar revolucionariamente en política, es la ausencia total de mezquindad”. El PO, por el contrario, no defendió ni una vez en su prensa ni en sus numerosas declaraciones públicas, a la compañera Carolina Torrilla, trabajadora ferroviaria de la agrupación Bordó y del PTS, acusada por la ministra Garré junto a Hospital, Morales y otros en conferencia de prensa transmitida por todos los canales de TV. En la FUBA dijeron que tenían que “chequear” el tema. PO intenta, mediante maniobras calumniosas de bajo vuelo, imponer el método de que si uno critica no puede defender frente al Estado burgués a las víctimas de cualquier acción. Es decir, el método de la mordaza: “si querés participar en la lucha en defensa de un compañero del PO atacado por el estado burgués (cuestión que es un deber para todo revolucionario), callate la boca sobre los errores cometidos”, eso sí que es un verdadero método “extorsivo” por fuera de todo principio “obrero y socialista”.

Por nuestra parte, insistiremos en impulsar todas las acciones necesarias para luchar por el fin de las persecuciones, el desprocesamiento de los compañeros, la cárcel a Pedraza y el cumplimiento de todas las demandas de los trabajadores tercerizados, con los mejores métodos de lucha y organización de la clase obrera, enfrentando las canalladas.

comentarios
  1. El Diablo dice:

    Bueno Facu, ya que ni te gastás en escribir más de dos renglones… lo mismo va por este lado. Leete esto y pasate de nuevo…

    La lucha de los tercerizados del Roca muestra quién es quién en la izquierda
    http://www.pts.org.ar/spip.php?article16917

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s